CSA La tabacalera de Lavapiés – Historia de una censura. Por Tabacalero.

Publicado en ¿Qué pasa aquí?

En el momento convulso que vive el CSA, siendo cuestionado por falta de transparencia y horizontalidad, existen voces que viven de primera mano el conflicto y han sido objeto de esas carencias, que en ocasiones se presentan directamente como censura institucional.
El interés general, fuera del propio CSA, en el proyecto de autogestión sumado a los mecanismos de control interno que parece se están poniendo en juego hacen necesaria la apertura del debate a medios externos como este mismo blog, más aún, si el análisis es sereno, detallado y constructivo (con propuestas). [nota del editor]
CSA La tabacalera de Lavapiés – Historia de una censura
El autor del texto es Tabacalero.

Al final de este artículo (Anexo 1) encontrareis una propuesta que envié a la lista de coordinación del CSA La Tabacalera de Lavapiés el jueves 5 de julio de 2012. Esa misma semana la lista pasó a ser moderada – sin que se diera aviso del inicio de la moderación – y la propuesta sigue retenida por los moderadores de la lista en el momento de escribir este texto (8/07/2012).
He escrito a los moderadores de la lista dos veces preguntando sobre los criterios utilizados y no obtenido respuesta. Os animo a leer detalladamente la propuesta y a juzgar por vosotros mismos si hay algún aspecto que justifique la retención. A continuación, una explicación sobre el porqué de esta censura.


La Tabacalera de Lavapiés.
Es un centro social, que cuenta con la particularidad de estar amparado por un convenio firmado con el estado, es decir, no es ocupado. Esto tiene muchas implicaciones, por ejemplo hay guardias de seguridad, una serie de condiciones de uso del espacio y entra mucha, mucha gente que jamás entraría en un Centro Social Ocupado. Además esta en una zona privilegiada en pleno centro de Madrid y tiene concedida una superficie de alrededor de 9000m2.
Los conflictos internos.
Por tanto, La Tabacalera tiene una considerable capacidad de financiación. Esto ha propiciado, junto a la situación de crisis, la aparición de una gran cantidad de personas solicitando actividades de autoempleo, fundamentalmente derivadas de la venta de cerveza.
La cafetalera.
A principios de 2011 se visualiza – o se crea, no es cuestión de este artículo – la necesidad de un grupo que gestione el centro durante una serie de horas – inicialmente de 11h a 19h – en las que no hay suficiente control sobre el centro.
Dicho colectivo tiene varias peculiaridades. Por una parte, es un proyecto de autoempleo, fin por el cual se le concede – en su horario de funcionamiento – la gallina de los huevos de oro, es decir, la cafetería del centro, Y por otra, es un grupo cerrado, es decir, es el propio grupo quien decide quien entra y quien no.
Además se decide que estas personas deben de tener “remuneraciones dignas”, lo que limita de forma considerable el número de personas que pueden acceder. Todo esto crea desde el primer día un estado de indignación generalizado en prácticamente toda la Tabacalera.
El Templo Afro.
El Templo Afro se crea en 2011. Se trata de un colectivo formado mayoritariamente por inmigrantes, con actividad tanto de autoempleo como de autofinanciación y con varias particularidades, una de ellas consistente en poder hacer uso de la nave central un día a la semana para montar fiestas, dada la situación de extrema precariedad de algunos de sus miembros.
Afrotabacalera.
Sin embargo estás fiestas tienen muy poco éxito y la recaudación apenas permiten cubrir los gastos. Los miembros del colectivo empiezan a inquietarse y a cuestionar el proyecto cafetalera, ante la diferencia de condiciones.
Esto lleva a una serie de conflictos entre el CSA, la cafetalera y el Templo. El Templo no se siente integrado en la estructura de la Tabacalera y considera que hay racismo (a mi modo de ver, en realidad es un clasismo).
El templo no encuentra un canal con el resto del centro para expresar su malestar y termina expresándolo de una forma un tanto inapropiada, con lo que el centro hace aún mas oídos sordos a sus reclamaciones y considera que su comportamiento no es adecuado.
Finamente se decide quitarle al Templo el privilegio de tener una fiesta semanal, con lo que el uso de la nave central estará restringido a un domingo cada seis semanas, más un turno de autofinaciación en cafetería al mes. Se le indica al Templo que se volverá a considerar volver a tener un día a la semana al cabo de unos meses, en función de su comportamiento.
La comisión de economía.
Por las mismas fechas que esto se produce – inicios de 2012 – la comisión de economía decide revisar las cuentas del todos los colectivos. El templo no entrega la justificación de parte de sus ingresos en ese momento, con lo que se cancelan todas sus actividades de autoempleo/autofinanciación (es decir, no pueden hacer ninguna fiesta).
Por otra parte se le pide las cuentas a Cafetalera y estos no las entregan, pero sin embargo no se cancela su actividad, lo cual supone un importante agravio comparativo para el Templo Afro.
La ocupación de la cafetería.
Llega el verano, y el Templo reclama volver a tratar el tema de Afrotabacalera en la asamblea. La asamblea, bien por desidia, bien por falta de tiempo, va posponiendo el debate a la vez que el Templo se impacienta. De todo esto surgen una serie de agresividades, fundamentalmente entre el Templo y Cafetalera, las cuales culminan en Junio con la ocupación de la cafetería por parte de miembros del Templo, obligando a cerrar el centro un par de días y a convocar una asamblea urgente.
Después de la ocupación, Cafetalera, ante lo insostenible de la situación, decide detener su actividad.
Hay que mencionar que Cafetalera, ante la presión tanto del Templo como de Economía decide en este periodo modificar su forma de admisión con el fin de que participen más personas. A la vez, varias personas que han participado en Cafetalera, hacen una serie de acusaciones sobre esta, desde una distribución arbitraria y heterogénea de los turnos (en el CSA abundan infantiloides y convenidas interpretaciones del principio de apropiación original y no es desdeñable la posibilidad de su uso como justificación en este ámbito), acosos y expulsiones, hasta falta de dinero de la caja. Se han pedido explicaciones sobre estas acusaciones y no se han dado. Se hace notar la dificultad de que las personas afectadas hablen en casos de acoso.
Así mismo se han propuesto medidas para verificar que se distribuyen los recursos de forma equitativa y no discriminatoria, como hacer públicas las planificaciones semanales; también se ha rechazado.
La propuesta.
Después de todo lo visto, unos cuantos pensamos que el centro necesita un cambio estructural en vez de más variaciones sobre el mismo tema y redactamos una serie de propuestas. Por mi parte presenté – entre otras – una propuesta para acabar con el autoempleo derivado de la venta de la cerveza, y en su lugar invertir en cooperativas sociales (también la incluyo al final, anexo 2).
Además sucede que el centro queda desatendido en horario diurno por parte de cafetalera, y por otra parte, la llegada del verano y el hastío generado por los incesantes conflictos, hacen que muchos colectivos desatiendan los turnos de la noche. Diversas personas, sobre todo miembros de cafetalera, empiezan a crear un estado de alarma sobre la situación del centro.
La propuesta enviada intenta solucionar esta situación. Sin embargo cabe preguntarse si hay interés en que el centro caiga y nos veamos obligados a cerrar, de tal forma que una vez se calmen las cosas dicho colectivo vuelva a tornarse imprescindible y retome su actividad de autoempleo.
Lo siguiente.
El lunes 09/07/2012 a las 20:30 hay una asamblea. En la asamblea hay una serie de puntos como una propuesta de refundación del centro – otra más, en realidad de cara la galería ya que el conflicto ha transcendido fuera del centro, lo esencial seguirá igual -, el Templo Afro pedirá perdón por su actitud – ya pueden hacer fiestas y la necesidad dice que mejor algo que nada – y a un servidor probablemente y como poco – ya se sabe como son las cosas cuando hay dinero por medio – le expulsarán del centro a razón de este articulo, ya que es costumbre de la Tabacalera hacer que los problemas “se queden en casa” y no tolerar a quien se aleje de su ortodoxia.
Censurando mi aportación en la lista han invalidado todos los canales de comunicación que había anteriormente, con lo cual no me queda más opción que buscar otros nuevos. Por otra parte, la libertad de expresión es un derecho fundamental. Los derechos fundamentales son inherentes a la persona, y aquí no hay ni discusión, ni asamblea ni unanimidad que valga. Resulta lamentable que las personas con las que tendría que luchar por un mundo mejor sean precisamente las que me priven, con un trasfondo económico, de mis derechos.

Anexo 1. Propuesta turnos verano‏
A la tabacalera siguen acudiendo muchos usuarios. De hecho en la última asamblea había mas de 50 personas, aparte de las que estaban en el patio o realizando actividades, lo cual invita a pensar que el problema de los turnos no es de falta de gente, si no de implicación.
Por otra parte el que haya personas o grupos imprescindibles no es más que un fracaso del común. Si el uso es para todos, la responsabilidad también es de todos, y que dependamos de unos pocos (y del dinero) para funcionar es solamente una muestra de lo erróneo de la construcción actual, la cual deberíamos de abordar en septiembre.
Para paliar el problema de los turnos en verano, se propone:
De 19h a 24h.
– Se crean dos miniturnos de 2:30h cada uno, de entre 2 y 4 personas cada uno.
– Esto supone una media de 6 personas por día y una media de 36 a la semana. Es decir, cada persona pasa menos tiempo haciendo turno que el que pasa en la asamblea.
– Se cierra todo aquello que no sea imprescindible (por ejemplo, se dejan abiertos solo unos baños).
– Las personas del turno realizan tareas de control del espacio, así como de limpieza básica en los espacios comunes.
– Se creará un (piratepad/calendario) donde cualquiera se podrá ir apuntando y se llevará un control sobre este calendario.
– Por tanto los turnos no dependen de los colectivos y cualquiera que esté interesado en colaborar (vecinos, usuarios… y obviamente las personas de los colectivos que sigan por aquí) es bienvenido.
Hasta las 19h.
– Habrá al menos dos personas en todo momento.
– Las dos personas que abran el centro comienzan con el turno.
– Para dejar de hacer turno, habrá que buscar a otra persona que quiera seguir haciéndolo (es decir, que recoja el testigo). Si no hubiera nadie dispuesto a recogerlo, se procederá a cerrar el centro hasta las 19h.
– Se anotará en una pizarra/tablón en el centro quien esta en ese momento haciendo turno y quien ha estado haciéndolo hasta ese momento.
– Si no hubiera nadie haciendo turno, cualquiera que pase por allí podrá cerrar el centro hasta las 19h, sin más explicación.
– Si una persona que está haciendo turno, lo abandona, será privado del uso del espacio durante todo el verano.
– Las personas del turno realizan tareas de control del espacio, así como de limpieza básica en los espacios comunes.

Anexo 2. Propuesta de creación de cooperativas sociales.
La Tabacalera hasta ahora ha mantenido un modelo principalmente asistencial en relación con las personas en situación de precariedad económica. Aunque ha habido propuestas dirigidas a la prestación de servicios al exterior, las actividades derivadas de la venta de cerveza han sido las que han generado mas actividad.
Sin embargo, la limitación de este recurso y la gran cantidad de personas en situación de necesidad, han propiciado una serie de situaciones y comportamientos incompatibles con los principios más elementales de cualquier CSA. Ante esto se propone un nuevo modelo que:

  • Permita extender hacia fuera la filosofía y los principios de La Tabacalera y los CSA.
  • Ayude a más personas.
  • Con objetivos a largo plazo.
  • Que evite conflictos internos y actitudes de privatización y empoderamiento respecto a los recursos del CSA.
  • Acabe con la problemática legal del modelo actual.

Para ello:
1/ La tabacalera terminará con todo modelo de autoempleo (al menos el basado en la venta de cerveza). El modelo asistencial actual es incompatible con el que se propone.
2/ Se creará una comisión de apoyo y creación de cooperativas sociales (http://guiaderecursos.mides.gub.uy/mides/text.jsp?contentid=6511&site=1&channel=mides)
Se propone el siguiente modelo:

  1. Podrá participar cualquier persona que este en situación de precariedad económica, que tenga un compromiso demostrable con el CSA durante al menos un año, y que no haya cometido faltas de convivencia (violencia, faltas graves de respeto al común…) durante los dos años anteriores. No habrá ningún otro tipo de criterio, y menos de carácter subjetivo.
  2. Estas personas formarán grupos y presentarán un plan para la cooperativa, que incluirá un presupuesto detallado (fianzas, arreglos, materiales…).
  3. La Tabacalera evaluará en asamblea la documentación presentada, y en caso de aprobarla, concederá un préstamo (con intereses del 0% o del IPC) a esta cooperativa. La cooperativa comenzará a devolver este préstamo una vez cubra sus gastos operativos y sus miembros perciban una remuneración que les permita vivir dignamente. Esta devolución será invertida en nuevas cooperativas.
  4. Las cooperativas proporcionarán sus servicios fuera de la tabacalera. No se proporcionará espacio dentro de LTBC.
  5. La financiación se realizará de la siguiente forma: Los grupos llevaran turnos de autofinanciación y podrán hacer fiestas hasta generar el total solicitado (hay que tener en cuenta que un porcentaje se descontará de lo generado en concepto de gastos operativos del CSA).
  6. Las cooperativas firmaran un contrato de carácter social con el CSA, que contendrá una serie de puntos (horizontalidad, solidaridad, labores sociales, sostenibilidad, integración de nuevos miembros una vez logren unas remuneraciones dignas…) y que deberá de ser incorporado en sus estatutos con carácter obligatorio.
  7. Se creará una red de cooperativas generadas en los distintos CSAs, así como una marca común para todas ellas.
  8. En caso de que una vez formalizada la cooperativa, esta resultara no ser viable, el total del remanente de su actividad (equipos, etc…) pasara a ser propiedad del CSA, a fin de ser reinvertido en actividades sociales.
  9. Para personas a título individual se propone un sistema de microcréditos de funcionamiento similar, pero con limitaciones estrictas respecto a la cuantía máxima.

5 respuestas a “CSA La tabacalera de Lavapiés – Historia de una censura. Por Tabacalero.

  1. Este análisis es muy pobre y demuestra una perspectiva muy sesgada tanto de tabacalera como del conflicto. De todas formas ya lo pone en el banner… amarillismo.
    Salud

    1. Eso que tú calificas como “estoy moderado” no es más que censura previa. Es una táctica habitual en organizaciones mafiosas para acallar a los disidentes, ocultar pruebas o por otros intereses espurios. En España fue prohibida con la constitución del 78. Por consiguiente se puede considerar ese tipo de moderación “preconstitucional” como “fascista”, por entendernos, aungue no me guste la palabra. En cualquier caso, las aventuras que nos relatas son tan impresentables, patéticas y penosas como presuntamente políticos lateralizados a la izquierda quienes las protagonizan, así que no procederían calificativos politizados a la derecha que, más que rebajar, incluso podrían ser dicutibles o ensalzables por según quienes y que solo generan confusión ante situaciones que solo pueden ser calificado como impresentables , penosas y patéticas.

  2. Es asombroso encontrar a dia de hoy este árticulo y saber que a pesar de seguir funcionando, siguen teniendo muchos problemas para gestionar medianamente bien el espacio.

    Problemas de convivencia entre colectivos, para los turnos como para la limpieza. Lo que a mi ver ha ido dejando de lado temas importantes en base al edificio: La estructura cada vez esta peor y necesita reforma en el muro que da al exterior y conecta con el patio. Ahora se disimula bien con el proyecto de murales y hace que uno no se fije en las rajas de las paredes pero un dia se cae parte del muro, se pierde el trabajo de los artistas y ya no tendrán que ocuparse de turnos de puertas, peleas, niños colandose a fumar, ni de si se vende cerveza en el centro o no…
    en fin, con el recuerdo de aquellas actividades y colectivos que luchan por mejorarla y hacerla bonita, deseo que algun día se organice el centro de una manera realmente eficiente y con verdadera intención de sacarlo adelante.
    Este año lo han intentado creando comisiones pero creo que al final hay los mimsmos problemas de convivencia que otros años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *