El despotismo occidental

Toni Tenembaum en disciplinasocial.art

15 de abril de 2020. Por: Gianfranco Sanguinetti. Trad: José Sagasti publicada originalmente en disciplinasocial.art

El enfoque contra insurrecional adoptado inmediatamente y en todas partes por lo que se llama impropiamente la “guerra contra el virus”, confirma la intención que hay detrás de las operaciones “humanitarias” de esta “guerra”…

*EL DESPOTISMO OCCIDENTAL

Gianfranco Sanguinetti

1 de abril de 2020

La conversión de las democracias representativas de Occidente en un despotismo completamente nuevo ha asumido, a causa del virus, la figura jurídica de “fuerza mayor” (en la jurisprudencia la fuerza mayor es, como sabemos, un caso de exoneración de responsabilidad). Y así el nuevo virus es, al mismo tiempo, el catalizador del evento y el elemento de distracción de las masas por el miedo.(1)

Por más hipótesis que haya planteado desde mi libro “Sobre el terrorismo y el Estado”* (1979) sobre cómo se habría producido esta conversión, que considero inevitable, de la democracia formal al despotismo real, debo confesar que no había imaginado que pudiera ocurrir con el pretexto de un virus. Y sin embargo, los caminos del Señor son verdaderamente infinitos. Y también los de la astucia de la razón hegeliana*.

La única referencia, se puede decir, tan profética como preocupante, es la que encontré en un artículo que Jacques Attali, ex jefe del BERD, escribió en L’Express durante la epidemia de 2009:

Si la epidemia es un poco más grave, lo que es posible, ya que es transmisible por los seres humanos, tendrá consecuencias verdaderamente globales: económicas (los modelos sugieren que esto podría llevar a una pérdida de 3 billones de dólares, o a una caída del 5% del PIB mundial) y políticas (debido a los riesgos de contagio…). Para ello, tendremos que establecer una política global, un almacenamiento global y, por lo tanto, una fiscalidad global. Entonces llegaremos, mucho más rápido de lo que la razón económica por sí sola hubiera permitido, a poner los cimientos de un verdadero gobierno mundial“.(2)

Por lo tanto, se estaba considerando la pandemia: ¡cuántas simulaciones habían hecho las principales compañías de seguros! Y por los servicios de protección de los Estados. Hace sólo unos días, el ex Primer Ministro británico Gordon Brown volvió a la necesidad de un gobierno mundial: “Gordon Brown instó a los líderes mundiales a crear una forma temporal de gobierno mundial para hacer frente a las dos crisis médicas y económicas causadas por la pandemia Covid-19“. (3)

No hace falta añadir que una oportunidad así puede ser aprovechada o creada, no hace mucha diferencia en el caso. Una vez que la intención está ahí, y la estrategia elaborada, basta con tener el pretexto, y luego actuar en consecuencia. A nadie de los Jefes de Estado le ha pillado desprevenido, si no al principio, la locura de esto o aquello. Después, de Giuseppe Conte a Orban, de Johnson a Trump, etc., todos estos políticos, por muy burdos que sean, comprendieron rápidamente lo que el virus les permitía hacer con las viejas constituciones, reglas y leyes. El estado de necesidad perdona toda la ilegalidad.

Una vez que el terrorismo, del que se estará de acuerdo que se ha abusado un poco demasiado, ha agotado la mayor parte de su potencial, tan bien experimentado en todas partes en los primeros quince años del nuevo siglo, ha llegado el momento de pasar a la siguiente etapa, como he estado anunciando desde 2011 en mi texto “Del terrorismo al despotismo“.

Por otra parte, el enfoque de contra insureccional adoptado inmediatamente y en todas partes por lo que se denomina, de manera bastante impropia, la “guerra contra el virus” confirma la intención de las operaciones “humanitarias” de esta guerra, que no es contra el virus, sino contra todas las reglas, derechos, garantías, instituciones y pueblos del viejo mundo: me refiero al mundo y a las instituciones que se han creado desde la Revolución Francesa, y que ahora están desapareciendo ante nuestros ojos en unos pocos meses, tan rápidamente como desapareció la Unión Soviética. La epidemia terminará, pero no todas las medidas, posibilidades y consecuencias que ha desencadenado y que ahora estamos experimentando. Estamos en medio de un nuevo mundo de dolor.

Asistimos, pues, a la descomposición y al fin de un mundo y de una civilización, la de la democracia burguesa con sus parlamentos, sus derechos, sus poderes y contrapoderes que ya son perfectamente inútiles, porque las leyes y las medidas coercitivas son dictadas por el ejecutivo, sin ser ratificadas por los parlamentos inmediatamente, y donde el poder judicial, así como el de la libre opinión, pierden incluso la apariencia de independencia, y por tanto su función de contrapeso.

Así, la gente se acostumbra a ello de forma abrupta y traumática (como estableció Maquiavelo, “el mal debe hacerse de una sola vez, para que aquellos a quienes se hace no tengan tiempo de saborearlo“): El ciudadano, que ya hace tiempo que ha desaparecido en beneficio del consumidor, se ve ahora reducido al papel de simple paciente, sobre el que se tiene derecho a la vida y a la muerte, al que se puede administrar cualquier tratamiento, o incluso decidir suprimirlo, en función de su edad (productiva o improductiva), o según cualquier otro criterio decidido arbitrariamente y sin apelación, a discreción del cuidador, o de otros. Una vez encarcelado en casa, o en el hospital, ¿qué puede hacer contra la coacción, el abuso, la arbitrariedad?

La Constitución suspendida, por ejemplo en Italia, sin plantear la más mínima objeción, ni siquiera por el “garante” de las instituciones, el presidente Mattarella. Los sujetos, que se han convertido en meras mónadas anónimas y aisladas, ya no tienen ninguna “igualdad” que hacer valer ni derechos que reclamar. La ley en sí ya no será normativa, sino que ya se convierte en discrecional, como la vida y la muerte. Hemos visto que, con el pretexto de los coronavirus, en Italia, 13 o 14 prisioneros desarmados pueden ser asesinados inmediatamente y con impunidad, sin siquiera molestarse en dar sus nombres, sus crímenes o sus circunstancias, y a nadie le importa. Lo hacemos incluso mejor que los alemanes en la prisión de Stammheim. ¡Al menos por nuestros crímenes, deberían admirarnos!

Ya no hablamos de nada, excepto de dinero. Y un estado como Italia se ve reducido a mendigar al siniestro e ilegítimo Eurogrupo el capital necesario para transformar la forma democrática en una despótica. El mismo Eurogrupo que en 2015 quiso ferozmente expropiar todo el patrimonio público griego, incluido el Partenón, y entregarlo a un fondo situado en Luxemburgo, bajo control alemán: incluso Der Spiegel definió entonces los dictados del Eurogrupo como “un catálogo de atrocidades” para mortificar a Grecia, y Ambrose Evans-Pritchard, en el Telegraph, escribió que si se quería datar el fin del proyecto europeo, era efectivamente en esa fecha. Ahora se ha hecho. Todo lo que queda es el euro, y por el momento.

El neoliberalismo no se ha ocupado de las viejas luchas de clase, ni siquiera tiene la memoria de ellas, cree que las ha borrado incluso del diccionario. Se cree todavía todopoderoso, lo que no significa que no les tema, ya que sabe bien todo lo que se prepara para infligir a los pueblos. Es obvio que la gente pronto pasará hambre; es obvio que los desempleados se amontonarán; es obvio que la gente que trabaja en el mercado negro (4 millones en Italia) no tendrá apoyo. Y los que tienen un trabajo precario, y no tienen nada que perder, comenzarán a luchar y a sabotear. Esto explica por qué la estrategia de respuesta a la pandemia es principalmente una estrategia de contrainsurreción. Vamos a ver algunos buenos en América. Los campamentos del FEMA se llenarán pronto.

Así, el nuevo despotismo tiene al menos dos razones de peso para imponerse en Occidente: una es enfrentarse a la subversión interior que provoca y espera; y la otra es prepararse para la guerra exterior contra el enemigo designado, que es también el despotismo más antiguo de la historia, del que no hay nada que aprender desde el Libro del Príncipe Shang (siglo IV a.C.), un libro que todos los estrategas occidentales tendrán que leer, con el máximo cuidado. Si uno ha decidido atacar el despotismo chino, debe comenzar por demostrar que es mejor que él en su propio terreno: es decir, más eficiente, menos costoso y más eficaz. En resumen, despotismo superior. Pero esto está por probarse.

Gracias al virus, la fragilidad de nuestro mundo ha salido a la luz. El juego que se está jugando actualmente es infinitamente más peligroso que el virus, y causará muchas más muertes. Sin embargo, los contemporáneos parecen temer sólo al virus…

Parece que la época actual se ha propuesto contradecir lo que Hegel dijo sobre la filosofía de la historia: “La historia del mundo es el progreso de la conciencia de la libertad”. Pero la libertad en sí misma sólo existe en la medida en que lucha con su opuesto… añadió. ¿Dónde está hoy?

Si sólo se necesitó un simple microbio para precipitar nuestro mundo a la obediencia al más repugnante de los despotismos, significa que nuestro mundo ya estaba tan preparado para este despotismo que un simple microbio era suficiente para él.

Los historiadores llamarán a la época que ahora comienza la epoca del despotismo occidental.

(1) Veo que Edward Snowden llega a la misma conclusión en la entrevista, publicada el 10 de abril de 2020:https://www.youtube.com/watch?v=k5OAjnveyJo
(2) https://www.lexpress.fr/actualite/societe/sante/avancer-par-peur_758721.html 
(3) https://www.theguardian.com/politics/2020/mar/26/gordon-brown-calls-for-global-government-to-tackle-coronavirus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *