Diciplina Social / Tras la ventana

No Fear. Dos Jotas. En https://disciplinasocial.art/

TRAS LA VENTANA

(Texto de María Santana Fernández publicado originalmente en https://disciplinasocial.art/ )

CONFINAMIENTO

          En plena epidemia no sentimos todo el miedo que deberíamos, igual que no acabamos de sentir la angustia del encierro. Por eso no es creíble el lamento en torno a las cosas que hemos perdido, porque hace tiempo que no son nuestras. Podríamos decir que nos han expropiado de nuestra libertad, pero hace tiempo que éramos marionetas dóciles y voluntarias. Podríamos llorar porque nos han despedido de nuestros trabajos y nos han empobrecido, pero ya vivíamos instalados en una situación de crisis. Podríamos enfadarnos porque no hay recursos sanitarios, ni previsiones gubernamentales, ni coordinación de las administraciones, pero… Ya éramos una sociedad transparente, vigilada y sumisa con una población aturdida por los dispositivos de realidad virtual. Ya nos habían robado la vida.

¡VIVA LA DISCIPLINA!

          Tenemos la suerte de vivir un momento en el que se ha hecho explícita la disciplina social. Es más, deberíamos dar las gracias a nuestro presidente porque hasta hoy ningún político se había atrevido a ser claro y hablarnos con tan pocos tapujos. ¡Qué placer al poder identificar las fuerzas que nos coartan! ¡Qué euforia al oír directamente la orden de encierro y pensar en la posibilidad de desobedecer! Solo en el preciso instante en que se explicita la orden aparece en el imaginario la opción de decir “no”. Por eso, no podemos desperdiciar la oportunidad de comprender en qué consiste el ritual devastador de la autodisciplina que habíamos interiorizado y que reproducimos en cada acto cotidiano. Hay que dejar al descubierto la lógica perversa de un sistema que nunca pide permiso ni informa del despliegue de sus técnicas de sometimiento.

Leer más

Disciplina Social

Enjoy the collapse. Democracia

El término “disciplina social” fue pronunciado por dos veces por Pedro Sánchez en su discurso sobre la implementación del estado de alarma con motivo de la expansión del Covid-19. Inmediatamente fue adoptado por el lenguaje mediático para reclamar obediencia de la ciudadanía frente a unas medidas que han puesto en paréntesis libertades esenciales. El término “disciplina social” también ha ido de la mano de la militarización de la vida cotidiana, en la que hemos visto tanto a la policía imponiendo con especial celo y violencia el confinamiento como a nuestros vecinos convertidos en chivatos encubiertos bajo la excusa de la responsabilidad cívica.

Y Disciplina Social es también el nombre de un espacio on-line para la libre expresión en estos tiempos de pandemia, que busca articular otros discursos y acercamientos críticos a la realidad que estamos viviendo, fuera de posturas oficiales y de consenso. Esta web se construye cada día con nuevas aportaciones literarias y visuales, y se puede consultar en: disciplinasocial.art

El texto que presenta el proyecto es el siguiente:

COVID-19: DISCIPLINA SOCIAL

“Si algo ha de matar a más de 10 millones de personas en las próximas décadas, probablemente será un virus muy infeccioso más que una guerra. No misiles, sino microbios”, anticipaba Bill Gates en una TED Talk impartida en 2015. El cofundador de Microsoft es buen conocedor de las dinámicas víricas, bastante análogas a las de los “virus” electrónicos y, en general, al modelo de comunicación predominante en las sociedades de la información, y siempre se ha mostrado preocupado por este tipo de amenaza, por lo que en el año 2000 fundó la mayor fundación privada del mundo, hoy conocida como Bill & Melinda Gates Foundation. Ésta, junto al Centro Johns Hopkins para la Seguridad en la Salud y el Foro Económico Mundial, organizaron en octubre del año pasado el que se conoce como evento 201, una simulación de la aparición de un nuevo coronavirus incubado por murciélagos y que, al transmitirse a las personas, ocasionaría una pandemia con fuertes efectos económicos y sociales.

Leer más

Sobreviviendo al Virus: Una guía anarquista

La pandemia no va a acabar en las próximas semanas. Incluso si las estrictas medidas de confinamiento logran reducir el número de infecciones a lo que era hace un mes, el virus podría volver a propagarse exponencialmente tan pronto se suspendan las medidas. Es probable que la situación actual continúe durante meses (repentinos toques de queda, cuarentenas inconsistentes, condiciones cada vez más desesperadas), aunque casi con certeza cambiará de forma en algún momento cuando las tensiones en su interior desborden. Para prepararnos para ese momento, protejámosnos a nosotros mismos y a los demás de la amenaza planteada por el virus, reflexionemos sobre los riesgos y la seguridad que plantea la pandemia, y enfrentemos las desastrosas consecuencias de un orden social que nunca fue diseñado para preservar nuestro bienestar en primer lugar.

Las antiguas formas anarquistas de organización y seguridad tienen mucho que ofrecer cuando se trata de sobrevivir a la pandemia y al pánico que está causando.

Continúa leyendo en: CrimethInc

Desmontando al delincuente

Viñeta de Elvisa Pereza

Aitor fue vecino mío durante casi cuatro años en Vallekas, compañero de lucha por el derecho a la vivienda en la PAH y hermano en la construcción de esa frágil y utópica realidad que sigue siendo Monte Perdido 60 bis*. Los tres ocupantes del bloque conformábamos una insólita y estrafalaria familia donde todo era compartido: los recursos y los problemas de vivir en un edificio sin agua corriente ni cédula de habitabilidad, las comidas friganas, las garrafas de agua traídas desde el parque de Amós Acero, las cervezas y las risas en la terraza antes de ir a dormir…

Hace poco más de un mes Aitor dio con sus frágiles huesos en la prisión de Valdemoro, dejando consternadas a su familia, amigas, vecinas y compañeras de La Villana de Vallekas, la Asociación Entrepuentes, etc., quienes redactaron colectivamente un escrito firmado por casi cien personas para intentar conseguir su tercer grado, del que reproduzco un breve extracto:

Hemos convivido durante años con Aitor Barreda Gallego. Durante todo este tiempo Aitor se ha mostrado como una persona tranquila, afable, siempre dispuesta a ayudar en lo que fuese sin pedir nada a cambio. En ningún caso ha mostrado un temperamento agresivo ni ha ocasionado ninguna molestia en su entorno. Además de buen vecino y compañero, Aitor ha sido una persona muy presente en las actividades del barrio, participando regularmente sin ánimo de lucro en diversas iniciativas sociales, lúdicas y educativas y en la lucha por el derecho a la vivienda. Gracias a su presencia activa en iniciativas colectivas de mejora del barrio se trata de una persona muy querida entre nosotras…

Los “delitos” de los que se le ha acusado, todos ellos leves (un intento no consumado de hurto de un cartón de leche en un supermercado, enfrentamientos con la seguridad o participación en el intento de frenar el desahucio de Ofelia Nieto, tal y como hemos hecho en otros muchos lugares), no cuestionan el perfil que el escrito ofrecía ni suponen en ningún caso indicios de una personalidad “asocial” incapaz de reinsentarse.

Fragmento de la primera carta de Aitor a su madre y amigos desde prisión

No obstante, este testimonio colectivo que refutaba el supuesto carácter violento, la “peligrosidad criminal” y la “alta posibilidad de comisión de nuevos delitos” que había contemplado el juzgado, no fue tenido en cuenta, como tampoco las declaraciones de las asociaciones en las que colaboraba altruistamente ni los informes médico-psiquiátricos que daban cuenta del tratamiento que estaba siguiendo desde hacía meses y desaconsejaban su interrupción.

Se da la circunstancia de que Aitor había empezado a manifestar pequeños brotes psicóticos que empezaban a minar sus capacidades y su estado anímico, razón por la que reunimos un grupo numeroso y diverso de apoyo y seguimiento de su proceso terapéutico conformado por familiares, amigxs, profesionales de la salud y trabajadores sociales. En el momento de su ingreso este trabajo comenzaba a dar sus frutos, y Aitor volvía a ser el chico alegre y brillante que siempre había sido. Pero ni su enfermedad ha sido considerada como atenuante ni se ha valorado lo contraproducente que puede resultar interrumpir la terapia justo en este momento, aislándolo cuando más necesita el calor y el apoyo de su entorno.

Solo puedo concluir que Aitor se encuentra en prisión más por su perfil social, su falta de recursos económicos y su actividad política que por sus actos. Y que su caso no es único, sino que nuestras prisiones están llenas de personas a las que no se ha ofrecido ninguna oportunidad, que han sido duramente golpeadas cuando intentaban levantarse y que entre rejas van dejando de abrigar ninguna esperanza de futuro.

  • Monte Perdido 60 bis es un proyecto colaborativo en torno a uno de los edificios recuperados por PAH Vallekas para personas sin recursos habitacionales que ha sido mostrado ya en ABM Confecciones (Puente de Vallecas), JACA Jornadas de Arte y Creatividad Anarquistas (Carabanchel), ACVIC Centre d’Arts Contemporànies (Vic) y próximamente se presentará en la Escola Massana de Barcelona.

La calle como objeto de creación

Sobre el taller de fotografía introspectiva, social y participativa “Barrio e Identidad”

«Cada forma de actividad social define su propio espacio. La forma que toma el espacio en la ciudad es un símbolo de nuestra cultura, del orden social existente, de nuestras aspiraciones, necesidades y temores.»

David Harvey, 1977

Soy fotógrafa, investigadora y profesora de fotografía. El inicio de mi interés sobre el valor antropológico de la fotografía en el documental etnográfico comenzó cuando estudiaba Comunicación Audiovisual en la Universidad de Málaga. Sin embargo no fue hasta 2015, cuando inicié el proyecto Foto Acción Almería con mis alumnos de Fotografía de la Escuela de Arte de Almería, cuando comencé a experimentar el poder de la Fotografía como herramienta para comprender el mundo. A partir de diversas experiencias, comencé a pensar también en el peligro de la cámara fotográfica como herramienta de poder.

El poder de producir significados simbólicos a partir de un material neutro y dúctil ha llevado a los artistas desde siempre a crear utopías y obras de arte. Cuando ese material ni es neutro ni tan flexible y a nuestra disposición como pretendemos, llegamos a pensar que esa figura demiúrgica que Platón relacionaba con Dios ha llegado hasta hoy en una actitud que, pudiendo ser bastante ingenua, acaba resultando totalitaria. ¿Cómo de autoritarios somos cuando tenemos una herramienta de creación y comunicación en nuestras manos? ¿Son la calle y los vecinos objetos de creación para nuestras comunicaciones?

En 2015 tuve ocasión de compartir con los compañeros del Grupo de Estudios Antropológicos “La Corrala” de Granada (muy vinculados a Solidarios Casa del Aire), y otros colegas docentes y artistas, en torno a la publicación “Capital y terruño” de Valeriano López y Susana Velarino, una actividad divulgativa respecto a la responsabilidad gentrificadora de los diseñadores urbanistas, dirigida a nuestro alumnado participante en un concurso de ideas para “embellecimiento” del Casco Histórico de Almería propuesto por el Ayuntamiento. La visión antropológica y sociológica, así como la experiencia social y de activismo, me da una visión acerca de la construcción de ciudad, comunidad y sociedad que me es difícil compartir cuando desarrollo mi labor docente o me relaciono con otros fotógrafos.

Es por eso que he ido creando una serie de talleres, que imparto con los colectivos que me los solicitan, en los que mi manera de abordar la calle y la fotografía pasa por la visión de apoyo y el respeto mutuo (si esto fuera posible tras la autocrítica y el análisis de las incoherencias).


En estas reflexiones abordo siempre tanto el papel de los artistas fotógrafos que abordan la calle como escena, como el de los diseñadores que participan en las estrategias urbanísticas de las instituciones y particulares, e incluso el de quienes, en ocasiones, nos planteamos el uso del artivismo en estos procesos de divulgación, comprensión y visibilización de lo precario y de sus luchas.

Leer más

Crisis y Error: conferencia performativa de Etcétera.

Lunes día 25 de Noviembre a las 19:15 h.

Instituto Do It Yourself , C/ Manuel Laguna 19, Vallecas, Madrid.

Abriendo un diálogo entre el Archivo Etcétera y el Archivo de Prácticas Colaborativas, asociado al Instituto Do It Yourself, el colectivo Etcétera (Buenos Aires, 1997) presentará una conferencia performativa en torno a las prácticas colectivas y el archivo del grupo. Un recorrido audiovisual a través de los registros realizados durante las acciones por el propio grupo en contraste con los las notas y artículos periodísticos publicados por los medios de comunicación masiva. El itinerario incluye algunas de las actividades más emblemáticas que el grupo ha realizado en colaboración con diferentes contextos junto a movimientos sociales, ambientalistas y de Derechos Humanos.

Leer más

Arte y Propaganda por el hecho.

ARTE Y PROPAGANDA POR EL HECHO
10.10.2019 – 11.01.2020
A cargo de Democracia

Byron Maher/ Sindicato de manteros – CDR Joan Rebull – El Pressentiment – En Contingencia – Laura Pinta Cazzaniga – Monte Perdido 60 Bis – Sitesize

Inauguración, jueves 10 de octubre a las 19.00 h en ACVic Centre d’Arts Contemporànies (Sant Francesc, 1 Vic)

Esta exposición se configura alrededor de las nuevas prácticas artísticas de inspiración libertaria que se están dando actualmente en el estado español. Prácticas que más allá de su propio contenido político, son políticas por las condiciones de producción y difusión, ajenas a la institución arte y que buscan imbricarse con determinados movimientos sociales. Desde hace unos años podemos cartografíar una serie de encuentros en los que se ha buscado reflexionar de manera colectiva sobre las relaciones entre arte y anarquía en las que la presencia del activismo de cuño libertario ha sido indisociable: Arte y propaganda libertaria (Madrid, 2015), ANARCO (Valencia 2016-17), las Jornadas de Arte y Creatividad Anarquistas (Madrid, 2015-2019).

Leer más

ArteGuillotina

ArteGuillotina/Obra gráfica contra la monarquía

Inauguración el 13 de septiembre a las 19 h. en la Fundación Anselmo Lorenzo, Calle Peñuelas 41, Madrid.

A continuación el texto de Luis Navarro para el catálogo:

CUENTOS DE AYER Y DE HOY

La Constitución española de 1978 arranca con una grave incoherencia que hace inviable su interpretación orgánica. En su artículo 1 define a España como un estado democrático cuya soberanía reside en el pueblo, para señalar a continuación que su forma política es una monarquía, por más que parlamentaria. En términos lógicos esto supone afirmar de manera axiomática principios contradictorios en un mismo texto que pretende ser constituyente. Es decir todas las demás leyes orgánicas y derivadas deben ajustarse a los fundamentos constitucionales, y ninguna nueva norma jurídica que apruebe el parlamento puede entrar en conflicto con ellos.

La carta robada

La palabra monarquía indica que la soberanía, la fuente del poder político, reside en una sola persona, mientras que en las democracias emana del pueblo de una forma u otra. La teoría política ha cambiado poco respecto a la clasificación de las formas de poder establecida por los filósofos clásicos, quienes distinguían entre el gobierno de uno (monarquía), el gobierno de una clase, ya fuese de sabios o de militares (aristocracia), o el gobierno de todos (democracia), o al menos de todos aquellos a los que se reconocía la condición de ciudadanía. Estas tipologías tenían carácter excluyente a la hora de aplicarse a la organización del estado, y en particular monarquía y democracia ocupaban los extremos más alejados de la nomenclatura: la monarquía se justifica en todos los casos mediante recurso a un principio trascendente, sea de orden teológico o identitario, mientras que las democracias lo hacen en base a principios inmanentes, materialistas o pragmáticos pero básicamente seculares. Las monarquías parlamentarias europeas modernas son un injerto, una criatura monstruosa nacida de especies que se odian cuyo único propósito es limitar y controlar despóticamente el sano ejercicio de los derechos democráticos.

No es la única contradicción en nuestra carta magna referida a la Corona. Según su artículo 14 “los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”, pero el 56 establece que “la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”. De donde se seguiría que el rey no sería español, o acaso no sería humano, como aseguraban los Sex Pistols de la reina Isabel II o como afirman algunos conspiracionistas.

Está claro que este principio de igualdad inherente a la democracia no puede darse en un estado monárquico, siquiera sea por la banalidad de que ningún ciudadano puede acceder a la jefatura del estado, sea cual sea su capacidad o el apoyo social que concite, si no es el poseedor de los derechos dinásticos. Y estos derechos no son una cuestión simplemente genética. Las monarquías modernas ya no se justifican en razón de un mandato divino, pero siguen siendo resultado de un derecho de conquista militar en la mayoría de los casos. Es decir, se implantan mediante la violencia, se sostienen mediante el uso intimidatorio de la fuerza y no suelen caer sino violentamente.

Leer más