Cultura Quinqui

Publicado en Memoria Histórica


“Quinquis de los 80. Cine, prensa y calle”. Una exposición del CCCB. Comisariada por Amanda Cuesta y Mery Cuesta.
El punto de partida de «Quinquis de los 80» es la figura del quinqui acuñada por el fenómeno del cine de delincuencia juvenil. Los códigos de representación de la delincuencia juvenil del cine quinqui han pervivido hasta la actualidad de tal manera que el estereotipo del quinqui, sometido a un proceso de estetización, continúa hoy en día ejerciendo una fascinación desenfrenada.


Los barrios de los setenta: polígonos, paro y depresión
Durante los sesenta se pusieron en marcha, ante el déficit de vivienda barata, los planes de urgencia social. El resultado fue un urbanismo de pésima calidad, con unos barrios sin los servicios más básicos, hecho que precipitó la aparición de los movimientos vecinales. La crisis de los setenta y el paro acabaron por convertir estos barrios en el territorio germinal del quinqui.
Nuevas formas de ocio
Aquella generación de jóvenes fue partícipe, por primera vez en nuestro país, de las corrientes de la cultura juvenil. En la sala de juegos se presentan los elementos de evasión del estilo de vida adolescente: los colegas, el sexo y las drogas; así como las manifestaciones de la cultura popular que proyectaban imágenes afines de rebeldía, escapismo y marginalidad, como el cómico o la música.
Vía Límite
En 1975 un 25% de la población mayor de 14 años quedaba excluida del sistema educativo. La edad laboral -como la penal- se situó en los 16 años, así que para muchos jóvenes sólo quedaba la calle. Además, la irrupción de la heroína hizo estragos. En un clima de alarma social, amplificada por los medios de comunicación, el delincuente juvenil se convirtió en el enemigo público número uno.
Quinqui-Stars
La presencia que los jóvenes delincuentes tenían en los medios de comunicación es clave para entender su iconización. El Vaquilla y El Jaro son las estrellas más brillantes de este universo, auténticos héroes de la marginalidad, gracias a los biopics cinematográficos: Navajeros, la saga Perros callejeros y Yo, El Vaquilla. Estas películas conforman la médula del cine quinqui.
El reformatorio
El Tribunal Tutelar de Menores disponía de tres opciones para tratar el problema de la delincuencia infantil. La primera era devolver el niño a casa, si los padres accedían a ello. La segunda era internarle en un reformatorio. La tercera opción, reservada a los más peligrosos, era su ingreso en prisión. Ante la falta de plazas especiales, muchos ingresaban en las prisiones de adultos.
Desde las azoteas, veo la ciudad
A la obsolescencia de las instalaciones carcelarias, debía sumarse los problemas derivados de la superpoblación y la escasez de recursos. La herencia franquista dejaba un sistema basado en la versión más represiva y punitiva. La situación estalló con la ola de motines de 1977, que desembocó en la creación de la COPEL (Coordinadora de Presos Españoles en Lucha).
La pervivencia del mito
Este ámbito aborda la pervivencia que el fenómeno quinqui ha tenido después de su auge y del final trágico de muchos de sus protagonistas, tanto en la ficción como en la realidad. De la mano de una nueva generación, se produce una pirueta estética mediante la cual el quinqui de los ochenta se erigió en icono castizo cool. El mito hoy, especialmente en Internet, vuela libre.

9 respuestas a “Cultura Quinqui

  1. Sería divertido, pero no.
    Según cuenta El Lute (toda una autoridad en el tema), quinqui es una contracción de quincallero, vendedor ambulante de quincalla. Recomiendo esta lectura para ampliar la visión histórica sobre el quinqui:
    Los ‘mercheros’, siempre clandestinos
    El Mundo, 2006-05-08
    Los mercheros podrían calificarse como una etnia aparte. Dicen de ellos que eran moriscos que volvieron a entrar en España después de ser expulsados. Llegaron clandestinamente y en las sombras han vivido mucho tiempo.
    A principios del siglo XX, y ya desde el XIX, se dedicaban en gran medida a arreglar y vender objetos de metal: la quincallería, de donde nació la palabra quincalleros, que derivó en quinquilleros y, a su vez, en quinquis.
    Todo empezó porque algunos escritores del finales del XIX redactaron mal esta palabra, aunque al final se aceptó quinquillero y hoy ‘quinqui’ casi nos suena a jerga antigua. A ellos siempre les molesta el tono en que se los llama ‘quinquis’, pero no sólo por el sentido peyorativo que tiene actualmente, asociado a la delincuencia, sino porque la quincalla era su trabajo y no su grupo; ellos en realidad son mercheros.
    Solían ser un pueblo nómada, ni payo ni gitano, siempre al margen de la ley por ser perseguidos y clandestinos. Pero a mediados del siglo XX dejaron de vagar y fundaron campamentos.
    Se asentaron sobre todo en poblados de chabolas, donde se juntaron con muchos gitanos y comenzaron a celebrar bodas entre sí y a compartir sus costumbres. De ahí que se los confunda a menudo con gitanos, ya que vivían juntos, y muchas familias tenían miembros de ambos grupos.
    El Lute, El Lolo o El Quinqui han sido algunos de los mercheros que han pasado a la historia por sus delitos, especialmente el primero, cuya historia ha sido escrita, filmada y comentada hasta la saciedad.
    Eleuterio Sánchez Rodríguez, famoso ladrón al que todos llamaban El Lute, sigue vivo y volvió a ser detenido hace sólo dos meses, después de varias denuncias por presuntos malos tratos.
    En sus años mozos, se dedicó a robos de gallinas, atracos a joyerías, sufrió condenas a muerte, protagonizó dos espectaculares fugas de la cárcel y mantenía 97 causas que le suponían una pena de más de un millar de años. Esa pena se desvaneció en 1981 con un indulto general.
    No ha estado exento de polémica pese a que su fama le llegó en los años 60, cuando fue un azote para la Guardia Civil y cuya detención de 1966 se hizo famosa, especialmente por la imagen de su arresto, con el brazo en cabestrillo y la cara llena de golpes.
    En 1971, aprovechando el descontrol y el bullicio generado por la Nochevieja en el penal del Puerto de Santa María, Eleuterio Sánchez se descolgó por los muros del presidio y anduvo errante y perseguido durante dos años y medio.
    Aquella vez le habían caído 30 años de cárcel después de haberlo estado a punto de sufrir la pena de muerte.
    Sin embargo, pese a su último arresto, es un personaje al que, quizá por las películas que protagonizó Imanol Arias, la sociedad tiene cierto cariño.
    Los mercheros que se han dedicado a la mala vida han sido delincuentes muy duros y la lucha de la Ley contra ellos nunca ha sido fácil, según recuerdan mandos policiales que han investigado muchos casos con ellos. La Guardia Civil también los conoce bien, pues ellos trabajan en pueblos y localidades pequeñas, donde tradicionalmente ha habido muchos mercheros.
    En la última década, sin ir más lejos, han protagonizado numerosos delitos y sucesos graves, aunque no hay que tomarse la palabra merchero como sinónimo de delincuente, porque no sería cierto.
    Ya en esos años en los que acabó el nomadismo, muchos abandonaron los campamentos y se asentaron en ciudades y pueblos. Éstos se han acabado mezclando e integrando con los payos y hoy en día no se los distingue. Su aspecto, tono de piel o el pelo es el mismo que el de cualquier otro payo y, al revés que los gitanos, los mercheros no han mantenido una cultura propia. Por eso puede que muchos descendientes de mercheros ni siquiera sepan que sus antepasados vivieron en la clandestinidad y fueron nómadas. También por eso es muy difícil obtener información de estos grupos, pues hay pocos escritos que hablen de ellos.
    Nueve de los 11 detenidos en la Operación Renacimiento eran mercheros; es decir, todos menos los dos turcos. Estos no vivían en las zonas más habitadas por gitanos que quedan hoy en la Comunidad, pero de los viejos tiempos les quedaba la relación y, en cierto modo, muchas costumbres, como la vida familiar estructurada en torno a un clan.
    Todos tenían varias identidades, algo muy habitual entre su gente.La habilidad que tenían para conseguir partidas de nacimiento y cambiarse los nombres es única. Los propios jefes de los dos clanes detenidos, Paquita Romeiro y Luis Calzado, son hermanos, pese a tener el primer apellido distinto, aunque coinciden en el segundo.

  2. Hola,
    La verdad es que los payos siempre han tenido una información sesgada sobre quiénes son los quinquilleros. Para empezar, es una raza que desciende del norte de Europa y se caracterizan por ser personas de tez blanca y ojos claros. De otro lado, el quincallero, merchero, languillero, buscador de vida, trabajador, personas que dan su vida por su familia, personas que trabajan de sol a sol para dar de comer a sus hijos han sido maltratadas e injuriadas por las fuerzas del estado sobretodo por la guardia civil. Cada persona sabe lo que ha vivido y sabe lo qué les han hecho. El merchero es un hombre libre que tiene muy clara la diferencia entre el bien y el mal y no entiende de reglamentos judiciales pero, que en la actualidad y desde hace tiempo cumple con ellos pero, en cambio, los payos aún conociendo la ley, se la saltan. Yo no quiero poner diferencias entre payos y mercheros porque los mercheros estan adaptados a esta sociedad, al día de hoy son como un payo o paya más. De otro lado, Eleuterio era primo de mi madre y que se sepa que el calificativo nominal que se utiliza para denominarle ha sido el de chivato y respecto a los medios de comunicacion decir que fue un pobre hombre que pensó que con una pobre carrera universitaria de la UNED iba a ser el más inteligente del Estado. Me gustaría escribir mucho porque yo sé la verdad y los demás habláis de lo que os cuentan y no de lo que habéis vivido ¿por que?, porque no lo habéis vivido y que no queden de buenos los guardias civiles porque no lo son y nunca lo van a ser, que no engañen a la sociedad de que “nos guardan y nos protegen” porque para que haya un guardia civil que lo hace, hay otros mil que no.
    Bueno, otro día escribiré mas.

  3. yo soy merchero y aunque aora viva entre payos y adaptado a ellos nunca olvidare mis raices ni mi cultura ,ni tampoco lo mucho que a echo mi familia por sacarnos adelante.
    espero que esta cultura y raza no se pierda nunca.
    y podrian hacer un foro pa ablar entre gente de esta raza nuestra, bueno hasta otra

  4. los mercheros no moriremos nuca pues paetso estamos los jonenes que nos sigimos casando entre nosotros y seguimos aciendo crecer nuestra raza

  5. PARA TODO AQUEL QUE QUIERA DESCARGAR PELICULAS QUINQUI ESPAÑOLAS Y DE OTRAS PARTES DEL MUNDO,LES COMENTO QUE YO TENGO A DISPOCICION MAS DE 70 GB DE CINE QUINQUI EN ARES LISTO PARA DESCARGAR..ES UN TRABAJO QUE ME LLEVO CASI 3 AÑOS DE BUSQUEDAS Y DESCARGAS,LARGAS HORAS DE NAVEGACION POR INTERNET PARA PODER COMPLETAR LA QUINQUITECA,INCLUSIVE CUENTO CON PELICULAS QUE YA NO SE CONSIGUEN EN INTERNET,TODO ESTO LO TENGO COMPARTIENDO EN ARES,SOLO TENES QUE BUSCAR LA PELICULA CON SU NOMBRE ORIGINAL EN ARES Y TE VA A APARECER SI O SI,DESCARGALO DEL SERVIDOR QUE DIGA “CARAMELOARES” (ESE SOY YO)… BUENO ESPERO QUE DESCARGUEN Y DISFRUTEN DE ESTE BELLISIMO GENERO CINEMATOGRAFICO LLAMADO CINE QUINQUI. UN ABRAZO DESDE ARGENTINA,EL CULO DEL MUNDO 🙂

  6. Los mercheros de distinguen entre ellos porque son rubios, y ojos verdes o azules y rasgados,es una taza que viene de Alemania,descienden de Celtas y Vikingos,cualquier Payo rubio y ojos claros es un merchero o desciende de autenticos mercheros.

  7. Segun varios estudios serios,los mercheros son payos agitanados,con constunbres gitanas,pero sin estar mezclados con gitanos,son indoeuropeos,por eso son rubios,ojos verdes o azules,proceden de Alemania,al igual que otros grupos europeos paracidos a ellos,como los yeniches.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *