Carta abierta al próximo concejal de Cultura del Ayuntamiento de Madrid: Guillermo Zapata.

Publicado en ¿Qué pasa aquí?

DSC_9623
Pedro Corral, concejal delegado del Área de las Artes, Deporte y Turismo del gobierno saliente (como todo parece indicar) del ayuntamiento de Madrid.

Me permito lanzar esta carta abierta sin saber muy bien quién pueda ser su destinatario, ciertas voces, ciertos susurros en la barra de los bares conceden la Concejalía de Cultura del Ayto. de Madrid a Guillermo Zapata (quizás sea porque va el 11 por la lista de Ahora Madrid y por su posicionamiento en contra de la Cultura de la Transición, que le hace acreedor de un puesto semejante… el de encabezar una nueva concepción de Cultura).

Como decimos, estamos hablando de rumores, como corresponde a un blog centrado en el amarillismo y sensacionalismo como es el nuestro, en cualquier caso y sirva como descargo, nos dirigimos a quien vaya a ser el próximo concejal de Cultura de Madrid, sea Zapata o cualquier otro.

Lo primero que deberíamos demandar en esta carta abierta a ese futurible concejal, sea quien sea, es que trate seriamente con sus vecinos, y que no los quiera engatusar con acciones tan lamentables como la comunicación del eje de cultura de Ahora Madrid en formato asamblea, llevado a cabo el pasado viernes entre Matadero Madrid y Madrid Río. Aquello fue un paripé, un insulto a los vecinos que no es digno de una agrupación popular que debería tratar al “pueblo” con respeto.

El pasado viernes se escenificó un simulacro de asamblea en las cercanías de una de las instituciones culturales más pronunciadas (y por lo tanto nefastas) del anterior equipo de gobierno, ¿por qué esa dependencia sumisa a la institución? ¿por qué no haberlo hecho en cualquier otro sitio? ¿había realmente una necesidad de señalar que eso va a ser de los nuevos?¿otro acontecimiento “contracultural” acogido y pilotado por la institución como la ocupación del patio del Reina Sofía?.

Leídos los puntos de cultura del programa electoral, se dio paso a todo aquel que en la asamblea tuviera algo que proponer, asi nos encontramos con la necesidad de un espacio para las Danzas del Mundo, o la imperiosa urgencia de recuperar no se qué órgano de no se qué iglesia… la intervención que arrancó más aplausos fue una que clamaba literalmente por ” hacer la Segunda Movida Madrileña”. Muy seriamente… ¿es esta la mejor manera de abrir conversaciones con el tejido cultural para ver qué hacer? ¿o no puede haber un canal mejor? Este formato derivó vergonzosamente en una dinámica del “¿qué hay de lo mío?” al menos tan casposa como la pre-existente. Eso sin tener en cuenta que con las peticiones de escenarios callejeros para los titiriteros se mezclaba el drama laboral de técnicos y demás currantes sometidos a la privatización pirata de Madrid Destino, Cultura, Turismo y Negocio, leviatán absoluto del mundo cultural madrileño. De repente unas urgencias hacían palidecer de ridículo a otras.

Así que lo dicho, señor concejal, trátenos con respeto y ahórrese puestas en escena insultantes incluso para aquellos que fervientemente les apoyan.

La segunda cuestión tiene que ver con su propio puesto , ¿sería usted capaz de proponer una concejalía colegiada con los distintos sectores del tejido cultural madrileño?¿Cómo podría una concejalía convertirse realmente en una voz popular?

Menudo gesto, menudo desafío.

25 respuestas a “Carta abierta al próximo concejal de Cultura del Ayuntamiento de Madrid: Guillermo Zapata.

  1. Guillermo Zapata Romero: Es una pena que una carta que plantea al final una pregunta tan interesante sobre la apertura de nuevas formas de discusión de la cultura y la gerencia colectiva parta de una idea tan atravesada de la representación por la que si hay una asamblea que habla de cultura y de Ahora Madrid es de alguna forma idea mía y no fruto (como así fue) de un deseo de encuentro para nada atravesado por un plan a priori ni buscando, por cierto, un resultado en términos programáticos. Hubo un tiempo (cercano) en el que sentarse a hablar caóticamente nos parecía bien per se y no un medio para un fin.

    Sobre la segunda pregunta creo que es la pregunta clave en general y habrá que ver como resolvemos colectivamente ese asunto y hasta dónde es posible ese dimensión colectiva de una institución sumamente personalista.
    8 · 12 h

    Amador Fernández-Savater: Echo a faltar en la carta siquiera una línea de reflexión sobre qué puede hacer también por sí misma la gente concernida por eso que llamamos “cultura”, más allá de demandar esto o lo otro “a quien corresponda”. Ay, autonomía, ¿dónde te fuiste?
    9 · 12 h · Editado

    Guillermo Zapata Romero: Eso también, pero evidentemente si me apelan a mi asín en plan “el señor con la obligación de favorecer la autonomía” pues eso no me sale. Ese día mientras sucedía la-por otro lado sumamente alegre asamblea (eso me dicen, pq no estuve) en Madrid pasaban otras tres mil kilocosas que son eso que llamamos cultura. Pero bueno, supongo que ni tanto ni tan calvo.
    1 · 12 h · Editado

    Silvia Nanclares: Creí que la carta la escribía Pedro Corral. Hubiera sido mejol.
    2 · 7 h

    Amador Fernández-Savater: Me repito a ver si: más allá de que se compartan o no los términos de la carta, se plantea el problema de las relaciones entre la nueva gestión y la gente/ el pueblo/ los vecinos de Madrid. ¿Cómo se piensa y se imagina? Al menos esta carta puede servir para darle a la discusión ¿o no?
    1 · 7 h · Editado

    Silvia Nanclares: Bueno, siendo muy benévolos, sí, pero su tono no incita a dialogar mucho. Aunque sí, esa es una de las preguntas clave ahora. Y lo de Corral no era irónico. Es que lo he creído.
    2 · 7 h

    Guillermo Zapata Romero: Yo el limite en el que me veo es muy pragmatico. Aún no sé como va a funcionar esa dinamica institucional en lo concreto (cosas muy simples como la disposicion o no a la apertura de los trabajadores/as municipales) Entonces noto que todo diseño así muy pensado no sirve. Si hay, entiendo yo, algunos principios mas de intentar ir por detrás de lo que ya sucede, de dar sustento mas que de dirigirlo, pero esa misma noción no se como se hace concreta en la programación del circo Price, por poner un ejemplo concreto también.
    1 · 6 h

    Antonio Gonzalez Carrillo: ¿ colectivamente ¿ ¿ dimensión colectiva ¿ asamblearismo caótico.

  2. Gracias por su benevolencia.

    En cuanto a lo de la autonomía, ese es otro cantar (el cantar de los cantares), pero es que eso ya está ahí de por sí, no hacen falta partidos, ni elecciones, ni otras ostias para ejercerla.

  3. 4 h · Editado

    Diego Herranz Andújar: Tampoco parece k en esto la cultura deba ser un caso aislado en el conjunto de aspectos k gestione el ayto… No se si la carta propone hacer presupuestos participativos de la cultura y cosas así, es decir aplicar los métodos participativos a la cultura tal y como se proponen para todo lo demás, el urbanismo, etc…
    2 · 4 h

    Amador Fernández-Savater: Llevamos meses de altísima retórica sobre “el gobierno de la gente”, “la gestión participada”, “la alcaldía distribuida”… Lo que me parece rescatable de la carta es la pregunta sobre cómo se piensa concretar eso, aunque por ahora sea sólo a nivel de lo que se haya imaginado, estudiado de otros lugares, etc. A veces parece como si nos quedáramos ya a gusto con la sola enunciación de las cosas…
    3 · 4 h · Editado

    Adolfo Estalella: No sé qué les has visto al panfleto, más que carta, Amador Fernández-Savater, para pensar que puede dar pie a un debate interesante sobre la cultura en Madrid. Un escrito que comienza con la típica descalificación infundada de Matadero, que no reconoce la diversidad institucional de ese espacio y la variedad de sus sensibilidades culturales/urbanas, demuestra poco tacto por los matices. Ignoro lo que ocurrió en la asamblea, y no puedo hablar de ella, pero algo que aprendimos en las calles es que que de los detalles pequeños se puede hacer gran política. El tono despectivo de la carta por quién se preocupa por “el órgano de no sé qué iglesia” o quien desvaría con la segunda movida madrileña, creo que dice poco del cuidado por ‘el pueblo’ de quien la ha escrito. Hay quien utiliza el pueblo como sinónimo de ‘lo que yo creo importante’. Francamente, si hemos de arrancar uno de los muchos debates sobre la cultura de Madrid, o el Madrid de la cultura, creo que será con otros escritos.
    4 · 3 h

    Rubén Caravaca: La carta es lamentable, pero no debe de extrañar en un “blog centrado en el amarillismo y sensacionalismo” como se autodenomina. Que lo importante sea “lo de la movida” por cierto quien lo comentó en torno festivo lleva un par de legislaturas en al Ayto dando la cara por el tejido cultural madrileño. Que no se valore la apuesta por la democracia cultural, la primera vez que se plantea en un programa electoral, que no comprenda la importancia de la descentralización horizontal y vertical o la puesta en marcha de una nueva economía política de la cultura, donde la precariedad de los trabajadores no sea lo habitual, pone de manifiesto que el autor de la misma solo quiere poner en el debate un interés particular. Que varios cientos de personas, además de hablar de su libro, esten hablen de como articular algo -no se sabe que- para ese programa electoral pueda desarrollarse es un reto impensable. Que se menosprecie las aportaciones de cada una de las personas que participaron es si es un insulto individual y colectivo. Menos mal que eses modelo de gestionar se ha acabado y todas vamos a echar una mano a Guillermo Zapata Romero o el compañero/a que sea para demostrar que se puede hacer otra política cultural hecha entre todos donde prime lo colectivo y no lo gremial.
    2 · 3 h · Editado

    Adolfo Estalella: Yo creo que el debate sobre la cultura se lleva dando desde hace muchos años en lugares que conocemos en Madrid (ni siquiera voy a nombra cuáles) y sobre todo, y eso es ahora quizá lo que más debiera preocuparnos, en lugares que no conocemos. A mi lo que más me preocuparía no es la cultura que queremos, que creo (digo creo) que me pondría muy pronto de acuerdo contigo, Rubén, Guillermo… en más o menos cómo entendemos la cultura y cómo debería ser una cultura pública. Aunque luego nos enredáramos en una discusión desaforada sobre detalles y matices (¡ah, los detalles en política!). Lo que me preocupa son todos esos sitios donde se debate sobre cierta cultura que no encaja con la idea que tenemos, los sitios donde se debate sobre ese asunto y que uno no conoce y con los que nunca ha interlocutado. La cultura que se preocupa por el órgano de no sé qué iglesia y los bienes patrimoniales, o por… ni siquiera sé qué. Entonces, cómo hacer espacio para una cultura común con la que disentimos radicalmente, porque si todo está hecho a nuestra medida y sensibilidad, será más de lo mismo por mucho que sea diferente.
    2 · 3 h

    Alberto Nanclares: Contraindicaciones, siempre comprometidos con la defensa de los privilegios de su chiringuito de “artistas discursivamente políticos”
    2 · 3 h

    Amador Fernández-Savater: De acuerdo, el dedo que señala es un poco idiota, pero podríamos mirar la luna! Es decir, la pregunta final sobre “cómo podría una concejalía convertirse realmente en una voz popular”. Bueno, tal vez en la siguiente…
    3 h

    Alberto Nanclares: Olvidemos las formas, y Pensemos en la pregunta: ¿Cómo una concejalía podría convertirse realmente en una voz popular? Para mí, como ciudadano, esa es una idea que no me gusta nada, especialmente en cultura, donde claramente todo el mundo puede participar libremente, con o sin voz, dentro y fuera de la concejalía, del establishment, del sector… ¡”Voz” “Popular” y “concejalía” en una sóla frase!
    1 · 2 h

    Amador Fernández-Savater: Olvidemos las formas, deconstruyamos también los mismos términos de la pregunta! Sigue substiendo algo? Tal vez la relación entre “gestión institucional” y “ecosistema” cultural? Como lo plantea JC LN un poquito más abajo, por ejemplo…
    2 · 2 h

    Alberto Nanclares: JC LN pone el marco con gran éxito, creo: Y en ese sentido, lanzo la pregunta… ¿cómo podría la (concejalía, institución, gobernanza… ponga el sustantivo que quiera aquí) (relacionarse, apoyar, gestionar…ponga el verbo que quiera aquí) el “Ecosistema cultural”? (a mí me gusta esa forma de llamarlo)
    1 · 2 h

    Adolfo Estalella: Pues arrinconemos entonces la formulación: ‘concejalía convertida en una voz popular’ y buscamos una alternativa a través de lo que ya conocemos. Qué tal una concejalía que sea una infraestructura ciudadana. Porque lo que conocemos no son proyectos que dan voz sino que construyen infraestructuras, diría que infraestructuras que piensan la política más desde la escucha que desde la voz, que es una manera de dar cuenta de las asambleas (acordémonos de la escucha activa). ¿Cómo sería una concejalía de la escucha activa?, ¿qué tipo de espacios, infraestructuras y metodologías requeriría? Sloterdijk cuenta que los invernaderos construidos en el XIX en Inglaterra fueron un logro político sin precedentes porque permitieron, por primera vez, convivir a los europeos con especies radicalmente distintas. Seres que jamas se habían encontrado, de repente, convivía (aunque esos seres fueran plantas). Lo hicieron generando artificialmente las condiciones de aclimatación que permitían esa convivencia. No cuesta mucho pensar en las ciudades en los mismos términos, como un logro que aclimata para la convivencia de mundo radicalmente distintos (en términos de Sloterdijk). ¿Y si una concejalía ha de esforzarse por ‘aclimatar’ (siguiendo la brillante metáfora de Amador sobre el 15M) las condiciones institucionales de la nueva política? ¿Y si lo que ha de proporcionar son las condiciones para sostener simplemente las infraestructuras culturales que hay y las que han de venir?.
    4 · 2 h

    JC LN Igual me desvío, pero creo que en lo que ha dicho Adolfo Estalella hay una clave importante: no existe -lo digo con mis palabras- el pueblo ni lo popular, sino sólo una pluralidad de prácticas que no siempre se llevan bien entre sí y que -añado- lo único que deberían hacer los poderes públicos es permitir que existan sin capturarlas y, obviamente, equilibrando abusos (no hablo de un “libre mercado” salvaje). En ese sentido me da bastante miedo cuando un poder institucionalizado se pregunta cómo puede canalizar la voz del pueblo o la ciudadanía. Esa voz, que no es una sino polifónica, más vale que nunca se canalice del todo, creo.
    4 · 2 h

    Amador Fernández-Savater: Buenísimo, JC LN! Para nada un desvío, todo lo contrario: un punto de arranque!
    1 · 2 h

    Ana Méndez de Andés: No te preocupes, Amador Fernández-Savater, que semejante peazo de luna es bastante difícil de ignorar, sobre todo cuando estás viajando hacia ella Emoticono smile
    2 · 2 h

    Alberto Corsin Jimenez: Estando de acuerdo con todo lo dicho (polifonía de voces, heterogeneidad de actores y causas, pluralidad de prácticas) siento que caemos con frecuencia en las formas del “posibilismo”: lo que se puede hacer, los lugares y espacios que habríamos de abrir, las sensibilidades que habríamos de cultivar y atender, etc. Todo ello muy necesario, qué duda cabe, pero sujeto siempre por la horma de la volición y la posibilidad. Y de vez en cuando me pregunto si no debiéramos, también, atender las *obligaciones* a que tal actitud y orientación nos compromete: a qué nos estamos obligando, que exigencias asumimos con nosotros mismos. Pienso en Isabelle Stengers y la machacona insistencia con que nos recuerda que el poder de toda capacidad inventiva reside en la fidelidad hacia las obligaciones que esa misma fuerza creadora despliega. Pareciera que hoy es todo un “poder-para” y apenas se escucha o se hace empeño por dibujar el “deber-hacia” que lo acompaña.

  4. Qué preocupados con la cultura, cuando lo sabrosón es el deporte y el turismo. Sabater Junior (+acólitos), muy pesadetes con lo “imaginado”, parece que no se ha dado cuenta de que la investidura es ya mismo.
    Tanta autonomía de los cuerpos y tanta editorial planeta le tienen un poco ralentizado el raciocinio.
    Respecto a las modificaciones hipotéticas en la estructura interna de las concejalías, de momento mejor esperar sentados. Zapata parece ser más consciente de las inercias burocráticas que sus compañeros de debate, y ya es raro porque mira que los susodichos han echado cienes de horas sintiéndose tope autónomos en el medialab municipal del anterior equipo de gobierno.

  5. LMAO, me meo toa

    …que poco democrático eso del feisbuk, si no llega a ser por los leaks una ni se entera que la ponen de vuelta y media. Sólo decir una cosa a chorra-plomo, el dedito idiota ya sabes donde te lo puedes meter y otra a alberto, el privilegiado del chiringuito: !queremos otra Noche en Blanco pero con más huertos urbanos!

    1. Enhorabuena por esa serie de vídeos sobre los protagonistas del movimiento, no la conocía y me he echado unas risas con la selección de personajes…
      El vástago egocéntrico, la sor Citröen del CEU, el Sheldon Cooper empoderado, el empresario Dansiano o la retwiteadora neoconversa… Entrañables arquetipos.
      Faletín debe estar encantado con estos contenidos derivados de sus infumables entrevistas.
      Por si no lo sabéis, también existe una donde Guillermo Zapata cuenta lo suyo, a ver si la tuneais un poco ahora que ya es casta.

  6. por mi parte proponer dos ideas:
    1. la carta (y algunos comentarios de la autora) es provocadora, no se con qué intención. No me gusta el tono y creo que no le conviene a este blog, dónde hemos leido interesantísimos artículos de gente como Pedro G. Romero o Pablo España.
    2. Una propuesta de gestión de la cultura en Madrid, para que sea más inclusiva y menos espectacular, para que promueva el pensamiento y la crítica y lo haga de forma equilibrada y respetuosa entre lo individual y lo colaborativo, requiere mucho dialogo. No estuve en la asamblea de Madrid Rio, pero creo que es un foro más a tener en cuenta. Uno entre otros, porque nos harán falta muchos y variados en formato y escenario.

    Otra cosa a despejar es la confusión entre tejido cultural y ciudadanía, dos capas que no se solapan enteramente. La primera parece más próxima a “la profesión” (técnicas, gestoras, artistas) e impregnada de una lógica entre industria y ‘expertise’. La segunda podría estar más entre el consumo y el pro-sumo (¡ups!). Mezclar ambas capas en un solo espacio de discusión es difícil porque los interesen están muy alejados.

    Las asambleas muy amplias son, de por sí, más un espacio para la divergencia (ampliar puntos de vista) que para la composición de un programa. Y así interpreto las que se han producido.

    Lo que yo le pido a la futura concejala de cultura es que se reuna con mucha gente, de la forma más trasparente posible. Que abra espacios diversos para el debate.

    Cambiar un modelo de gestión cultural se podrá hacer más o menos rápido. Cambiar el modelo cultural (de forma democrática), sin embargo, implica transformaciones más profundas en todas las dimensiones de las que hablaba antes y eso lleva más tiempo. Porque son cambios que deben ir dejando poso.

    Por ejemplo, una cultura del “hacer es posible”, abrir los imaginarios hacia el “juntas podemos”, no aparece de la noche a la mañana. Antes del 15M otras “emergencias” fueron construyendola. Y luego parecía que siempre estuvo ahí. El 15M lo hizo fácil, y alegre y multitudinario.

    Así que una asamblea no basta.

  7. Amador Fernández-Savater: Pues al final se ha quedado buena tarde y no mal debate Emoticono wink
    2 · 5 de junio a las 14:16

    Eduardo Lavapiés: No pude ir a la asamblea que se comenta, así que no la juzgo, aunque me parece a mí que lo que pretendía ser era un gesto (útil, creo yo) y quizás una invitación muy necesaria a la gente de Madrid.

    Pero entrando al fondo del asunto, la carta me transmite algo que se repite estos días por todos lados: mucha gente pensando en el asalto de los cielos y poca en la construcción de los suelos. Claro, pensar en cómo podría ser una concejalía colegiada tiene su interés (mucho), ¿pero qué tal si nos ponemos a pensar en cómo podría ser el soviet de la cultura en Madrid, el afuera de la institución? En ese espacio, muy necesario creo yo y por construir, l@s representantes del gobierno municipal, colegiad@s o no, igual tenían que ser un@s meros invitad@s que estarían allí para informar, escuchar y obedecer. Y por supuesto, ya lo habéis comentado algun@s por aquí, un espacio no solo para producir mandato ante la institución, sino también, incluso por encima, para producir proyecto propio, autonomía.

    Para mí este es el gran reto, mucho más jodido que cómo hacer una institución “más democrática”, con participación diseñada y dirigida desde la propia institución, incluso con un gobierno colegiado… todas ellas fantásticas ideas, por otra parte. Y es jodido porque no tenemos mucha idea de cómo establecer espacios de deliberación, proposición y acuerdo entre l@s diferentes y que sean compatibles con “las vidas normales”. Es jodido porque siempre ha sido difícil que la gente que está “en el rollo cultural”, reconozca como un igual al que le preocupa no sé qué órgano… En fin, mucho por hacer, y más fuera que dentro.

    Dicho esto, a mí me gusta Contraindicaciones y lo tocapelotas que suelen ser con algunos de los contenedores culturales puestos en marcha por Gallardón para la construcción de la marca Madrid. Es@s también existimos, como l@s del órgano Emoticono tongue
    7 · 5 de junio a las 16:53

    Amador Fernández-Savater Muy de acuerdo, Eduardo! Vienes hoy a lo de Trafis por casualidad?
    5 de junio a las 17:28

    Eduardo Lavapiés Si puedo me paso, aunque llegaré tarde Emoticono frown
    1 · 5 de junio a las 17:32

    Jordi CH Perdón por meterme, pero muy bien dicho. Lo fundamental sería trabajar en espacios de autonomía popular al margen de las instituciones. Y habría que valorar a los nuevos “gestores” sólo en la medida que posibiliten esto o que le pongan trabas. En la cultura, un soviet de productores y de espectadores o interesados en general, todos juntos, sería genial.
    2 · 5 de junio a las 21:54

  8. Caramba, qué divertido. Algo tendrá esta carta para armar semejante revuelo entre el asamblearismo cultural. Necesitamos psicoanalistas. Es raro que la principal crítica que se hace en la carta, a saber, que la asamblea fue una escenificación, no haya sido recogida en ningún comentario y, sin embargo, haya tantas alusiones al tono y las formas siendo una carta tan comedida. También el típico ad hominem de cargar contra el blog, secundado incluso por Amador, quien hace un ostensible esfuerzo por ir al fondo de la cuestión, pero no puede resistirse a la descalificación. Entre la descalificación y el enfoque sobre “las formas” el quincemayismo se va acercando a la derecha mediática. Todos somos casta.

    1. Hacía mucho que no pasaba por aquí, pero me parece importante hacerlo simplemente para poner en duda la línea de continuidad que se ha creado entre la ‘nueva política’ y lo que sucedió en las plazas. Sería una pena confundir el ‘quincemayismo’ con lo que puedan estar haciendo ‘ahora’ sus activistas o aquellxs que no pudieron resistirse a las ‘identificaciones’ de sus protagonistas, lo que no es sino un poco más de policía. Es una línea de continuidad de la que se va a sacar mucho ‘partido’, sin duda, pero sería una cochinada que, al declarar la miseria de éste, y tomando esta continuidad por cierta, suicidemos la experiencia que pudo haberse hecho, aunque no consiguieramos durar en ella.

      Saludos.

  9. Creo que el revuelo causado por el texto de Chús Martinez se debe, más allá de su contenido, a que el formato de carta abierta al que el futurible concejal (y entorno) se está acostumbrando es más bien este:
    http://blogs.zemos98.org/abrelatas/2015/05/23/ahora/

    Por si no os apetece leerlo, es una misiva pelota del colectivo Zzzemos98 que rinde pleitesía a la estructura de partido centralista en aquello que los pragmáticos llaman, para disimular, política de los afectos y que en mi barrio se conoce como mamoneo.
    Pero esta vez con muchos huertos urbanos 😉

    Por mi parte, la candidatura de Manuela me ha atraído como mera herramienta para expulsar de la vida pública a la sociópata Esperanza Aguirre, aunque la muy ladina no se pira ni con agua hirviendo.
    No deposito demasiadas esperanzas en que la futura gestión de este grupo de convergencia suponga ninguna ruptura destacable, la verdad, pero ver los retortijones mediáticos de la vieja arpía tras las elecciones ha generado en mi entorno un cierto efecto balsámico, o quizas sedante, que todavía no logro interpretar.
    Supongo que será el azucarillo que se nos ofrece para que sigamos tirando del carro.

    Tampoco se debe olvidar que el fracaso de la socialdemocracia de nuevo cuño en su asalto a la Asamblea y presidencia de la comunidad de Madrid deja al ayuntamiento en una situación de impacto reducido, y además encumbra a la criminal Cifuentes en una posición de falsa moderación dentro de la línea ideológica de su partido.
    Como diría un tertuliano prisa cualquiera, la vieja política (?) va cambiando de caras para que todo siga igual, esto es, empeorando.

    Respecto a la gestión de la cultura, el olor que se percibe desde la distancia es que las estructuras públicas madrileñas (dependientes de ayuntamiento, comunidad o ministerios varios) ya están infiltradas más allá de toda posibilidad de regeneración por una casta-costra intelectual (cuarentones disfrazados de treintañeros) que se siente cómoda otorgando contenidos vacuos, válvulas de escape folclóricas y pantallas de humo de colores a cualquier opción política que les deje un cubil institucional desde el que operar en endogámica armonía.
    Esta trupé de gestores (muchos) y productores (no tantos) apenas se involucra en lo colectivo para reclamar sus privilegios de primogenitura, y lo hace con los recursos típicos del gremio: la simulación y el artificio.

  10. Hicistéis bien en mandar una carta al posible concejal, fuera o no Zapata, porque parece que no lo va a poder ser

    Ha empezado la guerra sucia contra las candidaturas de unidad popular, pero lo peor que sepuede hacer ahora es seguirles el juego, ojo colegas

    saludos

  11. Atención, segunda asamblea de Cultura de Ahora Madrid:

    La segunda asamblea de cultura tendrá lugar en el parque de las Vistillas el lunes 29 de junio a las 18h30. En dicho encuentro trataremos asuntos generales y transversales de la cultura y en la próxima, prevista para septiembre, serán temas más ligados a los sectores profesionales.

    Esta sesión de trabajo se realizará a través de grupos de trabajo. En la primera hora haremos un Foro de Problemas en relación a los temas de cada una de las mesas. Después se propondrán un Foro de Soluciones a partir de las preguntas formuladas, y se concluirá con una puesta en común de esas propuestas.

    Las mesas de trabajo que se proponen se han diseñado a partir del decálogo de cultura de Ahora Madrid y el documento de recopilación de ideas de la última asamblea y son las siguientes:

    Mesa 1: CULTURA DE PROXIMIDAD ¿Cómo podría la cultura crear vínculos en tu barrio, entre nuestros barrios?

    Mesa 2: PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN LA CULTURA ¿Cómo abrir la gestión de la cultura a los ciudadanía?

    Mesa 3: PRECARIZACIÓN EN CULTURA ¿Cómo hacer sostenible el ecosistema cultural?

    Mesa 4: TRANSVERSALIDAD DE LA CULTURA ¿Cómo puede la cultura cruzarse con otros ámbitos?

    Si estáis interesado en alguna de las mesas en especial os animamos a apuntaros a través de esta titan pad para hacernos una idea del número de personas que quieren participar: https://titanpad.com/asambleaculturaAM29junio

  12. Los de la mesa sectorial del arte contemporáneo sí han colgado su “asamblea” íntegra, aunque casi mejor que hubiesen pasado.
    Juntaron más gente en la mesa de ponentes que en el público del auditorio del Reina Sofía.
    Si teneis valor para ver el video, adelantad al minuto 35 que es cuando empiezan a sentarse y hablar los representates de los profesionales del sector.

    http://livestream.com/accounts/293697/events/4146786

  13. Ayer se celebró la segunda asamblea – XD- de Ahora Madrid Cultura.
    Movida Revivida, ¿al final te acercaste por alli?
    O cualquiera, vamos… se agradecería resumen del acontecimiento.

  14. visto lo mal que se ha tomado mi interpelación al dimitido concejal de Cultura por parte del eje de cultura de Ahora Madrid, descalificándome en lo personal y evitando entrar en la cuestión de fondo del asunto y como ya soy mayorcita y no un párvulo al que adoctrinar con buenismos flower-power, prefiero hablar con gentes que realmente tenga algo nuevo que aportarme y a esas no las voy a encontrar en estas asambleas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *