Calendario del 80 aniversario de la Guerra Civil en Madrid. 1936-2016

Publicado en Memoria Histórica

Imágenes del año 1936 sobre el Madrid actual.

calendario RETROGRAFIAS A401

calendario RETROGRAFIAS A402

calendario RETROGRAFIAS A403

calendario RETROGRAFIAS A404

calendario RETROGRAFIAS A405 bis

calendario RETROGRAFIAS A406

calendario RETROGRAFIAS A407

calendario RETROGRAFIAS A408

calendario RETROGRAFIAS A409

calendario RETROGRAFIAS A410

calendario RETROGRAFIAS A411

calendario RETROGRAFIAS A412

calendario RETROGRAFIAS A413

18 respuestas a “Calendario del 80 aniversario de la Guerra Civil en Madrid. 1936-2016

  1. Santi, genial la yuxtaposición cronotópica, pero el próximo como el de Églantine, pues hay que darle una vuelta a lo de la visualidad y al santoral de los días. Queda rarillo ver la “Inmaculada Concepción”, el “Día de la Hispanidad”, el “Día de la Constitución” y tal… El estado de excepción (revolucionaria) de aquellos años merece quizá una nueva semántica de los días. Un buen proyecto para la Asociación de Artistas Antifascistas, harán falta poetas.

    (También me pregunto sobre el gesto inverso, tratar de meter en la guerra imágenes de hoy… para dar cuenta de otra violencia, que el tiempo del hoy mantiene activa sobre el de ayer…tristemente el ayer no irrumpe en el hoy, sino que el hoy no ha dejado de aplastar el ayer)

    Y recuerdo al hilo este gran trabajo de Javier Marqueríe…
    http://teatropradillo.com/events/javier-marquerie-bueno_expo/

    1. aunque igual…. qué se yo… está bien dejar esos nombres de los días… al fin y al cabo nombran el tiempo que hay… y no otro…. y tengamos que tragarnos esos fulgores dialécticos…

    2. DAIGUAL, las faldillas mensuales con los números están escaneadas de la marca más tradicional que se venden todavía en las librerías de siempre y forma parte de la memoria visual de cualquiera con algunos años Su carácter popular y general, lo hace se reconocidas por mas gente.

      Pero como novedad es el primer año qué no aparecen los nombres precedidos del “San” de toda la vida. Solo viene Antonio, Pedro…(salvo los pocos que citas, que son formas completas). Es un paso laicista importante en una cultura tan católica como la nuestra. Vamos, que estamos tardando ya en cambiar “hoy es tu santo” por “hoy es tu día”

      Y La otra opción de hacer los meses con efemérides ácratas o parecido, por su carácter, resultaría un calendario limitado al consumo del entorno del propio movimiento.

      Me reclamo de la cultura popular, la que gusta en la mayoría de las veces a cualquiera de un cierto ámbito social, la de la calle, que va por libre y que suele estar alejada de mundo de la universidad, salas de arte, instituciones, museos…

      La Asociación de Artistas Antifascistas bien podría interesarse por hacer Calendarios de cada uno de los soviets más reconocidos de nuestra ciudad, como Arguelles, Lavapiés Vallecas, Carabanchel…

      A Javier Marqueríe no lo conocía, pues dejé de buscar fotos así al acabar las mías, hace ya tiempo. Lástima que descuide el encaje de la foto, pues es en la exactitud del montaje donde le veo yo la gracia al asunto.
      Saludos cordiales

  2. Hola Santi Ochoa, por seguir con la conversación nada más… sí que me parece que se hace un uso del pueblo que rebaja un poco sus capacidades al decidir para él siempre formas simples y básicas… como si no estuviera capacitado para las formas que decidimos son “cultas”. Es un clásico, vaya, del modo en que el marxismo se ha relacionado siempre con el pueblo. Como si éste necesitara ir poco a poco, porque es e Tampoco me refería exactamente a hacer un calendario con “efemérides” antiautoritarias… así como afines a una ideología… (aunque si se tratara simplemente de “luchas” no veo por qué serían antes de un “movimiento” que simplemente de las gentes que las hicieron)… me refería más bien a que las fotos que trajiste hablan de ese estado de excepción revolucionario, en fin, hay barricadas y resistencias… y eso exige por decirlo de algún modo un “tiempo nuevo” o al menos nombrar el tiempo “de nuevo”. El calendario republicano pues ya sabes, nivoso, brumario…. el día de la cebolla, el día de la patata… recoge muy bien ese gesto. A partir de la revolución los días no son lo mismo vaya, y sé que no hay revolución en marcha ahora mismo, pero me pareció chulo que otro calendario nos lo recordara. Los zapatistas también lo entendieron muy bien y se saben como en otro tiempo, en otro calendario como dicen. No se trata de imponerle a nadie ninguna otra nomenclatura sino de conservar al menos en las formas del arte ese impulso de ruptura, de excepción poética.

    Me pareció un buen trabajo de verdad para asumir colectivamente como otras veces hizo la Coordinadora de Artistas Antifascistas…trayendo esta vez así no sólo la preocupación antifascista sino también la revolucionaria.

    (De todas formas…. y dicho con cariño….muchas volteretas hay que dar para justificar lo del día de inmaculada o la hispanidad con la caña que han dado por aquí! : ))) … aún con todo, yo no quise ser menos y aportar al menos el argumento de que en ese sentido, el calendario no era una fantasmada y es como si reconociera que efectivamente compartimos el mal calendario sin revolución en el que vivimos)

          1. Bueno, no sé de qué habría de recuperarme, de verdad. Hasta donde yo sé, había conversación con Santi, intercambio de ideas y tal, quizá también con otra gente que no ha comentado nada pero sí leído o visto el post.
            ¿Igual me debo recuperar de haberme encontrado con el gran parodiador de Contraindicaciones? La tónica general de este foro queda muy tocada con tus apariciones, la verdad y se puede decir que eres el único habitante de este foro.
            Fíjate, has desviado la conversación de la cosa, del trabajo en sí que era muy interesante hacia mí, que ya ves, da completamente igual, porque nada de lo que dije está adherido a ningún sujeto y puede ser pensado por cualquiera. Sin embargo tú, pareces sólo dedicarte a identificar aquello que parodiar o ironizar (porque como localizador de monologuistas no atinas, un monólogo es otra cosa, tú mismo viniste a hablar por aquí). A final final eres un gran propagandista de lo peor: un lugar que podría valer para conversar, la ley de hostilidad. Igual te estás riendo ahora, pero ten cuidado, algunas risas terminan ahogando a sus reídores. No hace falta que busques esta cita en la Dialéctica negativa.

            Salud.

          2. Muy bien llorado, Daigual, ese troll tan maloso ha desviado la atención lejos del lugar dónde, guiados por tu ejemplo, deberíamos ubicarla; En un remedo de conversación umbilical, virtual y autoconcluyente, sobre la misión exclusiva de la que afirmas los poetas sois depositarios, y en la que resultais tan,tan, tan necesarios para nosotros, el pueblo… ese pueblo que otros minusvaloran pero que vosotros, los vates, sabeis apreciar en su compleja simpleza.
            Agradezco, desde la risión que tanto te incomoda, el que reserves breves fragmentos de tu ocio para direccionar a Santi Ochoa en la mejora de su ya excelente calendario, y que en el proceso nos indiques que para ello harán falta poetas certificados. Apenas ha faltado adjuntar CV y linkedln actualizado de tus constelaciones afectivas.

            Nos queda claro que, según tu punto de vista, solo quien cacarea desde las cumbres de un lirismo pequeño burgués estará capacitado para modificar, muy revolucionariamente, la nomenclatura del calendario nacionalcatólico.
            No me extraña que pretendas reservar esa especialización a tus iguales, por lo que pueda pasar: Leyéndote, los rudos integrantes del pueblo prosáico, mi estimado Daigual, no dudaríamos en renombrar el día dedicado al santo-poeta de tu nombre de pila como “El Día de la Marmota”.

  3. Ey, sexadora de payos o idenficador de monologuistas.
    No sé de qué hablas. No sé qué ejemplo dices que pretendo dar, ni donde los lloros, ni siquiera recuerdo haber hablado de mí, eres tú quien no ha parado de pretender hablar de alguien que ni siquiera conoces cuando aquí se estaba hablando de otra cosa, de calendarios y revolución y formas. No supe donde estaba el monólogo (que por otro lado no has parado de contestar), no sé de dónde te sacas que soy poeta (hablé de los poetas por Fabre D’Englantine que es quien pergeñó la locura del calendario republicano), no tengo linkedin, o por qué te crees capaz de hablar de “nosotros el pueblo”. En fin, no sé qué lees cuando alguien escribe algo, ni qué clase de basura tienes en la cabeza. Si a ti te parece excelente el calendario de Santi, pues na, a celebrar el día de la hispanidad o de la inmaculada o de Europa o lo que te salga de la polla. A mi me parecía que estaba bien, pero que tenía cosas impensadas. Yo sólo trataba de pensar, sin ofender a nadie, y de paso traer un trabajo afín a al de Santi, el de JMarqueríe. No tengo ni idea de lo que tienes en la cabeza, pero si te parece tan mal todo esto, qué sé yo, ignóralo. Pero te veo esperando con ganas a que llegue el día de la marmota para poner en práctica tu empeño de poner a la gente en su sitio. Eres como un gran propagador de mierda. Un día te van a pegar una mojá.

    1. Ains, Daigual… Pocas veces un nombre resultó tan poco apropiado como el tuyo, visto lo visceralmente que te afecta el que señale algunas de las incongruencias y llantos que, una vez más, has vertido aquí.

      A ver si despacito lo pillas:
      Lo que define este proyecto de Santi Ochoa es aquello que no has sabido ver, ni siquiera después de que él mismo te lo explicase con claridad.
      Este calendario no ha sido diseñado para responder a las demandas del discurso artístico: Opera en otro lugar.
      Por tanto, no aporta nada el analizarlo desde los parámetros que modulan ese mercado, ni someterlo a soliloquios normativos, habituales entre quienes ejercen “los oficios del arte” y los que aspiran a hacerlo.

      Está muy claro que no llegas a comprender que la acción desde lo popular que practica Santi Ochoa se asienta en una meridiana consciencia de clase.
      Por contra, apareces anclado en una visión elitista que reafirma con arrogancia la dicotomía entre High Art y subproducto populachero para la plebe.
      Mas clarificador todavía del sustrato ideológico desde el que te manifiestas, es el hecho de que identifiques ese partenalismo en el que los poderosos suministran de forma masiva subcultura a los sometidos, directamente con el marxismo… ¿pero tú dónde vives?

      El calendario de Santi plantea una yuxtaposición de dos líneas temporales sobre un soporte preexistente y reconocible.
      No se plantea como artefacto de consumo cerrado y definitivo.
      Puedes colgar en tu cocina una copia del resultado de sus horas de trabajo sin establecer ningún tipo de transacción económica con él: Te lo descargas y lo imprimes. Si no te gusta la nomenclatura de las fechas, te haces una a tu gusto, la Vegap no se va a meter contigo por ello.
      No ha sido pensado para operar en el nicho de mercado que algunos artistas han localizado, hace décadas ya, en esa rentable fascinación burguesa por ciertas formas arquetípicas (y desactivadas) de lo revolucionario.
      El calendario del 80 aniversario que aquí tratamos no plantea, por tanto, un enunciado pretencioso.

      Que tú o cualquier otro meritorio se presente para sugerir modos de inocular esa presunción cursi solo genera un efecto real: te define ante todos los que te leemos, quieras o no, como engolado y pedante.
      En esa misma línea gremial desde la que escribes, pero que te muestras incapaz de percibir, está el hecho de que dejes caer la puyita autoral de que otro señor ha echo una exposición parecida…
      No te enteras de nada, pero te da igual.

      Deberías afrontar abiertamente esa pulsión comisarial que te mueve a corregir el calendario de Santi o dictar tareas que en tu opinión debiera acometer la extinta Plataforma de Artistas Antifascistas.
      Ponte a ello.
      Hay cienes y cienes de instituciones artísticas en las que tu visión trasnochada tiene, todavía, muchísima cabida.

      1. ¿Pero no te das cuenta la clase de rebajamiento a la que sometes a la clase, al pueblo o a lo que sea? Tu mirada es profundamente desigualadora y no eres capaz de imaginar que en las habitaciones de los barrios obreros pueda escucharse Bach o escribir ovillejos, o disfrutarse de un cuadro de Velazquez. Tú división entre lo alto y lo bajo, entre listos e ignorantes, te permite hablar en nombre del pueblo y la clase obrera pero a condición de que ésta no encuentre modos de emanciparse por sí misma. De verdad las acusaciones que lanzas no valen con lo que se dijo aquí. Cualquiera, inclusive un obrero (si no, los que más) pueden darse cuenta de que ese tiempo, no es el suyo. Pero no, preferís seguir frecuentándolo como un ser torpe, que necesita formas simples, vulgares y nada complicadas.
        Y bueno, tú explicación sobre la obra es verdaderamente un sofisma sin fin que te ha exigido dar algunas cuantas volteretas de sentido. (Me hablas de puyita autoral y estás defendiendo un calendario cuyo autor aparece serigrafiado en la primera página. Pardiez.)
        Lo dejo aquí, porque ya te bastas solo o sola para hacerte una idea del mundo y de quien tienes delante. Jamás respeteras nada que pueda venir de lo que no seas tú. Quizá si escucharas sin tanto desdén, algún día podría morir al policía que vive en ti.

  4. La amenaza en el mismo Congreso y el posterior asesinato del jefe de la oposición (el equivalente al actual Rajoy), el 13 de julio de 1936, a manos de la propia Guardia de Asalto del régimen no deja de ser un sano ejercicio democrático, muestra del orden, racionalidad, consenso, seguridad y libertades distintivos de la República.

    Que lo mismo el asesinato era el democrático deseo del pueblo, ¿eh? Que no digo que no… Sólo que, quizá, ese tipo de decisiones, convendría ratificarlas en un referéndum (o una asamblea al menos…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *