Los 10 mandamientos de Saffiyah Kahn

Saffiyah Kahn es la protagonista de una imagen icónica de la lucha contra el racismo.

El 8 de abril de 2017 en Birmingham, Saffiyah de origen paquistaní y bosnio, se enfrentó en el transcurso de una manifestación de extrema derecha con  Ian Crossland, líder del grupo de la Liga de Defensa Inglesa (EDL, en sus siglas en inglés). Después de que la foto se hiciera viral, Crossland escribió en Facebook: “Tiene suerte de que todavía le queden los dientes”.

An English Defence League EDL protestor right clashes with a member of the public during a demonstration in the city of Birmingham England Saturday April 8 2017 in the wake of the Westminster attack Joe Giddens PA via AP

Recientemente , la mítica banda de ska Specials, acaba de lanzar una colaboración con Shafiyyah, titulada los “10 mandamientos”.

Una continuación de su compromiso político a través de la música. Ocasión ideal para recordar uno de sus grandes temas clásicos, “si tienes un amigo racista, ahora es el momento de acabar con una amistad…”

“Os protegemos de vosotros mismos” en la FAL

Con motivo de la presentación del libro “Os protegemos de vosotros mismos”, una recopilación de ensayos sobre la política policial editado por Felix Trautmann y Democracia, publicado por Brumaria, mañana martes 22 de enero a las 19:30 en la Fundación de Estudios Libertarios Anselmo Lorenzo (calle Peñuelas 41, Madrid), publicamos la primera parte de la colaboración de Luis Navarro:

Orden (Policía, democracia, revolución)

“¿Qué hay detrás del uniforme? ¿De quién me escondo? ¿Qué les cuento por la noche a mis hijos? Tu aliento empaña mi casco, el olor a alcohol penetra y se pega a mi piel, los insultos suenan amortiguados, lejanos gestos sin contenido. ¿Por qué no te miro a los ojos?

Es un reto infantil, propio de criaturas acostumbradas a mecerse en la seguridad de sus rutinas, que se creen la fábula de la “democracia” mientras se saltan la letra pequeña de la moral. Ciudadanos que levantan ciudades higiénicas cuyos cimientos horadan las ratas, que acuden a su trabajo sin creer en él, que sostienen por la base un orden que los expropia y los violenta para no quedarse fuera, que solo obedecen por miedo a que otros no lo hagan. Si defendéis el Estado, ¿por qué atacáis al policía?

Somos las flores negras de los cubos de basura, la lejía cruenta de la democracia, el cemento de la libertad. Garantizamos vuestra paz y vuestro trabajo. Aseguramos el flujo de mercancías y servicios, patrullamos los colegios, protegemos a vuestras mujeres, limpiamos las calles de escoria. Nos jugamos la vida para mantener en pie las leyes que os habéis dado, y perdemos nuestra humanidad de antemano con ellas.

Y sí, intervenimos despachos, combatimos el fraude y la corrupción, cerramos lucrativos negocios ilegales. Ante una orden judicial no hacemos ningún tipo de distinción. Cada misión tiene su protocolo específico. No nos pidáis a nosotros elocuencia, tacto ni humanidad, pedídsela a vuestros dirigentes. La dignidad y los principios no tienen lugar cuando los artificios se desmoronan y sale a relucir la condición humana, es entonces cuando se requiere nuestra acción. Defendemos vuestros derechos con nuestras herramientas.

El “estado de derecho” no existe; ni tiene algún tipo de esencia: somos el derecho del estado. La palabra “ciudadano” no es más que un casco o un chaleco antibalas. Los ciudadanos, objetos de nuestros desvelos, no poseen garantías. Los ciudadanos nacen y mueren sin haber conquistado su derecho a vivir.

Os creéis potentes porque secuestráis la razón y la crucificáis en una pancarta. La razón es un anciano con gafas, una mujer gestante, un hombre atrapado en un zulo: vuestra razón es especulativa. Las cosas son como son y deben seguir siendo. No tenemos derecho a soñar ni a ser irresponsables. Cuesta siglos construir una civilización que se derrumba con un soplo.

Nosotros somos la fuerza de la razón. Estamos perfectamente alineados en orden, tenemos un objetivo, seguimos una estrategia, cuidamos nuestro equipo, mantenemos una disciplina. Ante mí solo veo un rebaño en estampida, una multitud iracunda, una razón sin forma atravesada de malos sentimientos que se desplaza fuera de control. Ruido y furia.

Os protegemos de vosotros mismos. Quien piensa que el estado de derecho puede defenderse en base a principios y con sus propios métodos cuestiona la razón del estado y es por tanto un loco. Existe un permanente conflicto entre los medios y los fines. Nuestro trabajo es un metadiscurso que escapa a cualquier fundamentación. Solo quien transgrede las normas es capaz de entenderlo en toda su amplitud. No se trata en realidad sino de un conflicto de percepciones. Solo quienes comparten la misma mirada habitan el mismo mundo. Nuestra mirada no está cegada por sueños ni por falsos afectos, sino por la razón suficiente, la urgente realidad que os atormenta.

Puede que avanzáseis mucho en vuestras luchas si fuéseis capaces de penetrar la coraza y descifrar a la persona, al parecido no igual que es el semejante. Personas que comparten vuestras necesidades y vuestros afectos, que anhelan un mundo armonioso y desarmado, que bromean con sus vecinos y abrazan a sus crías, que solo quieren patrullar en paz y volver por la noche a su cueva sin novedades en el parte del día. Animales, al fin y al cabo, porque incluso la vida de un perro abandonado tiene un valor incalculable y solo los perros guardianes pueden sostener ese valor.

Pero vosotros sois demasiado humanos: no queréis saber lo que hay detrás de vuestros apacibles establos, no reconocéis la violencia salvaje que puede desatar una ruptura del orden, no escucháis la voz de la miseria y la ambición que sale por vuestras bocas. Solo buscáis justificaros, llorar como niños, atacar simbólicamente vuestra frustración, y os quedáis en la superficie, la máquina de guerra que solo es mi cobertura. Creéis conquistar así una especie de nobleza artificial que os sitúa por encima de mí en la escala humana. Te crees mejor que yo, profesor, médico, estudiante. Y debes serlo, porque vives mejor que yo y ganas probablemente más que yo.

Por eso no siento escrúpulos cuando llega el momento de cargar: cumplo con un deber que nos involucra a todos y tengo, por así decir, vuestro mandato divino para hacerlo. Pero, sobre todo, yo también siento la emoción del instante fugaz e irrepetible, el instante que justifica y da sentido a meses de esfuerzo improductivo, a insultos y humillaciones, a una vida de entrega y de servicio. Cuando caen todas las barreras y se rasga el velo de Maya es cuando el ser está vivo, formando parte del acontecimiento. Cuando la criatura se desnuda, siente rabia y miedo y es redimida por el dolor. Las calles arden, los animales se emboscan, el peligro puede llegar desde cualquier ángulo. Solo entonces habitamos el mismo mundo y hablamos el mismo lenguaje.

La historia avanza a golpes bajo la mirada protectora de los ángeles guardianes. No sabríais vivir más que contra nosotros”.

La mercancía ideal

Preguntémonos, loca, cuál será la mercancía ideal. Vender cosas útiles se ha vuelto tan inútil como practicar la caridad.

La mercancía ideal no tiene que cubrir una necesidad. La satisfacción de una necesidad es un límite a la productividad. La mercancía ideal debe ser una opción infinitamente actualizable y fácilmente reproducible. No debe ser material, soportar peso, desgaste, suciedad, costes de distribución y demás. Ha de ser una epidemia aparentemente inocua.

Por ejemplo, la CULTURA. La mercancía ideal se teletransporta y no llena. El saber no ocupa lugar, y nunca se tiene bastante. Ni se puede prescindir de una parte ni se puede abarcar nunca el todo. Hábilmente canalizada por sus autores, la cultura misma abre la fuente y el cauce de su reproducción. El problema con la cultura es que su valor aumenta cuanto más se difunde y esto resulta demasiado evidente (es de necios confundir valor y precio, decía el poeta). Que no admite propietarios: es desviable. Y que afila el sentido crítico.

Leer más

When Protesters Strike Back. Edición 2018.

Comenzamos el año con un clásico del “riot porn” y del documentalismo subversivo y anónimo. La serie de vídeos “When Protesters Strike Back” se lanzan a finales de año con motivo de documentar la respuesta a la violencia estatal durante ese año transcurrido. La edición de 2018 va desde las movilizaciones de los chalecos amarillos en Francia hasta los de la comunidad indígena mapuche en Chile.

La edición de este año nos trae manifestantes griegos que conmemoraban diez años del asesinato de Alexis Grigoropoulos (15 años) a manos de la policía, protestas contra la corrupción, estudiantes que ocupaban la universidad más grande de Perú, manifestantes antirracistas luchando contra la policía en Italia, estudiantes colombianos protestando contra el presidente, palestinos protestando por la reubicación Embajada de EE. UU., Manifestantes belgas que piden la renuncia del Primer Ministro, protestas contra la austeridad en Argentina, anarquistas que luchan contra la policía durante el Mayday en Montreal, defensores de la ZAD en Francia que se mantienen firmes, ataques molotov contra la policía británica en Irlanda del Norte y ¡mucho más!

Países incluidos en esta edición: Italia, Chile, Perú, Grecia, Francia, Argentina, Rumania, Tamil Nadu, Vietnam, Argentina, Colombia, Bélgica, Panamá, Irlanda del Norte, Honduras, Canadá

Una de las caras ocultas de la exposición titulada “La cara oculta de la Luna”

UNA DE LAS CARAS OCULTAS DE LA EXPOSICIÓN TITULADA “LA CARA OCULTA DE LA LUNA. Arte alternativo en el Madrid de los 90s”
Joaquín Ivars, 2018

(A propósito de la exposición que tuvo lugar hace unos meses en el espacio Centro-Centro, Ayuntamiento de Madrid, bajo el mandato de Ahora Madrid y titulada por su organizador “La cara oculta de la luna. Arte alternativo en el Madrid de los 90”).

Este texto no es un artículo académico por voluntad expresa e incapacidad historiográfica manifiesta de su autor para acometer semejante tarea, pero creo que debería tomar ese formato algún día si se aprecia que merece la pena y si se dan por aludidos en estas cuestiones aquellos investigadores que entienden que su trabajo no consiste simplemente en dar visibilidad a aquello que se hace fácilmente observable institucional o mediáticamente por cualquier vía, sino que consideran que además de buscar fuentes fidedignas y hacer trabajo de campo real han de atreverse a indagar, buscar y valorar la calidad de las obras y de las propuestas artísticas y discursivas cumpliendo esa condena de la que al principio del capítulo V del Desprecio de las masas nos avisaba Peter Sloterdijk: “Es una venganza de la historia en nosotros, los igualitaristas, que también tengamos que vérnoslas con la obligación de distinguir”. Por su parte, Marina Garcés en su libro Nueva Ilustración Radical nos advierte de la necesidad de ejercer la crítica para apartarnos de la “credulidad”.

Leer más

De Putas. Un ensayo sobre la masculinidad // Nuria Güell

Trailer del proyecto “De Putas. Un ensayo sobre la masculinidad” de Nuria Güell para la exposición Patria y Patriarcado que inaugura este sábado en el MUSAC

Según es presentado por la propia artista:

Decidí contratar los servicios de varias prostitutas para que me contasen, a través de su experiencia y conocimiento, cuál era su idea sobre la masculinidad. El resultado de estos encuentros se muestra mediante un video que se repite en loop una y otra vez. En el museo me han recomendado que advirtiese a los espectadores de que “el contenido de la obra puede herir la sensibilidad de las personas adultas”.

España a la cabeza de los países que persiguen la libertad artística

La organización danesa Freemuse acaba de lanzar el primer estudio sobre el estado de la libertad artística en el mundo y nos depara un dato significativo, España está a la cabeza de la persecución de la libertad artística, por delante de China e Irán y a mucha distancia de, por ejemplo, Cuba.

En un informe único en su género que evalúa el estado mundial de la libertad artística, Freemuse advierte del surgimiento de una nueva cultura global de represión, donde la expresión artística se está persiguiendo en todos los rincones del mundo, incluso en los países del Occidente democrático.

En 2017, 48 artistas cumplían condenas combinadas de más de 188 años en prisión. España encarceló a 13 raperos, más músicos que ningún otro país. En promedio, un artista por semana en 2017 fue enjuiciado por expresarse.

El Estado de la Libertad Artística 2018 reporta y examina 553 casos de violaciones de la libertad artística en 78 países, combinados con un análisis de los contextla legales, políticos y sociales que arrojan luz sobre las motivaciones y las razones detrás de la represión.

A través de este análisis exhaustivo, se han identificado 10 países que han exhibido desarrollos alarmantes sobre cómo tratan a los artistas y su libertad de expresión artística, y que deben de ser vigilados a lo largo de 2018. Estos países son: China, Cuba, India, Irán e Israel , México, Polonia, España, Venezuela y los Estados Unidos.

El informe profundiza en el análisis de otros siete países, revisa sus leyes, políticas y prácticas que continúan sosteniendo su inquietante historial de silenciar la libertad de expresión artística, y examina de cerca los casos emblemáticos que exponen estas continuas violaciones. Estos siete países son: Bangladesh, Malasia, Marruecos, Nigeria, Pakistán, Rusia y Turquía.

Descarga aquí El Estado de la Libertad Artística 2018

EL SUEÑO DE UNA CASA // Luis Navarro

EL SUEÑO DE UNA CASA
La PAH ante el cambio de ciclo

Amaia saltó por el balcón de su casa en Barakaldo cuando la comisión judicial enviada por La Caixa acudía a desahuciarla. Amparo murió en la UCI mientras Banco Santander aprovechaba para ejecutar su lanzamiento. Todas recordamos la icónica imagen de la impotencia de Carmen, la anciana expulsada de su casa por haber avalado una deuda de su hijo con un prestamista. Durante su desahucio hubo 14 personas detenidas y hasta el Rayo Vallecano se solidarizó con ella. Rosa murió olvidada por todos en un piso de Reus cuando una vela de las que utilizaba para iluminarse incendió su colchón. Gas Natural le había cortado el suministro por impago.

Leer más