Identidades virtuales colectivas o ¿quién cojones fue Luther Blissett?

Luis Navarro

En el verano de 1994, un artista de tardovanguardia (sic, si) llamado Harry Kipper, uno de esos seres desconocedores del rídículo dispuestos a inmolarse siempre que se les mire, emprendió una obra de arte total otra vez a vueltas con la bicicleta: el proyecto “Art In Europe”, consistente en un recorrido psicogeográfico a través de diversas ciudades, de forma que su trazado en el mapa continental compusiese la palabra ART. Bien avanzada la obra, el artista desaparece en uno de los trayectos. Ante la falta de noticias, se despierta la alarma entre sus amigos y compañeros del movimiento estético en el que milita, el neoísmo, algo que, desde fuera, se percibe como una refundación de los presupuestos dadá tras la experiencia punk, pero que en realidad se anuncia como una conspiración internacional cuyo objetivo es destruir conceptos básicos de la ideología burguesa, como el de “sujeto” (¿sujeto a qué?) y “autoría” (toda construcción humana se inscribe en una tradición a la que plagia, en mayor o menor medida). De hecho, Harry Kipper suele firmar sus obras con seudónimos, como por ejemplo Luther Blissett.

Eso, al menos, dice la leyenda. Pero su historia es mucho más reveladora. El “verdadero” Harry Kipper hace tiempo que desapareció en los basureros de la historia, como uno de esos conductores suicidas que un día fracasan y otro se estrellan. Y su nombre es adoptado por una entidad imaginaria para poner en marcha su propia leyenda. Al final, nadie sabrá a qué atenerse a la hora de establecer las atribuciones. Y se trata de eso.

Los medios tienen noticia, y se lanzan a ella como perros hambrientos. El mundo que vivimos es muy aburrido. La televisión italiana gasta el dinero de los contribuyentes en buscar a una personalidad imaginaria. Indaga en los medios neoístas de Europa. Entrevista a algunos de los bromistas. Finalmente, Luther Blissett reivindica que todo es una farsa, pero no por ello menos real, ya que ponía de manifiesto dos cosas: una era la ingenuidad de los medios, sólo equiparable a la mediocridad de los ingenuos; y otra, que los neoístas venían experimentando con los nombres múltiples desde los tiempos de Monty Cantsin.

En propiedad, no deberíamos hablar de nombres múltiples, sino de referentes múltiples para una identidad que se construye colectivamente; una identidad que canaliza en la ficción la aspiración humana de acción, de intervención sobre lo real, de forma que, a pesar de su naturaleza virtual, se convierte en un mito más real que cualquiera de las existencias particulares que lo han conformado.

Es, también, más allá de las cuestiones referentes a esencias e identidades, un nombre que se identifica con una práctica. Los desvaríos personales, las frustraciones íntimas, no se proyectan sobre la identidad múltiple más que en la forma de acción positiva o superación de las coerciones e imposiciones que pesan sobre el individuo. Se trata de una “construcción social”. Según la teoría, cualquiera puede servirse del nombre múltiple para promover una acción, pero esta acción se inscribe en un contexto de actuación que el nombre múltiple determina, de forma que a su vez enriquece su legado y relanza el mito. De no ser así, éste se desdibuja y se descompone.

La identidad colectiva fraguada en base a mitos procesuales ha sido recurrente en la historia de los movimientos de liberación. Recordemos los ejemplos del General Ludd (que lideró imaginariamente las revueltas antimaquinistas en los orígenes del movimiento obrero) o del Subcomandante Marcos, convertido en referente abstracto del movimiento zapatista, que alcanzó eco mundial a mediados de los noventa. Se trata de manifestaciones espontáneas de los descamisados de la historia, una forma de firmar la acción de los “sin nombre” y dar voz a los “sin voz”. Responde a una lógica que no establece distinciones entre acción individual y colectiva, extraña a la mentalidad burguesa marcada por el signo de la individualidad, obsesionada con plantar su firma en los espacios conquistados del mundo.

La práctica artística del siglo XX ofrece también casos frecuentes del uso de identidades múltiples, con mayor o menor consciencia o propósito crítico. En los años veinte, uno de los seudónimos utilizados por Duchamp, Rrose Sélavy, se convirtió en musa virtual de algunos surrealistas. Las vanguardias, en general, con su cuestionamiento radical de las categorías del arte burgués (genio, obra, estilo) prepararon el terreno para el ejercicio de una práctica irreductible a la ideología del arte. La red postal de intercambio creativo puesta en marcha por Ray Johnson en los años cincuenta funcionaba de hecho como uno de estos contextos de actuación colectiva, donde el apropiacionismo era la norma, y la obra a menudo un simple canal a través del cual se comunicaban los corresponsales mediante el juego de “añadir y pasar”.

El propio Luther Blissett no era sino el último avatar de un movimiento llamado “neoísmo” surgido de las redes de mail-art a mediados de los setenta, en torno a la estrella pop múltiple Monty Cantsin. Precisamente el hilo conductor de este movimiento era generación de contextos de actuación de código abierto y los juegos con pseudónimos, apuntando a una crítica práctica del concepto burgués de “identidad”. Surgido en un momento en que la network registraba su mayor volumen de actividad y sus desarrollos más brillantes, su reputación creció a lo largo de los noventa gracias a una serie de burlas a través de los medios de comunicación, hasta que a principios del año 2.000 sus principales valedores decidieron suicidarlo para afrontar otros retos. En España, donde existían referentes muy similares en proyectos como Preiswert Arbeitskollegen o Industrias Mikuerpo, el movimiento se desarrolló con criterios propios a partir de fanzines y performances que apuntaron, sobre todo, a la convocatoria de una Huelga de Arte para los años 2000-1.

Los nombres múltiples tienen naturaleza vírica, replicándose en la adopción por parte de muchos actantes y evolucionando con ellos. Son memes, en el sentido que apuntó Dawkins en los años setenta y que hoy trata de elaborarse de forma científica para estudiar los mecanismos de la evolución cultural. Es decir, constituyen “unidades de información”, patrones que discurren por los circuitos de comunicación con capacidad para propagarse y producir derivas fractales, aunque expuestos también a la extinción y el olvido. Son los habitantes propios de las redes, a las que dan consistencia y sentido por otro lado, en una época en que la estructura en red parece imponerse sobre los modelos jerárquicos en aspectos tales como la organización de las sociedades y la difusión del conocimiento. Su adopción consciente pone de manifiesto lo extemporáneo de conceptos como el de “originalidad” y “autoría”, así como de los “derechos” derivados de estos conceptos, pues la cultura no es un conjunto acumulativo constituido por unidades discretas de significado, sino el producto de la interacción humana y la reelaboración constante de sus resultados en nuevas interacciones.

Se quema el Ninot del rey en el día de la Hispanidad

La escultura que presentaron hace dos años en la Feria ARCO los artistas Santiago Sierra y Eugenio Merino se ha quemado completando así el proyecto artístico.

Los artistas han elegido el día de la Hispanidad para quemar la figura escultórica del rey Felipe VI en el municipio barcelonés de Berga. Se trata de una obra hiperrealista de casi 5 metros de altura elaborada con materiales combustibles (cera, resinas, madera, tela y pelo natural) que las llamas han consumido hasta dejar sólo una calavera ignífuga a modo de “vanitas” y las cenizas. Además se cuenta con material fotográfico de la quema y un vídeo, que una vez editado, podrá ser adquirido por cualquier coleccionista interesado, junto con la calavera, las cenizas y las fotografías.

La obra se había realizado con la intención de ser quemada con el mismo ánimo con el que se queman las Fallas en la cultura popular: deshacerse de lo viejo y de lo corrupto para dejar paso a lo nuevo. Fue presentada por Santiago Sierra y Eugenio Merino en febrero de 2019 en el stand de Prometeogallery di Ida Pisani, que realizó la producción, durante la 38 edición de la feria de arte contemporáneo ARCO, causando un gran revuelo entre el público y la prensa. Hoy 12 de octubre ha culminado su proceso.

Santiago Sierra y Eugenio Merino son dos artistas conceptuales contemporáneos de gran proyección internacional que realizan un arte político crítico de gran impacto. En esta ocasión decidieron unir sus esfuerzos y fundir sus estilos para la producción de esta obra de arte procesual que aspira a convertirse en un documento histórico de su época, expresando los sueños y los deseos de gran parte de la población de deshacerse de una institución caduca.

EMOSIDO ENGAÑADO: Vandalizan el nuevo memorial de La Almudena a las victimas entre 1936 hasta 1944

EMOSIDO ENGAÑADO

El Grupo Antipatriótico Nihilista (GAN) ha vandalizado el Memorial de La Almudena, que recuerda a todos los represaliados desde 1936 hasta 1944, igualando de forma grotesca a víctimas y verdugos.

Hemos sido engañados por un Ayuntamiento neofascista que quiere borrar la memoria de la represión, la persecución y los asesinatos ejecutados por la dictadura franquista.

Hemos sido engañados también por el antiguo equipo de gobierno “progresista” que no cumplió su propia promesa, como tantas otras, de inaugurar el memorial.

Hemos sido engañados por un artista que no ha sido capaz de defender su creación original, anteponiendo la estética a las funciones de reparación y justicia para las que el memorial había sido concebido.

Han pasado 45 años desde la muerte del criminal de guerra y dictador Franco y todo sigue “atado y bien atado”.

Hemos sido engañados y lo decimos a viva voz.

Grupo Antipatriótico Nihilista (GAN), en la guerrilla de las guerras culturales.

Madrid, 9 de septiembre de 2020

Vía: EL LOKAL

Las cárceles de la democracia.

Amadeu Casellas, preso español y militante anarquista, es conocido por repartir el dinero que robó a diversas entidades bancarias y por las huelgas de hambre que protagonizó durante los últimos años de su estancia en prisión.

De su experiencia en prisión, 28 años encarcelado, y de su postura nos habla en una serie de videos que actualmente está subiendo a su canal de youtube, en los que relata de primera mano los abusos y violaciones de los derechos humanos en las cárceles de la democracia española.

1.- Introducción en las cárceles de la democracia

Continue reading Las cárceles de la democracia.

“Es malo hablar mal del mal”

La capitulación impuesta en la sociedad occidental del nuevo Despotismo

por Gianfranco Sanguinetti

Raquel Miranda: Irrealidad. Obra participante en la exposición virtual disciplinasocial.art

que nos dan a entender que es malo hablar mal del mal, y que es bueno vivir bajo su obediencia…” [Maquiavelo, ‘Discursos sobre la primera década de Tito Livio’. Libro, III, capitulo 1].

Los extraordinarios progresos realizados en unos pocos meses por el nuevo despotismo en su abrumadora afirmación en las sociedades occidentales, gracias al virus, habrían llevado años en una situación normal, despertando violentas oposiciones y luchas interminables en todas partes. El patrocinador del Foro Económico Mundial de Davos, Klaus Schwab, está encantado. “Un lado positivo de la pandemia es que ha demostrado lo rápido que podemos hacer cambios radicales en nuestros estilos de vida… Debemos usarlo para asegurar el Gran Reset que tanto necesitamos. Esto requerirá gobiernos más fuertes y efectivos…“[1]

Los poderes del Estado, ya desacreditados, cuando no abiertamente difamados, se han reforzado más allá de todos los límites imaginables, irrumpiendo en la vida del la población: ningún gobierno ha dudado en romper y violar la Constitución del Estado, ningún “garante” y ningún partido se ha opuesto realmente, muchos miles de millones se han creado de la nada y han cambiado de manos, las amenazas misteriosas han tenido evidentemente su efecto en todas partes, con la solitaria excepción de Suecia.

La militarización de la información

Pero hay una cuestión especialmente delicada que atañe a todos los países occidentales más afectados por la pandemia -que son también los más ricos y, cabe suponer, los más educados del mundo-: esta cuestión particular parece preocupar a la OMS y a los gobiernos mucho más que las consecuencias del virus, cuestión en la que los poderes públicos están de acuerdo y no transigen, exigen el consentimiento, toman precauciones y están dispuestos a aplicar severas sanciones y una censura sin precedentes. En esto, incluso están preparados para ser feroces contra las poblaciones atormentadas. Y este nudo es la narración ortodoxa de la crisis sanitaria mundial o, como dice el Ministerio francés, citado a continuación, “el estricto respeto de la doctrina de la salud“: desde el murciélago malvado en adelante, a la justificación de la imposición del encierro generalizado, de la suspensión de todas las actividades, al distanciamiento y las barreras sociales, desde el confinamiento domiciliario a las terapias infligidas a los enfermos, hasta la cremación de los cadáveres sin funerales, etc. En estas condiciones, nadie tiene derecho a cuestionar la interpretación correcta y oficial de los acontecimientos ni a criticar la acción y reacción correctas de las autoridades públicas, la Organización Mundial de la Salud, o el tratamiento o los remedios impuestos. Sobre esta estricta ortodoxia ideológica, no se tolera la menor desviación, se militariza la información y por lo tanto se censura: aquí termina toda libre expresión de pensamiento, toda duda y toda crítica se convencen de que aquí están muertos: se consideran crímenes de mayor gravedad, herejía, alta traición, insubordinación, fakenews, todas las cosas dignas de un castigo ejemplar. Todo el mundo tiene que llevar una mordaza [tapa-bocas], para que el reticente pueda ser reconocido desde lejos y castigado severamente. Nunca antes ha habido tal histeria general.

En Gran Bretaña se creó inmediatamente una Unidad de Respuesta Rápida dentro del gabinete, que se encarga de eliminar de la información cualquier contenido que se considere falso, sin posibilidad de apelación, o incluso simplemente “perjudicial“. ¿Perjudicar a quién, se pregunta? ¿Y por qué? ¿Sólo porque se aleja de la narración vulgar del coronavirus, o expresa dudas sobre la gestión y las directivas de la OMS?

En Italia no se duda en aplicar los tratamientos sanitarios obligatorios (TSO) a quienes manifiestan su disconformidad, como en el caso de la U.R.S.S. Todo aquel que exprese públicamente su desacuerdo con las medidas impuestas puede ser detenido y sacado de la calle por la policía y los médicos, quienes, tras inmovilizarlo, le aplican una inyección de anestésico en la plaza pública y luego lo encierran en un hospital psiquiátrico, como ocurrió en Sicilia, atado a una cama de contención por tiempo indefinido a discreción no de un magistrado, sino de un simple alcalde, y en otros lugares a discreción de un obispo.[3] Al mismo tiempo, se ha creado una Guardia Cívica de 60.000 unidades de voluntarios para garantizar que la ciudadanía cumpla todas las infinitas disposiciones contenidas en los decretos ilegales emitidos por el Primer Ministro. Las anécdotas ya no se cuentan, pero ayudan a hacerse una idea de la falta de escrúpulos que acompaña a la imposición del nuevo Despotismo con todos los matices de miedo y terror ejercido ad hominem.

No sé si puede ser un consuelo para los italianos saber que incluso en Alemania una jurista y abogada, Beate Bahner, que había juzgado el encierro inconstitucional apelando al Tribunal Constitucional, fue encerrada en un manicomio[4]. También en Alemania se censuró un informe de 93 páginas, encargado por el Ministerio del Interior a médicos y científicos nombrados por ese mismo ministerio. En el informe[5] se señala, entre otras cosas, que “las medidas terapéuticas preventivas nunca deberían causar más daño que la propia enfermedad”. En cambio, el informe denuncia que “mueren más personas como resultado de las medidas contra el coronavirus que las que mueren a causa del virus”. Los periódicos, tras una primera difusión del informe por un empleado del Ministerio del Interior, han silenciado completamente esta denuncia, y las autoridades han perseguido al informante.

La edificación de una nueva Bastilla

En Francia, donde se ha erigido una nueva Bastilla alrededor de cada elector que se ha hecho paciente, de la cual todos son los únicos prisioneros, el Ministerio de Educación de la antigua República Francesa ha enviado impunemente circulares amenazadoras y escandalosas a todos los maestros de escuela de todos los niveles con directivas en las que se esboza, sin vergüenza ni freno, una necro-pedagogía que debe desarrollarse “en estricto cumplimiento de la doctrina sanitaria“.[6] No hace falta decir que los profesores y maestros que no se sometan al “estricto cumplimiento de la doctrina de sanitaria” oficialmente serán despedidos. La necro-pedagogía tendrá que “orientar las discusiones sobre el hecho de que el mismo castigo afecta a las familias”. Los profesores deben estar atentos a “las derivas sectarias (…) causadas por influencias familiares o externas”: para ello deben “concienciar a los alumnos de los riesgos de los discursos peligrosos que generan falsos remedios y consejos peligrosos en relación con el COVID-19”. Por lo tanto, deberán “luchar contra la desinformación, las noticias falsas, los rumores y las teorías de conspiración”; los profesores deberán “prestar atención a los alumnos cuyos responsables legales (es decir, los padres) sean seguidores de determinadas ideologías o creencias, reticentes o contrarios a las recomendaciones formuladas en el ámbito de la salud pública…” Los alumnos deberán ser interrogados con “preguntas adaptadas” para reunir “elementos de prueba” y “un cúmulo de indicios”. Los profesores, “frente al riesgo de deriva sectaria, deben alertar a los servicios competentes con el fin de salvaguardar la integridad física y moral del menor… El correspondiente académico encargado de la prevención del fenómeno sectario en el ámbito escolar debe ser informado sistemáticamente”. Vale la pena recordar que estas nuevas directivas son casi idénticas a las que el propio Ministerio envió a los maestros después de los ataques terroristas de 2015. Esto prueba, si todavía fuera necesario, que la intención es la misma, el uso del terrorismo y el virus es idéntico.

Con estas precauciones el Ministerio de Educación pretende impedir “el descrédito de la palabra institucional”, evitar la “fragilización del vínculo de la población con las instituciones públicas” y, finalmente, evitar la “pérdida de control de la opinión pública“. El hecho de que el “control de la opinión pública” fuera una tarea del Ministerio es una novedad absoluta que ninguna democracia tradicional se había asignado nunca.

Mientras que Italia desea crear una Comisión Parlamentaria de Investigación sobre la desinformación acerca del virus y ha creado un “grupo de tareas” encargado de formular propuestas legislativas para combatir la difusión de información falsa sobre el Coronavirus, la Comisión Europea, por su parte, desea adoptar medidas para combatir la desinformación sobre el virus y luchar contra los contenidos “ilegales o perjudiciales”. ¿Perjudiciales para quién?

La preocupación virulenta, la mala conciencia, y también la falsa conciencia, en el sentido de Josef Gabel, la histeria que emana de cada palabra de estos Ukaze, la intención policial que los anima, el tono imperativo, aprensivo y malévolo, el miedo del Estado a ser, como de hecho lo es, desacreditado por sus propias acciones y mentiras, y el temor a “perder el control de la opinión pública”, son todos elementos que sugieren un canallismo y una furia de las autoridades públicas contra el pueblo, incluso los niños, y desde una edad temprana. El mundo, como diría Nietzsche, se ha “sumergido en un futuro que ya se está vengando”[7]; o, como formuló Hannah Arendt, “todas las vergüenzas teóricas de la nueva visión del mundo (…) se inmiscuyen como realidades en el mundo cotidiano del hombre, y ponen su sentido común ‘natural’ fuera de circuito…”[8]

Por lo tanto, para el Estado, para la Organización Mundial de la Salud y para cualquier otro poder, es malo hablar mal del mal: lo que Maquiavelo formuló hace cinco siglos como verdad teórica es ahora impuesto prácticamente y por ley por todos los poderes constituidos. ¿Pero por qué es malo hablar mal del mal? Maquiavelo lo explica precisamente: porque los poderosos dan a entender al pueblo “que es bueno vivir bajo su obediencia y, si comenten un error, dejar que Dios los castigue; y así hacen lo peor que pueden porque no temen ese castigo que no ven y no creen“.[9]

Pero Maquiavelo dice de nuevo que “cuando el destino hace que la gente no tenga fe en nadie, habiendo sido engañada por las cosas o los hombres, se llega a la ruina de la necesidad“. [10]

Antes de que sea demasiado tarde, ¿no es hora de hacer el mal hablando mal del mal?

(27 junio 2020). Traducción: Jose Sagasti

NOTAS:
[1] – https://www.project-syndicate.org/commentary/great-reset-capitalism-covid19-crisis-by-klaus-schwab-2020-06/italian
[2] – https://www.roughestimate.org/roughestimate/the-crimes-of-tedros-adhanom   https://www.hrw.org/news/2016/11/04/open-letter-government-ethiopia
[3] – https://www.ansa.it/sicilia/notizie/2020/05/11/la-pandemia-non-ce-e-gli-fanno-tsogarante-chiede-notizie_640d55b2-53c7-4d75-b944-270759306f46.html https://www.recnews.it/2020/05/27/don-loda-di-castelletto-di-leno-un-altro-tso-da-opinione/ https://www.recnews.it/2020/05/27/don-loda-di-castelletto-di-leno-un-altro-tso-da-opinione/
[4] – https://translate.google.it/translate?hl=it&sl=de&tl=it&u=https%3A%2F%2Fwww.rnz.de%2Fnachrichten%2Fheidelberg_artikel%2C-nach-aufruf-zu-corona-demoheidelberger-anwaeltin-in-psychiatrischer-einrichtung-update-_arid%2C508747.html&sandbox=1
[5] – KM4 Analyse des Krisenmanagements. Cfr.: https://www.ichbinanderermeinung.de/Dokument93.pdf
[6]- https://cache.media.eduscol.education.fr/file/Reprise_deconfinement_Mai2020/69/3/Fiche-Ecouter-favoriser-parole-des-eleves_1280693.pdf https://cache.media.eduscol.education.fr/file/Reprise_deconfinement_Mai2020/69/2/Fiche-Derives-sectaires_1280692.pdf [7] – F. Nietzsche, in Mort parce que Bête, Paris, 1998-2003
[8] – Hannah Arendt, La crisis de la cultura
[9] Maquiavelo: Discursos sobre la primera década de Tito Libro, III, capitulo 1.
[10] – Maquiavelo, Discursos sobre la primera década de Tito Libro I, 53.

Ver También: El despotismo occidental

España, el estado con más artistas encarcelados

España es el Estado con más artistas encarcelados en el 2019según Freemuse, una organización internacional que defiende el derecho a la libre expresión artística. La ONG asegura que el Estado español encabeza este ranking con 14 artistas en la prisión, seguido de Irán con 13, Turquía con 9 y Birmania con 8. A partir de un análisis de unos 700 casos, Freemuse ha identificado a un total de 71 artistas encarcelados por todo el mundo, la mayoría por “criticar al gobierno”.

Freemuse alerta de que el nacionalismo y el populismo han supuesto un aumento de las restricciones a las expresiones artísticas y destaca el “deterioro importante” en los países donde tradicionalmente se ha protegido este derecho. La música sigue siendo la más censurada, representando el 32% de los casos, pero el arte visual la sigue de cerca con un 26% de los casos.

Extraido de https://www.elnacional.cat/es/cultura/espana-artistas-encarcelados-mundo_493008_102.html

Sin título, 2020. Dimensiones variables.

(Observar el contador a la izquierda.) Fuente: perfil de facebook de Petr Pavlensky

En relación con el reciente acontecimiento público de la autoría de Petr Pavlensky que afecta a la política en Francia y el consiguiente revuelo entre la clase política, la sociedad francesa, los medios y el público general, una vez más, sale a flote sobre la superficie de nuestro pantanoso mundo la eterna discusión sobre si el acto en cuestión es un acto artístico o no.

Dado que las declaraciones del autor sobre sus intenciones es el aspecto que menos se ilumina en los medios, traduzco las recientes declaraciones de Pavlensky, realizadas en su perfil de Facebook en el primer caso, y en la primera entrevista concedida al canal ruso dozhd (tvrain), en el segundo. Los textos son los que siguen:


« El objetivo del artista es ser incomodo e inconveniente para el poder. Su objetivo es socavar el funcionamiento de todos los programas y todos los gobiernos. Su objetivo es refutar los sistemas de valores establecidos. El objetivo del artista es ser un hueso en la garganta de todo poder. »

(fuente: perfil de facebook de Pavlensky que cita las palabras con las que acabó su encuentro con los estudiantes de derecho de la Sorbonne, Université Paris II Panthéon-Assas, el 18 de diciembre de 2019. https://videopress.com/v/rYyiseoA?fbcid=IAR02gw-5ULnrWVMrhRwYq1PS0pijoD1VDfHVyFX8W85KsSw9cOe91zLMZmM)_


Las que siguen son las palabras de Pavlensky, recogidas en una entrevista realizada por un medio ruso llamado dozhd (figura en los medios con el nombre de tvrain). La entrevista tuvo lugar ek dñua 29 de febrero, la mañana siguiente a su puesta en libertad con cargos, el pasado 19 de febrero, tras la inicial detención realizada el 17 de febrero. Se se presentó en forma de vídeo, con un montaje rápido y de batalla en el que faltan las preguntas. Todo ello evidencia la prisa por ser el primer medio en publicar palabras, como decimos en inglés straight from the horse´s mouth (directamente de la boca del caballo).  De este modo, hay que tomar en cuenta que no son declaraciones meditadas o editadas, sino respuestas, posiblemente incompletas, a las preguntas que solo podemos inferir. Las palabras en negrita son titulos de pasadas acciónes de Pavlensky.

…Naturalmente que fue intencionado. Conseguí el video de mi fuente. Lo que hice fue una intervención pública en la vida pública de una figura pública.

…Lo que puse en duda no fueron sus relaciones personales con sus amigos o familia; puse en duda su campaña electoral. ¿Qué problema ético existe en ella? Dejó de ser su vida personal en el momento en el que convirtió a su familia, a sus hijos y a sus relaciones con su familia en elemento fundamental de su imagen política y su campaña. En este momento, dejó de ser su vida personal.

…Entre todos los demás candidatos, ninguno utilizó a su familia en la campaña electoral. Ni uno solo, ni uno solo lo hizo. Solo lo hizo este ex-candidato.

…Es una cuestión de hipocresía. Es la cuestión de que una persona comienza su campaña electoral con una monstruosa hipocresía, con una mentira a todos los electores. No es un asunto de un individuo, de su familia; esto no me concierne, ni me interesa. Me interesa que Paris en una ciudad de 5.000.000 de personas; se trata de una persona que quiso adquirir el poder sobre [5.000.000 habitantes], convertirse en el jefe de una ciudad de 5.000.000 habitantes. Si solo acababa de empezar –fueron sus primeras palabras, sus primeras palabras fueron mentira– ¿qué podría pasar cuando consiguiera el poder?

…Hablé de ello, me parece que hace dos años, cuando comencé… Llegué a Francia en enero; en mayo ya comencé a hablar del hecho de que en cuanto entendí lo que pasa aquí, en cuanto entendí cómo llegó al poder Macron, cómo tomó el poder y qué piensa del tema la gente… Y después, cuando salí de la cárcel después de Iluminación, comenzó el movimiento de los chalecos amarillos. Por supuesto apoyaba a los chalecos amarillos. Actualmente, según los ratings, es un presidente… Incluso a Sarkozy se le odiaba menos de lo que la gente odia a Macron.

…En realidad, ahora yo debería estar en la cárcel. El hecho de que me hayan dejado salir se debe exclusivamente a que, ahora mismo, no es políticamente conveniente para Francia tener otro preso político en el país. Por eso estoy en libertad. Puede que tenga que ver con el hecho que se avecinan las elecciones municipales y, naturalmente, mi encarcelamiento sería inconveniente para el partido de Macron durante estas elecciones. Es posible que me encarcelen cuando las elecciones terminen. En cualquier caso, la cárcel está al lado.

…El ministro del interior amenaza con quitarme el estatus de asilo político, deportarme del país. Pasan muchas cosas.

…Ahora mismo, aquí comienza una gran lucha. Yo comencé un proyecto, un proyecto que les hacía falta a los franceses –podéis ver que en Francia hacía falta este nuevo medio– invertí muchos esfuerzos en este proyecto. Porque es el primer medio porno en el que toman parte funcionarios, políticos y representantes del poder.

…El mismo proyecto de pornopolitique, por supuesto que es parte de mi práctica como artista político. Es igual que si tomamos cada acción que realicé: el alambre de espino en sí no es arte, pero todo lo que se ha hecho en conjunto… O el clavo – en sí mismo no es arte, pero en conjunto… Fijación: por supuesto es un acontecimiento de arte político. Asimismo, pornopolitique es un acontecimiento de arte político.

Quiero continuar. Solo acababa de abrir este medio, y al tercer día fue bloqueado. Más aun, la policía realizó registros en todos los lugares donde pude haber estado, incluso en el hotel donde estuve un día. Me confiscaron todos los dispositivos técnicos, todo lo posible. Ahora mismo, me sería bastante complicado volver a restaurar el medio. Lo siento, siento haber cometido un gran error; cometí el error al no guardar copias de reserva de todo lo que tenía. Pero el error se debe al hecho de que no suponía que el poder reaccionaría de este modo. No podía habérmelo imaginado. Por eso lo tomé con mucha tranquilidad; no me preparé como debía.

Hasta que las circunstancias sean tales que no pueda continuar estando aquí, permaneceré aquí, mientras pueda. Hasta el último momento. Si al final hacen como hicieron en Rusia, creando una situación en la que no tenga posibilidad de quedarme, entonces me veré obligado a irme.


En una posterior entrevista a CNN, Pavlensky toma sobre si la exclusiva responsabilidad por la divulgación de los materiales que han creado el escándalo, alegando que lo hizo sin el conocimiento o consentimiento previo de su fuente y amiga, quién también ha sido detenida y acusada, en un evidente deseo de exculparla.

https://edition.cnn.com/2020/02/20/europe/pyotr-pavlensky-france-sex-scandal-intl/index.html (francés con subtítulos en inglés).