Liberad las fuentes (performance furtiva)

Cuando la temperatura ambiental supera la del cuerpo humano, ya no hace calor, sino fiebre. Las perspectivas se aplanan y la gente se evapora de las calles. La realidad sestea, gotea, se deshidrata sin poder evitarlo. No hay función, se suspenden los fenómenos hasta nuevo aviso.

Alfredo despierta a media tarde cocido en su propio caldo, con arena en los ojos y ganas de vomitar. Todavía aturdido da unos pasos en busca del barreño, antes de percatarse de que ya no quedan garrafas y de que los demás vecinos del bloque han huido hacia parajes más frescos.

Como mucha gente del barrio, el ex-albañil Alfredo habita en un edificio ocupado, sin agua corriente ni ventilación, mientras gestiona a través de la PAH una solicitud de alquiler social adaptado a sus ingresos (menos de 500 euros procedentes de la RMI y de alguna chapuza cobrada en negro). Si quiere limpiarse el sudor y tomar un trago de agua caliente, tendrá que recorrer más de dos kilómetros a pleno sol hasta llegar a la única fuente pública que hay en todo el distrito.

Hace poco se celebró en Vallecas la tradicional Batalla Naval. Ese día, cualquiera que sale a la calle se expone a recibir un involuntario chapuzón, que a finales de julio no deja de agradecerse. Es la única fiesta que he visto celebrar juntas a gentes de todas las razas y culturas: chinas, marroquíes, dominicanas, rumanas, congosteñas y neonumantinas se mestizan en un juego de todas contra todas, donde las víctimas no tienen derecho a ofenderse. Imagino el origen espontáneo de esta celebración una tarde como ésta, en que Alfonso empuja resignado por calles sin sombra un carrito de Carrefour lleno de garrafas de DIA.

No podemos culpar a nadie de que Madrid no tenga playa. Lo que resulta más cuestionable es que sea, además, una de las ciudades de Europa con menos fuentes públicas por kilómetro urbanizado. Esta desoladora estadística se queda sin embargo corta si acompañamos a Alfredo en su asolada travesía por Vallecas, donde casi todas las fuentes han sido cegadas e inutilizadas por ordenanzas municipales que apelan a la higiene y seguridad públicas. La vieja e infecciosa costumbre de reunirse los vecinos a tomar la fresca y conversar en torno a las fuentes, que lamen hasta los perros, ha sido sustituida por las asépticas y mucho más rentables “cañas” en las terrazas que Alfredo no puede permitirse.

Hasta ahora resultaba comprensible que los gobiernos conservadores castigasen de forma especialmente sádica a un barrio problemático y resistente. Pero ni las sucesivas “olas” de calor extremo que estamos soportando, subsahariano y nativo, ni el cambio político a nivel municipal, sirvieron para cambiar este escenario. Vallecas no sólo sigue llena de mierda, sino también sedienta. Y sin embargo subsiste allí una Cofradía Marinera que canaliza entre el hormigón caliente sueños de libertad y de aventura.

Negar el agua a todo un barrio es como prohibir la verdad o la alegría en todo su perímetro. El agua es también universal, pero además es concreta. Los antiguos consideraban a las fuentes lugares sagrados y les asignaban dioses y ninfas. Nuestros dioses sólo están disponibles cuando hay que celebrar algún éxito deportivo. Lo de menos es su condición de derecho básico o de bien común, o si tener agua es justo o bueno. Todo eso son abstracciones, y sin agua te mueres.

Alfredo no puede cambiar las cosas desde su precaria situación, pero siente la necesidad de realizar al menos un gesto, un simple acto expresivo para dejar constancia de su rabia y su frustración. Decide llevar a cabo una acción mínima, una performance de arte furtivo capaz de iluminar a otros, o cuando menos de llamar la atención, aunque sea por unos instantes y en una medida muy pequeña, acerca de una situación absurda que la administración no considera oportuno abordar.

El arte furtivo es una forma invisible de acción que no encuentra acomodo en los canales institucionales de producción y difusión cultural, aunque su existencia salta a la vista para cualquiera que dé un pequeño paseo por la ciudad. El arte furtivo no busca hacerse reconocer como tal, simplemente toma sus herramientas para otros usos. Suele ser portador de algún tipo de protesta, pero su pretensión es ir más allá de la mera visibilización para producir algún tipo de transformación del entorno. A menudo entraña el enfrentamiento con la autoridad o las costumbres, lo que lo aboca a la marginalidad. Ésta es su paradoja. El arte furtivo borra al autor en cuanto la acción se ha llevado a cabo, y desde ese momento resulta apropiable por cualquiera, lo que constituye su verdadera realización.

Las fuentes están llenas de agua, y el agua tiende a brotar cuando es liberada produciendo un placer inmediato. El contenido desborda la forma sin romper la armonía. El resultado de la acción cambiará el rostro del barrio, llenará de júbilo a las vecinas y pondrá de manifiesto la falta de voluntad política sobre este asunto. Alfredo solo necesita una llave inglesa, un rollo de teflón y un grifo de obra. El único problema es que acaba de entrar en vigor la “ley mordaza”, y el simple gesto de desamordazar las fuentes puede suponerle, aparte de una molesta noche en comisaría, una multa mínima de 600 euros por vandalismo.

Tres personas nos reunimos de madrugada para llevar a cabo la operación. Escogemos como objetivo una de las fuentes del Bulevar, junto a la estatua de la abuela rockera, sin duda uno de los entornos más frecuentados y evocadores del barrio. Uno de nosotros documentará la acción, y otro vigilará desde una esquina estratégica la posible llegada de la policía, que suele patrullar el bulevar a intervalos regulares. Una simple llamada perdida funcionará como la consigna que utilizan los vendedores ilegales que se reúnen en el extremo oeste de la calle… ¡agua! Y Alfredo dejará entonces de manipular la fuente y tirará las herramientas entre los arbustos para poder recuperarlas más tarde.



Tras algún incidente, más debido a nuestra torpeza que a los peligros objetivos que hubo que enfrentar, la operación concluye en apenas diez minutos. Una intervención cualificada no hubiera necesitado más de tres. Alfredo posa satisfecho junto a su obra, totalmente empapado. Es hora de desaparecer, pues las ropas mojadas y las herramientas en la mochila nos delatarían fácilmente.

Esperábamos encontrar al día siguiente a gente feliz llenando botellitas de plástico y niños jugando con globos de agua. Si había suerte y nadie consideraba necesario dar parte, la fuente podía integrarse como elemento recuperado del paisaje y permanecer así durante días. En el colmo de nuestro optimismo, podíamos esperar que alguien destapase el debate y hubiera que justificar políticamente la obstrucción de un recurso público disponible. Todo quedó, sin embargo, escrito en el agua. A la mañana siguiente los servicios de mantenimiento ya habían devuelto la fuente a su estado habitual, y ella parecía mirarnos suplicante con su ojo ciego.

Monte Perdido 60bis

¿Puede salvarnos la poesía?

Ahora mismo, no estás leyendo mis palabras. Lo que estás leyendo son líneas sobre líneas de código. El código está en tu coche, tu televisor y en las fotos que tomas. Está inscrito en los termostatos, los sistemas de seguridad de las prisiones y las transacciones de Wall Street. En un nivel fundamental, el código es lenguaje. Pero para el filósofo italiano Franco ‘Bifo’ Berardi, no es tan sencillo. Para Berardi, el código y el lenguaje tienen una relación muy específica: ‘Código’, escribe Berardi en Respiración: Caos y Poesía, ‘es el lenguaje endeudado’.

Para entender lo que significa Berardi, sólo tenemos que mirar cómo funcionan los códigos. El código, señala Berardi, es `la imposición de un límite performativo y productivo’. El código es la conexión de tensiones sintácticas predefinidas. En su funcionamiento, crea nuevas limitaciones, definiendo qué entradas están permitidas y qué salidas generan.

La poesía, en cambio, tiene un poder transformador:’reabre lo indefinido’. En lugar de una funcionalidad fluida, la poesía crea nuevos errores, provocando contradicciones deslumbrantes, ilustrativas e inquietantes, que amplían lo que significa ser humano. Mientras que el código opera en una lógica de intercambio directo (por ejemplo, la cadena'< i >’ en los intercambios HTML directamente con una fuente cursiva), la poesía ‘es el lenguaje de la no intercambiabilidad’.

Pero lo que está en juego es mucho más que el código y el lenguaje. Para Berardi, lo que está en juego es nada más y nada menos que la respiración continua de la humanidad, que él ve ahogada por el capitalismo financiero: pueblos y gobiernos del mundo incapaces de combatir un sistema que está en todas partes y en ninguna parte a la vez. La poesía, sugiere, es la única respuesta.

Tal vez todo suena un poco esotérico. Después de todo, ¿qué tiene que ver la poesía con las finanzas? En su libro de 2011, The Uprising, Berardi señala que las finanzas ya han sido afectadas por la poesía. El término’desregulación’, un punto de encuentro para los fanáticos de la economía de libre mercado, fue acuñado por primera vez por Arthur Rimbaud, cuyo’dérèglement des sens et des mots’, fue un llamado a la’desregulación de los signos y las palabras’. Es este mismo impulso, sugiere Berardi, el que está detrás del funcionamiento de las finanzas. En un sentido extraño, sin Rimbaud no existiría Paul Ryan.

Antes de ser un filósofo de renombre, Berardi fue una de las primeras figuras de la radio pirata, el fundador de la emisora milanesa Radio Alice, que a partir de mediados de los años 70 operaba desde una ex emisora militar secuestrada. Más tarde esa década, se mudó a Nueva York para cubrir el movimiento post-punk de una revista de música en Italia. Más recientemente, su trabajo se ha centrado en las finanzas y la tecnología, así como en los fenómenos de los tiroteos masivos, el suicidio por policías y el trumpismo.

El día que hablamos, niños y niñas de todo el mundo marcharon para protestar contra la inacción ante el cambio climático. Aunque no fue planeado, fue un telón de fondo apropiado para una conversación con uno de los pensadores más insurrectos de la filosofía.

Usted abre Respiración escribiendo sobre Eric Garner, quien en 2014 fue asfixiado hasta la muerte por la policía de Nueva York por vender cigarrillos sueltos. ¿Qué tiene que ver esto con la poesía?

En primer lugar, porque soy asmático como Eric Garner. Yo estaba en los Estados Unidos durante esos días para una conferencia. El día que el video sobre la muerte -el martirio- de Eric Garner llegó al público, yo estaba en California. Participé en manifestaciones que gritaban:’No puedo respirar, no puedo respirar’. Para mí, la expresión “no puedo respirar” significa algo especial porque de vez en cuando sufro de crisis respiratorias.

Pero al mismo tiempo, esta mañana, salí de mi casa, vivo en el centro de la ciudad de Bolonia. Oí algunos gritos afuera. Fue una manifestación de gente muy, muy, muy joven. La cruzada de los niños, como en muchos lugares del mundo. La gente está marchando, manifestándose contra la asfixia de la humanidad.

Greta Thunberg (que resulta ser una persona autista, diagnosticada como incapaz de distinguir matices – incapaz de distinguir grises), ha despertado la conciencia de la generación en un punto blanco y negro muy claro. Y este punto es: el capitalismo nos está sofocando. Veo cómo esta conciencia se ha extendido entre las decenas de millones de jóvenes que han estado marchando. Este es un movimiento que durará años. Y el verdadero enemigo de este movimiento es la asfixia. Pero si miras más allá de la asfixia, ves crecimiento, competencia y ganancias. Yo lo llamo “capitalismo”.

Leer más

Comunicado del Frente Cultural contra el fascismo

El viernes 31 de mayo se reunieron en el Instituto Do It Yourself de Puente de Vallecas una serie de personas convocadas vía email vinculadas al ámbito de la producción cultural en todas sus facetas.

El objetivo de la reunión era plantear algún tipo de respuesta común frente a la amenaza cierta de que una extrema derecha declarada, abiertamente xenófoba, machista, clasista y homófoba, no sólo entre en las instituciones madrileñas, cosa que ya ha sucedido, sino que participe en pactos de gobierno con otras fuerzas que les permitan asumir determinadas funciones que nos afectarían seriamente.

Pese a que se constató que la posibilidad de que esto ocurra no está confirmada, se vio conveniente en cualquier caso crear algún tipo de herramienta preventiva mediante la que poder articular respuestas urgentes a situaciones que ya se vienen dando con demasiada frecuencia desde que entró en vigor la Ley Mordaza, así como llegado el caso ejercer presión sobre ciertas decisiones políticas.

En consecuencia se acordó constituir una plataforma abierta e inclusiva bajo la denominación Frente Cultural, capaz de dejar de lado nuestras diferencias políticas y estéticas para poder plantear una barricada defensiva frente al avance de los que pretenden aniquilar la libertad de pensamiento y de creación y “pasar” por encima de los derechos de todas.

Acto seguido se procedió a la redacción de su primer comunicado.

COMUNICADO

Tras las pasadas elecciones del 26 de mayo en Madrid estamos viendo cómo se baraja la posibilidad de que el partido de ultraderecha VOX entre a formar parte del gobierno municipal y regional.

La presencia del fascismo y más concretamente de VOX en las instituciones madrileñas marca una línea roja inadmisible. Hacemos un llamamiento a todas las personas que trabajan en el mundo de la cultura para crear un frente amplio que lo impida.

Pensamos que es imprescindible dar una respuesta clara y efectiva ante esta amenaza, desarrollar espacios de encuentro, desactivar la deriva represiva y ganar sus guerras culturales.

Aquellos colectivos o trabajadores culturales que desean suscribir este comunicado pueden mandar un mail a frentecultural@riseup.net y expresar su adhesión.

El día 13 de junio convocamos la primera primera Asamblea de los firmantes del comunicado para plantearnos próximos pasos, que tendrá lugar en el Instituto Do It Yourself en la calle Manuel Laguna 19, a las 19 horas.

FRENTE CULTURAL

Madrid a 6 de junio de 2019

Hablar en Arte/Todo Por la Praxis/Carmen Hidalgo/Hola Por Qué/Sistema de Monos/Luis Navarro/Democracia/Daniel Villegas/ABM Confecciones/Gloria G. Durán/Ruth Montiel Arias/Paula Rubio Infante/Javier Montero/Dos Jotas/JACA

El odio al nazismo es delito en España

Ayer nos enterábamos por el blog de Jorge Luis Marzo de la Circular 7/2019 de la Fiscalía General del Estado, sobre pautas para interpretar los delitos de odio tipificados en el art. 510 CP. En la que se venía a decir que este delito también era aplicable a los casos en que la incitación al odio se dirigiera contra los nazis

Las consecuencias de esta circular han sido instantáneas ya que 7 compañeras antifascistas, que tuvieron ayer mismo un juicio por un “delito leve de amenazas” del que resultaron absueltas y al que los “amenazados” nazis del Hogar Social Madrid ni siquiera se presentaron, pasaron a ser acusadas de un “delito de odio” por la fiscalía que actuó de oficio.

Como apunta Izca: “El respaldo y la solidaridad ante el futuro juicio por delitos de odio anunciado por el fiscal serán nuevamente claves para ganar esta batalla a la entente formada entre los fascistas y ese sector de la policía y de la judicatura que los ampara y alimenta”.

No Pasarán!

Día del Orgullo Loco en Madrid

El sábado 19 de mayo fue el Día del Orgullo Loco en muchos lugares del Reino Español. El sábado 1 de junio se celebrará en Madrid.

Hacemos un llamamiento a colaborar en la difusión, visibilidad y participación del evento. Nos jugamos mucho. Es imprescindible el crecimiento de masa crítica en torno a la locura, el sufrimiento psíquico, lo que se conoce como “Salud mental” y que en el fondo es un claro reflejo del malestar social y las formas de vida que llevamos, inmersos como estamos en esta sociedad capitalista turboheteropatriarcal.

La denuncia básica es que la locura no es una enfermedad, es una expresión del dolor humano extremo, a veces la única forma de sobrevivir… Y que basta ya de desprecio, incomprensión, maltrato y vulneración de derechos.

Masa crítica en crecimiento es lo que queremos para que cuanta más gente seamos, más presionemos y más hagamos para cambiar el estado de las cosas. Podemos actuar en nuestro entorno más inmediato, informándonos e informando, cambiando las propias actitudes en lo cotidiano hacia esta realidad. Para que cambie la concepción de la locura en la sociedad y de paso cambiar el sistema de atención en salud mental, completamente obsoleto y yatrogénico.

El motor del cambio es y debe ser el activismo loco, el activismo en primera persona. Con sus reivindicaciones, discursos y conocimientos propios. Con todos los apoyos posibles de todos los frentes de lucha que quieran sumarse.

Aquí publicamos un álbum de fotos de activistas de distintos ámbitos sumándose a la difusión de la campaña del #Orgullo Loco. Os invitamos a sumaros a ella subiendo a las redes vuestras propias fotos.

O mandándolas aquí para que las sumemos a este álbum 🙂

¡Derecho a ser libre, derecho a ser yo!

#OrgulloLoco

La PAH de la Pradera (Escrache en San Isidro)

Ayer 15 de mayo, octavo aniversario del 15M y fiesta del “patrón de Madrid”, diversos colectivos de lucha por el derecho a la vivienda y afines llevaron a cabo un escrache contra los partidos que están bloqueando la propuesta de una Ley Integral de Vivienda para la Comunidad a pocos días de las elecciones municipales y autónomicas.

Aquí están escrachando a Casado, Ayuso y Almeida del PP. En este otro video se recoge el escrache a los líderes de Ciudadanos que tanto revuelo mediático ha causado por el hecho de que Begoña Villacís iba embarazada, es decir seguía utilizando electoralmente su embarazo hasta romper aguas.

La piel política se ha vuelto tan fina, y los partidos del “cambio” tan cobardes, que hasta la alcaldesa que fue aupada por los movimientos sociales ha condenado esta expresión legítima como si hubiese sido un acto de terrorismo, a la altura del perpetrado por aquellos titiriteros (:O Nadie es inocente.

Sin más comentarios, reproducimos el comunicado de la Coordinadora de Vivienda de Madrid tras los acontecimientos:

“Hace algo menos de dos años, con el aval de 77.000 firmas, presentamos una propuesta de Ley Integral de Vivienda a la Asamblea de Madrid que Ciudadanos y el Partido Popular votaron no debatir siquiera.

Este mediodía la Coordinadora de Vivienda de Madrid, junto con otros colectivos, realizamos un señalamiento de estos dos partidos políticos por su responsabilidad en que la Comunidad de Madrid no disponga todavía de una Ley Integral de Vivienda.

Entre las personas a las que señalamos se encuentra la candidata de Ciudadanos a la Alcaldía de Madrid. La señora Begoña Villacís, por razones que sin duda son perfectamente legítimas, ha decidido ampliar su presencia en la campaña electoral, y por lo tanto su exposición pública, hasta el último día de su embarazo. Dicha exposición pública supone, naturalmente, exponerse también a que sea increpada por las posiciones de su partido, igual que lo son otros candidatos políticos.

Desde que el partido de Begoña Villacís e Ignacio Aguado decidió que Madrid no se merecía siquiera debatir una Ley de Vivienda, en nuestra Comunidad se han desahuciado centenares de familias entre las que, naturalmente, se incluyen mujeres embarazadas así como menores de todas las edades. Cualquiera que se asome con algo de seriedad al problema de la vivienda sabe que uno de los traumas más importantes que puede vivir una persona es el de perder su techo; cuánto más si se trata de un menor o de una mujer embarazada.

Desde la Coordinadora de Vivienda queremos rechazar con firmeza la hipocresía del partido Ciudadanos y más especialmente la de los medios de comunicación que hoy han afeado el señalamiento de una embarazada sin haberse molestado jamás en afear a los grandes propietarios de la vivienda de madrid el desahucio de mujeres embarazadas. Para todas esas personas que siguen el juego electoral desde la comodidad de un sofá resulta más grave embarrarlo con unas increpaciones que dejar en la calle a personas vulnerables.

Gobierne quien gobierne, siempre lucharemos por el derecho de todo el mundo a tener un hogar. Una Ley Integral de Vivienda es un necesario primer paso.”

Bonus track: “La bruja y Don Cristóbal”, por Títeres desde Abajo http://titeresdesdeabajo.blogspot.com/

De experiencias psíquicas inusuales, locuras, estigmas y orgullos (locos)

Los delirios, creencias, voces, pensamientos obsesivos, ideaciones suicidas, etc. son formas humanas de expresar el sufrimiento psíquico extremo. Desde la psiquiatría biologicista son síntomas ocasionados por un “fallo químico cerebral”. Además de que esto aún no se ha demostrado científicamente, a pesar de que se han puesto millones y millones en el empeño, cierto es que estos llamados “síntomas” se manifiestan en el sujeto como experiencias subjetivas, con características propias diferentes para cada persona. Ligadas a su historia y circunstancias.

Cuando las experiencias psíquicas inusuales desbordan al individuo se producen las temidas crisis que consisten básicamente en dejar de poder manejar el sufrimiento, sentirse inundadx por él, perder el control, perder la razón, la llamada cordura, romper con la realidad consensuada, enloquecer. No hay cosa que asuste tanto en nuestras sociedades como la locura, exceptuando la muerte. Estas crisis se producen en momentos concretos, cuando terminan la persona puede volver a hacer su vida, conviviendo con sus experiencias y seguramente tenga que plantearse hacer cambios, como cualquier persona después de una crisis.

Pero el “estigma” hacia las personas con sufrimiento psíquico extremo viene en gran medida porque la noción de “enfermedad mental” viene adosada a la idea de peligrosidad, como una especie de virus incontrolable por el sujeto e independiente de las circunstancias que lo rodean y de sus propias capacidades. Es decir cuando se piensa en términos de “enfermedad” las crisis pueden aparecer en cualquier momento y sin razón aparente. En más se piensa en términos de crisis constante.

La locura es entonces convertida en condición, no es un estado de conciencia alterado más o menos intenso que la persona atraviesa. Se nos juzga por momentos concretos donde sí, enloquecemos y hacemos cosas raras o muy raras, pero como para el resto de las personas las crisis tienen unas causas. No suceden porque sí. No son impredecibles, ni inmanejables. Son muy llamativas, eso sí. Pero se pueden organizar “pactos de cuidados” o “voluntades anticipadas” con la red de apoyo de cada persona para estar preparadxs en el momento que sucedan. Y pasan. Duran un lapso de tiempo. No son permanentes.

La locura asusta y mucho, porque todos los seres humanos han tenido sus escarceos con ella y la conocen en sus propias carnes de alguna manera. Y es un acto social reflejo el rechazarlas, se quiere lejos a las personas locas. Aunque la locura sea una crisis pasajera, en un momento puntual, de mucho dolor. Esa persona ya es tratada de forma distinta. Se la rechaza socialmente de una forma muy clara y a la vez sutil. Y silenciosa. Esa es la clave, el rechazo no es descarado, ni frontal, ni directo, es muy discreto y por ello no puedes rebelarte. Casi que te lo inventas, te pueden llegar a decir los que no lo sufren. Como una fina membrana que te separa del resto de personas, una fina capa de polvo que te cubre a ti y todo lo que te rodea. Y que escuece. Y mucho. Y hace mella. En la autoestima, en la identidad, en la visión que tienes del mundo, de tí mismx y de las personas.

Miedo a la propia locura, pero que depositan en lxs locxs y con el que levantan una barrera. Eso es el estigma. Una barrera defensiva entre lxs locxs oficiales y el mundo. Somos lxs depositarixs de ese miedo tan profundo a la locura. Una carga muy pesada. Después de una crisis, para la sociedad y por lo tanto para la inmensa mayoría de personas que nos rodean (excepto, con suerte, las más cercanas) vuelves a la casilla de salida. Has fracasado. Debes volver a demostrar que sigues siendo tú, que te sabes comportar, que la locura es algo temporal, que no eres peligrosa. Como si de una cuarentena por enfermedad infecciosa se tratase, te quedas en suspenso. En un limbo. Ya no eres tú, eres tu etiqueta. Luego después cuando pasa el tiempo y sigues tu vida la gente se acerca de nuevo a ti. Pero si vuelves a tener una crisis otra vez se vuelven a distanciar y el miedo vuelve a ponerte en cuarentena y dejan de hablarte y/o de preguntarte, sonreírte, interesarse por ti…Y así siempre.

Cada vez que tienes una crisis vuelves a empezar. Y tienes que hacer borrón y cuenta nueva. De la locura no puede hablarse. No puede saberse. Ni nombrarse en primera persona. Siempre deben ser otrxs lxs locxs. Y si has enloquecido tú tienes que hacer como si nada hubiera ocurrido. A la locura hay que borrarla del mapa. Pero hay enormes cambios de actitud alrededor que te hacen sentir vengüenza. Y culpa. Y dolor por el rechazo. Mucho.

No se entiende, yo tampoco lo entendía, que no hay de nada de lo que avergonzarse, de lo que tener miedo. Ahora lo comprendo: delirar, enloquecer no es una “enfermedad” peligrosa e imprevisible. Es una forma de expresar el dolor genuínamente humana. Y para la vergüenza y el miedo no hay mejor antídoto que el orgullo de ser quién eres y de poder vivir libremente tus diferencias. El miedo está en los ojos de quien no (se)comprende. Construyamos un red de sentidos, afectos y discursos nuevos, que pongan patas arriba la psiquitría biologicista, el estigma asociado a ella, los prejuicios y el miedo crónico a la locura. Una red que nos permita conocernos y ser conocidos al margen de diagnósticos, síntomas y miedos. Pongamos la locura en el mapa y cartografiémosla de nuevo.

El 19 de mayo (1 de junio en Madrid) se celebra por segunda vez en el estado español el Día del Orgullo Loco (1) como forma de visibilizar colectivamente la diversidad, la multiplicidad de formas de ser y estar en el mundo, de expresar el sufrimiento. Para reivindicar los Derechos Humanos en salud mental y que todo aquel ser humano que atraviese estas experiencias pueda tener una vida digna de ser vivida.

El Orgullo Loco ya está aquí y ha venido para quedarse.

Irene Arquero

(1) Para saber más sobre la celebración del Orgullo Loco a nivel estatal: https://www.facebook.com/OrgulloLoco/

¡QUE VIENE LA ULTRADERECHA! (Como si alguna vez se hubiera ido)

A continuación compartimos el texto de la exposición VOTOX ¡QUE VIENE LA ULTRADERECHA! (Como si alguna vez se hubiera ido) que se inaugura el día 27 de abril, jornada de reflexión, en ABM Confecciones, Encarnación Gonzalez 8, Vallecas, Madrid.

¡QUE VIENE LA ULTRADERECHA! Como si alguna vez se hubiera ido)

Ningún gobierno lucha en contra del fascismo para destruirlo. Cuando la burguesía ve que el poder se les escapa de sus manos, alzan el fascismo para mantener sus privilegios.

Buenaventura Durruti

Un monstruo recorre el mundo: el monstruo de la ultraderecha. Encarnación del viejo partido del orden que, hace ya casi 150 años, organizó la “santa cruzada”, conjurada para acabar con el fantasma que recorría Europa en aquellos tiempos y que estaba constituido por los movimientos de emancipación que, Karl Marx y Friedrich Engels, identificaban con el espacio ideológico del comunismo pero que, en realidad, resultaba ser mucho más diverso. Sea como fuere, asistimos a día de hoy a un resurgimiento de unas ideas y prácticas que, nacidas al calor del desigualitarismo radical del paradigma neoliberal dominante, pretenden instituir un régimen que restablezca los antiguos valores basados en la disciplina social y cuya aspiración es exterminar cualquier espacio posible de disidencia y de construcción de modos vida alternativos. 

Hace mucho tiempo ya que sabemos que la participación electoral no es más que un simulacro, un juego que favorece siempre los intereses dominantes pero es un juego que, por otra parte, tiene claras consecuencias. Que las reglas del perverso juego demoliberal son inaceptables es cosa sabida. También es conocido, asimismo, que puede existir un escenario aún peor basado en confluencia de los intereses económicos imperantes con el advenimiento de un régimen de estirpe ultraderechista. En un escenario de guerra civil global el “cuanto peor, mejor” leninista (aunque la frase parece haberla acuñado el revolucionario decimonónico Nikolái Gavrílovich Chernyshevski) realmente no resulta, a la luz del conocimiento histórico, el escenario más deseable. La cuestión es si estamos dispuestas a aceptar la radicalización de un modelo de imposición que, más allá de las importables condiciones que ha instaurado la racionalidad neoliberal, pretende imponer una jerarquía y una disciplina en la que cualquier forma de experiencia de vida, que resulte levemente disidente, sea aún más perseguida. Teniendo en cuenta este escenario no habría, en ningún caso, que caer en la trampa del miedo que propuesta por las clases dominantes en la que el espantajo de la ultraderecha sirve para estimular el conformismo frente a una realidad modelada desde los intereses de una minoría privilegiada. Pero no habría que perder de vista, asimismo, que el doctor Frankenstein del que nos hablara Mary Shelley, en cualquier momento, puede perder el control, aunque no tanto como pueda aparentar, sobre su criatura como ya sucedió en tiempos de la República de Weimar.

La cuestión sobre la que quizás habría que reflexionar es cómo puede existir un apoyo popular a los planteamientos que propone el partido del orden ―y que por supuesto con diferentes matices suponen el fundamento de la idea del mundo que se defiende desde la derecha en general― teniendo en cuenta que dichas opciones no favorecen las condiciones de vida de la mayoría. Resulta meridiano que esta es una pregunta compleja de contestar. Sin embargo, sí se pueden avanzar algunas reflexiones al respecto. De las recientes victorias electorales ultraderechistas pueden extraerse algunas conclusiones tanto en el contexto internacional (Víktor Orban en Hungría, Matteo Salvini en Italia,  Donald Trump en Estados Unidos, Jair Bolsonaro en Brasil y el crecimiento en los últimos años de la Agrupación Popular de Marine Le Pen en Francia) como en ámbito del Estado español con el crecimiento de Vox (refrendado momentáneamente por los resultados en las elecciones andaluzas) al que se asocia la radicalización del discurso ideológico-moral del Partido Popular de Pablo Casado ―agrupación política que hasta ahora y desde su creación ha aglutinado a los elementos de la derecha más radical  (que nunca desaparecieron del panorama) y cuya actividad política se ha orientado tradicional y beligerantemente contra, entre otros, el derecho a la libertad de expresión, la igualdad de género (incluido el derecho a decidir de las mujeres en lo relativo al aborto) o las reivindicaciones del colectivo LGTBIQ+ y de las comunidades migrantes―. Que, finalmente, el discurso de la ultraderecha pueda constituirse como alternativa política al neoliberalismo, dejando eso sí intactos los privilegios del gran capital, muestra el inmenso fracaso de la izquierda, teniendo en cuenta que ésta no es un campo ideológico homogéneo, para la movilización de una mayoría que se encuentra en los diversos espacios de subalternidad. 

Existe un problema evidente de desconexión entre las propuestas de las izquierdas, con representación política en el parlamento, y una parte importante de la población. Así fuerzas como Podemos (incluyendo a algunas de las listas municipalistas que aparecieron hace unos años vinculadas con este partido) que pretendían ser exponentes de una agenda política populista en el mejor de los sentidos (Chantal Mouffe & Ernesto Laclau) no han sido capaces, en diversos lugares donde han gobernado, de implementar unas políticas verdaderamente orientadas a una transformación de las coordenadas impuestas desde el paradigma neoliberal. Por otro lado, ha existido desde ciertas posiciones de izquierda un obstáculo fundamental para la consolidación de una alternativa, asociado a una cierta idea de imposición pedagógica, en términos ideológicos, de un modo concreto de entendimiento de la praxis vital desde posturas jerárquicas de superioridad ética (moral dicen algunas) que censuraban modos de vida extendidos en el ámbito rural y en los barrios de clase obrera, sin ofrecer alternativas tangibles para los quienes conforman estos ámbitos. Este vacío ha sido aprovechado por la ultraderecha, especialmente en el campo por ahora, para reforzar aspectos que si bien no pueden ser calificados como especialmente deseables, en términos de emancipación, a falta de otro tipo de propuestas otorgan, a determinadas comunidades, un cierto margen de seguridad y de construcción de sentido de vida frente a la desestructuración social y al individualismo depredador del espíritu del neoliberalismo. Ese parece ser el caso del exponencial ascenso de Vox en Andalucía que, más allá del clásico apoyo del que esta organización goza entre las clases burguesas ultraconservadoras, parece haber logrado sintonizar con una parte de la población del medio rural mediante gestos político-afectivos que reforzaban una identidad puesta en cuestión por el pensamiento pretendidamente progresista (de izquierda pero también de carácter netamente liberal) que, sin embargo, no ha sido capaz de ofrecer una opción viable de vida para esas personas, en forma de hechos cotidianos perceptibles. 

Antes de nada, conviene aclarar que el campo no debería ser examinado, en términos ideológicos como pretende la extrema derecha con la complicidad de un espectro político-medial que incluye todo tipo posiciones, como un especio esencialmente tradicionalista y reaccionario. Existen numerosos episodios históricos que dan muestra de la potencialidad emancipadora de los movimientos sociales rurales orientados en una dirección emancipadora. Podría establecerse una genealogía de este fenómeno remontándose a las guerras campesinas en la Europa renacentista y a las revueltas de los esclavos negros que originaron, a partir de esa misma época, los Palenques o Quilombos en América latina, hasta ciertos modos de organización agraria cooperativa más recientes pasando por las revoluciones anarquistas que tuvieron en el medio rural un escenario privilegiado como son los casos de la majnovista (Néstor Majnó) acaecida en la actual Ucrania, entre 1918 y 1921, o la social española que desembocó en la formación de las colectividades agrarias durante los dos primeros años de la Guerra Civil (1936-1937).       

En el presente, sin embargo, la apuesta de la derecha por una agenda nacional-populista de carácter Redneck (propiciada por el ex-socio de Trump, Steve Bannon desde el Alt-right [derecha alternativa que defiende la supremacía blanca] en EEUU, y The Movement en Europa) parece haber calado en parte de la población rural en unos tiempos de enorme malestar y desesperanza. Esta cuestión fue ya advertida, en 1997, por Jim Goad en su Manifiesto Redneck. Más allá de cierto estilo desordenado, chapucero y en ocasiones poco o mal fundamentado, de sus posiciones políticas próximas a Trump que incluyen su cercanía al supremacismo blanco (especialmente en tiempos posteriores a la publicación del mencionado libro) y a un machismo militante desde el comienzo de su carrera (que le llevó a agredir al menos a una de sus parejas por lo que fue condenado), en su texto puede percibirse, en un certero análisis, la ira acumulada por una multitud compuesta por aquellos descendientes de quienes fueron condenados a la servidumbre, en el pasado colonial inglés de los EEUU, y que más recientemente han sido inferiorizados como white trash. La posición de Goad, que recupera cierta perspectiva de clase en un contexto global de deslegitimación de la misma, insiste en cómo se han construido unos estereotipos que han ejercido una violencia contra la clase trabajadora blanca empobrecida. 

En dicho fenómeno ha contribuido decisivamente la estigmatización que de este colectivo se ha realizado por parte de un sector del partido demócrata, reforzando una imagen mediática que les presenta como salvajes, ignorantes y endogámicos hillbillies (paletos), recalcitrantes ante todo lo que signifique progreso social. Este contexto ha sido, dadas estas circunstancias de abandono, un campo abonado para el auge de las tendencias políticas utraconservadoras que han sabido, manipulando los afectos, conectar con la población rural. No se puede esperar que después de someter a unas comunidades a una crítica feroz contra sus modos vida, por cuestionables que éstos puedan parecer, al desprecio y al ninguneo políticos, las personas que las componen vayan a apoyar electoralmente los intereses de la cosmopolita gauche divine metropolitana, que no se ha molestado en ofrecer soluciones al inexorable y creciente fenómeno de pauperización de aquéllas. El problema con Jim Goad, parafraseando el título del artículo de Ángel Ferrero en El Salto, no es tanto el señalar una situación que se está produciendo cómo desde qué intenciones turbias lo hace, es decir el substrato facistoide del que nacen sus argumentos. La cuestión es que, a la postre, un análisis que podría ser sin duda pertinente sirve como instrumento para la movilización de un colectivo huérfano de propuestas verdaderamente emancipadoras en el apoyo de agendas políticas que, finalmente y de manera objetiva, se sitúan en contra de sus intereses de clase.   

Es posible que esta situación se haya reproducido, al menos en parte, en las recientes elecciones andaluzas donde Vox, convenientemente asesorado por Bannon, ha apelado propagandísticamente a una especie de hermandad de valores con quienes ―sintiéndose permanentemente juzgados por sus modelos vitales y sin que se les haya ofrecido ningún tipo de opción distinta más allá del imperativo pedagógico de cambio de sus coordenadas existenciales y de construcción subjetiva (avergüénzate, aprende y transfórmate)― defienden ciertos aspectos asociados tradicionalmente a la vida rural que, desde luego, están atravesados por atributos absolutamente siniestros en relación con la xenofobia, el machismo, el clasismo y la violencia contra los animales. Esto, sin embargo, no quiere decir que las formas de vida urbana y sus políticas no tengan estos mismos execrables componentes, lo que ocurre es que suelen estar más maquillados, al menos en lo relativo al pensamiento progresista especialmente el situado en la izquierda ideológica. 

El análisis anterior, sin embargo, no parece tan claro cuando se confronta con el perfil medio del votante de la formación de extrema derecha. Al parecer en Andalucía la movilización de ese electorado se concentró menos en los núcleos rurales dispersos que en medios urbanos deprimidos socioeconómicamente y en barriadas que tradicionalmente votaban ya a la derecha (ámbitos donde pervive aun lo que se ha denominado como franquismo sociológico). Sin embargo, sí se produjo un claro auge en el cinturón agrícola de Almería donde parece haber sido decisivo el factor del racismo en un contexto donde el porcentaje de población emigrante no comunitaria alcanza el 30%. En un reciente barómetro del CIS, si es que resultan fiables las informaciones facilitadas por dicha institución, definían el perfil del potencial votante de Vox como hombre (66.6% de voto masculino frente al 33.3% femenino, incidiendo estos datos en el sesgo machista de las propuestas de este partido), residente en pequeños y medianos núcleos urbanos y socio-laboralmente proveniente de la clase media empresarial, del colectivo de autónomos y agricultores. ¿A qué responde entonces la imagen idealizada de lo rural y de sus valores tradicionales construida desde la ultraderecha? La mitificación del campo, que poco tiene que ver con la experiencia de vida real en este entorno, probablemente obedezca a una estrategia definida desde lo urbano para conectar con un parte de la población ante su malestar con los procesos de globalización que concentran a la población en grandes urbes (habrá que recordar que actualmente el porcentaje de población rural en el Estado español se reduce al 20%) y que, en un giro nostálgico, entienden que una retirada simbólica hacía modos de vida más nítidos, en términos de organización social, y aparentemente sencillos pueden aportar una salida a la incertidumbre propia del paradigma neoliberal imperante. 

La metafísica de la vida rural en su orientación hacia el viejo orden que ahora se propone no es, ni de lejos, algo nuevo. Durante el primer franquismo fue un elemento central de la ideología nacionalcatólica y en la Alemania nacionalsocialista conformó el eje de su ideario, atribuyendo al campesinado el papel de depositario de las genuinas tradiciones y valores germánicos. Asimismo habría que citar aquí cómo desde regímenes cuya ideología situada en la izquierda, y con intenciones pretendidamente emancipadoras, apelaron a la mística de la vida rural como es el caso del estalinismo que puso en marcha toda una maquinaria de propaganda cultural para afirmar sus bondades, como atestigua la producción de numerosas películas musicales que, centrándose en la vida campesina, conformaron todo un género cinematográfico denominado koljoz, en referencia a las granjas colectivas soviéticas.            

Volviendo al presente y relación con la presencia de la extrema derecha en el contexto urbano, habrá que señalar que en este ámbito se está produciendo una ofensiva de las organizaciones políticas ultraderechistas para obtener apoyo en los barrios obreros, teniendo en cuenta que hasta el momento sus votantes están ubicados en los vecindarios de clase media-alta donde subsiste, en el contexto del estado español y especialmente en zonas de hegemonía del nacionalismo españolista, el citado franquismo sociológico. Por citar algunos casos cercanos que ilustran este fenómeno pueden mencionarse las maniobras que Vox está realizando en Vallekas para introducirse, con una intención desactivadora y de orientación de discurso hacía posiciones fundamentalmente racistas, en las asociaciones y plataformas vecinales que ha podido percibirse, de manera particular, en los últimos tiempos cuando dichas organizaciones se han posicionado en relación con el complejo problema de las narco-casas. Recientemente se ha podido asistir en este barrio al esperpéntico espectáculo de la colocación de una mesa informativa de dicho partido en la explanada de entrada al centro comercial Madrid Sur, frente a la Asamblea de Madrid, con el fin de persuadir a la población de lo benigno de sus propuestas. Asimismo, hace apenas unos meses, coincidiendo con la celebración de la efeméride del 12 octubre (esa triste fecha), en ABM Confecciones recibimos la visita de dos esbirros (patéticos epígonos de los agentes Dupond & Dupont, Hernández y Fernández en castellano) probablemente adscritos a la mencionada organización a la proyección del trabajo del artista Gonzalo Puch, con la intención de recabar información sobre nuestras actividades y en el convencimiento de que, pensando que por su apellido este artista era catalán, en ese señalado día de la fiesta nacional estábamos intentando mancillar, como es costumbre entre nosotras, el buen nombre de la Nación española.

No habría, sin embargo y a pesar de cierto tono humorístico que se pueda sostener frente a algunas de sus acciones, que despreciar sin más la amenaza que puede suponer la penetración del ideario de la extrema derecha en los contextos urbanos de clase precarizada. Existen, al menos, dos factores que despiertan inquietud en relación con la potencialidad de este fenómeno. El primero tiene que ver con el creciente desencanto existente en estos ámbitos, tanto individualmente como colectivamente en lo referido a las organizaciones sociales de barrio, con las políticas desplegadas, en los últimos años y donde han gobernado, por los partidos y listas municipalistas que surgieron como respuesta de la izquierda a la crisis de representación encarnada por el 15 M. Ante esta situación existe un riesgo cierto de infiltración en estos espacios de los posicionamientos de la ultraderecha que pueden, en principio, afectar más a nivel individual que colectivo. Y esto es asó debido a qué esta última instancia está articulada por plataformas vecinales que tienen una larga trayectoria de lucha, desde una perspectiva de igualdad, para la mejora de las condiciones de vida de los habitantes de estos barrios. El segundo de los mencionados factores está relacionado con los procesos de estigmatización, simbólica (medial) y política, al que ha sido sometida, desde hace ya tiempo, la población de estos barrios. Las figuras del cani o la choni ―por no hablar del chivo expiatorio tradicional perteneciente a la comunidad gitana o migrante― son el correlato urbano del paleto rural y que, como sucede con éste último, se les atribuyen las más embrutecidas características del ser humano, por no decir infrahumano según los estándares propios del pensamiento desigualitario. 

En el caso británico, Owen Jones analizaba, en Chavs. La demonización de la clase obrera, como en ese contexto se ha producido un fenómeno de estereotipación de las clases económica y socialmente menos favorecidas en la figura del Chav, mediante el cual se han presentado a las personas inscritas en tal ámbito como objetos del miedo social y del escarnio público. Si bien es cierto que, probablemente, en el contexto del Estado español la operación de linchamiento, simbólico y reglamentario, de estas comunidades no ha tenido la misma intensidad que en el Reino Unido, sí han existido ciertos intentos, especialmente provenientes del entorno del Partido Popular, de introducir este mecanismo en la agenda política a cuenta del asunto de los subsidios o de las reclamaciones de mejora de las condiciones sociales y laborales precarias que sufren. 

Resulta obvio, en este escenario, que la ultraderecha no tiene entre sus objetivos prioritarios concitar el apoyo de migrantes y la comunidad gitana, contra los que su discurso político se orienta, pero sí figura el de seducir con sus eslóganes a la clase precarizada blanca que ―habiendo sido ignorada y despreciada por una buena parte de la izquierda y, por supuesto, por el conjunto de conglomerado neoliberal que considera al menos a una gran parte de sus componentes como irresponsables, ignorantes, perezosos parásitos y, en consecuencia, como perdedores― podría encontrar en ciertos argumentos de extrema derecha una salida a su situación, aunque finalmente esto suponga un pacto mefistofélico.  

Si es cierto que ―tal y como sostenía, en términos de hegemonía gramsciana, Susan George en El pensamiento secuestrado― la derecha laica (neoliberal) y religiosa (ultraderechista) ha logrado imponer hace tiempo y de manera mayoritaria su visión del mundo, en los Estados Unidos desde donde se extiende con mayor o menor intensidad a todo el mundo occidental, ¿cómo se explica que el actual impulso de las ideologías de extrema derecha en el contexto internacional sea presentado insistentemente como un renovado fenómeno emergente? 

No resulta difícil imaginar a estas dos posiciones ideológicas a las que alude George ―aparentemente enfrentadas en ciertos asuntos y teniendo, asimismo, en cuenta que del campo neoliberal participan parte de aquellos partidos que tradicionalmente se han situado a la izquierda del espectro político― como dos cabezas de una hidra que representaría los intereses de una clase dominante que, como señalaba Durruti en la cita que abre este texto, cuando ve amenazados sus privilegios o, más exactamente en lo relativo al escenario actual, quiere extender aún más su dominio recurre al monstruo para asegurar unas condiciones favorables. Según convenga muestra la cabeza aparentemente más seductora y conciliadora (la del neoliberalismo y sus proclamas de cierto sentido de la noción de libertad) o la más impositiva y restrictiva (la de la extrema derecha que apela a un estricto orden social y religioso-moral). Esta imagen recuerda al grabado titulado El Vampiro que realizara, en 1885, Walter Crane en el que mostraba a esta maligna criatura como metáfora visual del capitalismo que explota a la clase trabajadora, extrayendo su sangre hasta su muerte, y cuyo cuerpo correspondería al referido sistema de producción y sus alas representarían a los partidos políticos, de una parte, y a la hipocresía religiosa, de otra. La cuestión, a día de hoy, es si la bestia es en sí misma soberana, como parece sugerir la imagen de Crane, o más bien resulta un instrumento de dominación al servicio  de un poder que, en las últimas décadas, se ha vuelto difuso y nómada. 

Según Tiqqun, en La hipótesis cibernética, el neoliberalismo actuaría como mera coartada de un sistema de gobierno global (la cibernética) que gracias al desarrollo de la tecnología establece unos mecanismos de control expandidos (totalitarios), imponiendo la racionalidad policial propia del Imperio para la realización de una sociedad transparente. Se trata del fin de lo político, en el que perviven utilitariamente sus organizaciones tradicionales (sistema electoral de partidos) para crear un simulacro con el que desviar y controlar los intereses de la población. La cibernética prefiere, por tanto, el poder sobre los intereses que sobre los cuerpos y, en este sentido, no tiene una especial inclinación, aunque pueda parecer paradójico, a coartar la libertad, formulada en cierto sentido. Más bien este tipo de gobierno se alimenta de la libre fluidez de los datos que, dentro de su lógica, conforman el material constitutivo de la subjetividad del Quantified Self, paradigma contemporáneo del yo. Tiqqun sostiene, no obstante, que existe un incremento de todas las formas de represión, en un escenario de hipersecuratismo, que afecta especialmente a aquellas posiciones o actitudes que puedan comprometer el marco dominante. Salvo intervenciones punitivas directas de carácter puntual, el gobierno cibernético optará por la creación de una atmosfera de terror provocado por ciertas amenazas conveniente diseñadas, a través del control tecnológico total de datos e informaciones. De ahí que, ya bajo la denominación de Comité Invisible y en su texto Fuck off Google, afirmen que el gobierno cibernético es por naturaleza apocalíptico. Este modo de gobernanza, pues, necesita del mencionado monstruo jánico (neoliberalismo-ultraderecha) para la imposición, a través de medidas cuya filiación ideológica aparentemente podría resultar contradictoria, de un escenario social de miedo e incertidumbre. 

Sabemos hace ya tiempo, como afirmaba Naomi Klein en La doctrina del shock. El auge del capitalismo del desastre, que el miedo es un instrumento extremadamente eficaz para la imposición de regulaciones socioeconómicas que, en principio, resultarían inaceptables para la mayoría de la población. Por otro lado, es conocida asimismo la capacidad de adaptación del capitalismo (y más en su versión tecnológica) a contextos que, a primera vista y teniendo en cuenta las proclamas del neoliberalismo acerca de la libertad, no resultarían fértiles para su desarrollo. Baste con citar los ejemplos, que facilita Klein, de Chile bajo la dictadura de Augusto Pinochet, de Rusia en tiempos del régimen de Boris Yeltsin o, para añadir un caso más reciente, del modelo capitalista chino.

No es casual, en este sentido, que en los últimos tiempos se haya sacado a pasear el rostro ultraderechista del monstruo, amplificada artificialmente su importancia por parte de los medios, en un momento en el que, desde hace ya algunos años, la oligarquía financiera lleva amenazando con una nueva recesión económica. El diseño y aplicación de un escenario de crisis, con las consecuencias de pauperización de las condiciones de vida generales, puede ser facilitado por la instauración de una sensación de temor frente al retroceso social que representa la ultraderecha. Su agenda política resulta muy conveniente independientemente de su potencialidad de aplicación real. Si finalmente su capacidad de influencia política real no resulta lo suficientemente intensa para generar un giro social hacia sus posiciones morales, el efecto de distracción que producirá en la población ayudará, sin duda, a desviar la atención sobre la expansión de los mecanismos de dominio que Tiqqun vincula al gobierno cibernético. Parte de estas maniobras de desvío de la atención están asociadas a la amplificación político-medial de la amenaza de la extrema derecha con la finalidad de centrar ideológicamente a la población, practicando una suerte de terrorismo informacional, estableciendo una equivalencia especular entre las posiciones de Vox y la de la pretendida renovación del discurso de la izquierda encarnada, fundamentalmente, por Podemos y las listas municipalistas en el contexto del Estado español. En el caso, en principio más improbable, de obtener la agenda de la ultraderecha un papel mayoritario en términos electorales, esta contingencia sería sin duda compatible con la mencionada forma de gobernanza. En cualquier caso, este último escenario resulta incluso más inquietante que el primero, que sin duda puede calificarse como inaceptable, y cuyas consecuencias resultarán catastróficas para quienes piensan, sienten y actúan orientados hacia la igualdad y la emancipación. 

Es probable que Tiqqun tenga razón cuando, ante la expansión del control cibernético, propone como táctica de revuelta la invisibilización (la niebla) frente a la transparencia y que sea un buen consejo, como escribe Samuel Beckett, que no esperes a ser cazado para esconderte. Sin embargo, ante la posibilidad de avance de la moralina ultraderechista basada en el viejo orden, quizás sea necesaria la articulación de comunidades visibles, al menos en sus procesos constitutivos, donde reconocerse colectivamente y experimentar modos de vida otros a los propuestos por orden cibernético y su monstruo bifaz encarnado en el neoliberalismo y la extrema derecha.    

Juerga electoral

Dead Hero – Ladrones

Chroma – Incuestionables

Antídoto – Romper España

Penadas por la ley – Poder de cerdos

Liposo + pá tu jeto – Politicastros

Decibelios – Piara Indecente

Maniática – Elecciones rosa

ManoloKabezabolo – Vota idiota

Drogas Guais – Baila al son del PSOE

Brigada del Vizio – Políticos de mierda

RIP – Antipolítica

Reincidentes – Vota Nadie

Herejía – Abstencionismo

Ardatxo – Abstención

Aleboziia – Abstencionismo

Terror y miseria – Voto Nulo

Epidemia Sin Rumbo – Abstención

Macarrada – Error genético

Ysteria – No votes

Pipe Díaz – No votes, ¡lucha!

Mentenguerra – Nuestros sueños no caben en sus urnas

Eskorbuto – Ya no quedan más cojones, Eskorbuto a las elecciones

Eskorbuto – Es un crimen

La Polla Records – Odio a los partidos

La Polla Records – El congreso de ratones

La Polla Records – El Alcalde

Banda Jachís – No llenas del todo

G.P. – Farsa electoral

Agua Bendita – Vótame

La Pestilencia – Vote por mí

Parásitos – Cerdos del gobierno

HHH – Vota

Banda Trapera del Río – Padre Nuestro

Desastre – Se abre la veda

Barricada – Sabes hablar bien

A Palo Seko – me kago en los populares

A Palo Seko – P.P. Pinocho

Envidia Kotxina – Karta a un presidente

El Coleta con Mueveloreina – Camaradas Cañeros

El Coleta con Jarfaiter – Antitodo 4life

Anarkotics – Cambio de disfraz

Anti-dogmatikss – Políticos

Subterranean kids – Víctimas

Ruído de Rabia – Partidos políticos

BAP!! – Palabras de engaño

Speed – El parlamento es un FC

Último gobierno – Basta ya


Maketa de Último Gobierno