El buen rollo puede ser totalitario (crítica a una iniciativa del Área de las Artes del Ayuntamiento de Madrid en el barrio de Tetuán)

Publicado en ¿Qué pasa aquí?

ana-botella-emprendedores.jpg

Emprendedores con Ana Botella en Studio Banana

Paisajes de Tetuán o por qué algunos creemos que el buen rollo puede ser totalitario es el título de una crítica aparecida en Madrid Me Mata  sobre el proyecto Paisaje Tetuán, impulsado desde el Área de las Artes del Ayuntamiento de Madrid, que cuenta con la participación de diferentes agentes relacionados con el arte y la arquitectura.

Mientras la crítica de arte (local y nacional) se hace cruces sobre su irrelevancia, nos encontramos con que una voz como la que firma el articulo referido, reivindicando su compromiso de una asamblea de barrio, es capaz de realizar una crítica relevante y que abre múltiples interrogantes sobre las prácticas artísticas actuales.

Arte urbano ¿Para todos? – Un huerto urbano para ¿mi? comunidad – Luchar contra la gentrificación más allá de las palabras –  ¿Memoria o desmemoria en el ayuntamiento? son los epígrafes que se desarrollan en un texto que os invitamos a leer por su interés y agudeza. Y que también os invitamos a discutir:

Paisajes de Tetuán o por qué algunos creemos que el buen rollo puede ser totalitario

[ACTUALIZACIÓN: A las 23h la pagina web de Madrid me Mata está caida, asi que a continuación hemos incluido el texto de Paisajes de Tetuán o por qué algunos creemos que el buen rollo puede ser totalitario]

———————————————————————————————-
Paisajes de Tetuán o por qué algunos creemos que el buen rollo puede ser totalitario
Por Luis • 12 de diciembre del 2013 • Madrid me mata
 
Aclaración: como el post me temo va a ser cañero quiero dejar por delante que aprecio y admiro el trabajo de varias personas que participan de este proyecto. Creo que Bea hace mucho por el barrio de Tetuán desde su periódico y no dudo que las visitas guiadas de Miguel serán muy interesantes y sacarán los colores a las políticas públicas de vivienda. También creo que es mejor tener un huerto que no tenerlo y soy admirador de la obra de algunos de los artistas urbanos que participan en Paisajes de Tetuán. Muchos son también, que conste, los arquitectos que siento de mi lado. No se me ofendan. Por último, en tanto en cuanto la crítica dispara directamente contra el ayuntamiento, decir también que esto no es extensible al sentido de servicio público de muchos de sus empleados ni a las buenas intenciones de la gente de Intermediae, plataforma encargada de ejecutarlo. Lo que me gustaría que se entendiera, en definitiva, es que es una crítica al que entiendo es el sentido último y el alcance de este tipo de proyectos, no a sus materializaciones concretas.
 
—–
 
El año 2013 se está cerrando en el distrito de Tetuán con el proyecto Paisaje Tetuán, impulsado desde el Área de las Artes del Ayuntamiento de Madrid, que está suponiendo un goteo de intervenciones artísticas y participativas en el barrio. Dotado con 60.000 euros, el grueso del proyecto – que parte de la, al parecer existente, Oficina de Gestión de Muros – supone la creación de murales en paredes medianeras por parte de artistas urbanos muy conocidos. Además, están involucrados un buen número de colectivos de artistas y arquitectos – algunos del barrio, a través de la Red de agentes culturales de Tetuán- que han ideado distintos proyectos germinados en el humus de las ideas de participación vecinal, lucha contra la gentrificación y recuperación de la memoria. El último vértice lo pone Intermediae, una suerte de laboratorio cultural que depende del Ayuntamiento de Madrid radicado en el Matadero.
  
Se trata pues de un proyecto irreprochable a primera vista, que cuenta con la participación de numerosos nombres de la cultura extraoficial madrileña. Sin embargo, y a medida que han ido realizándose acciones y hemos reparado en él, un grupo de vecinos que participamos en la comisión de comunicación de la asamblea del barrio hemos mantenido conversaciones en las que ha aflorado nuestro desacuerdo con el sentido último de Paisajes de Tetuán.

Una lectura posible de estos procesos buenrollistas del ayuntamiento es que se trata de operaciones propagandísticas. Una forma de dar una de cal y una de arena para tener contento al personal. Sin embargo, bajo nuestro punto de vista, el mensaje que subyace de este tipo de intervenciones de la administración no es otro que la cara b de su habitual discurso autoritario.
 
Es, en definitiva, una forma más de normativizar la ciudad y meternos a todos en cintura, similar a las ordenanzas que nos impiden cantar en la calle o las leyes que pretenden acabar con nuestro derecho de manifestación, sólo que esta vez formulada en positivo. Sé que puede sonar un poco raro…os invito a seguir leyendo y luego lo discutimos.

Arte urbano ¿Para todos?

Hace ya un porrón de años apareció pintado en un transformador de la luz cerca de mi casa, a la entrada de Fuencarral, un monje gigante con las letras SU-SO. Era una de las primeras piezas grandes de un chico que vivía por allí y que tagueaba Suso33 con una línea doble que, bueno… No estaba muy allá, al menos comparado con la maestría que adquiriría después. Recuerdo muchas obras suyas por Ventilla, ya mucho más trabajadas y con personalidad. Hace ya años que Suso33 es un estrellón del arte urbano, cosa que a mi me parece muy bien. También me gustan los murales en las medianeras (de Berlín a lo poco que queda de Alberto Corazon en Madrid ).
 
Sin embargo, en un contexto en el que un chico que trata de llegar a ser Suso33 es perseguido y criminalizado (en 2009 las multas se cuadruplicaron y pueden ascender a los 3000 euros o 6000 si se es reincidente) a mi me surge inevitablemente un conflicto personal con el arte urbano promovido por los mismos responsables de la situación.
 
Luego nos están diciendo que podemos hacer graffiti, sí, cuando y como ellos decidan.

Un huerto urbano para ¿mi? comunidad

En enero de 2013 el ayuntamiento destrozó el huerto urbano que los vecinos habían plantado con mimo en un solar abandonado de Arganzuela. El Huerto de La Revoltosa. Antes, el ayuntamiento ya había hecho lo propio, que yo sepa dos veces, con otro huerto vecinal en Montecarmelo, en un solar donde algún día – lejano, sin fecha – se construirá un centro de salud.
 
Ahora nace un nuevo huerto en un solar del barrio – bienvenido sea – gestionado por la asociación Moenia.
 
Luego nos están diciendo que podemos tener huertos, sí, pero sólo aquellos sancionados por la varita consistorial.

Luchar contra la gentrificación más allá de las palabras

Ofelia Nieto 29 ¿Os suena? Además de un caso ejemplar de lucha, que ha unido a vecinos y movimientos sociales para conseguir que no se derriben tres hogares sin más razón que el capricho y la especulación, se trata de la encarnación hecha latido de la lucha contra la gentrificación en una barriada que de esto sabe la tira. En la terraza de la casa, sin ir más lejos, estuvimos hablando de ello.
 
Veo entre la nómina de colaboradores de Paisaje Tetuán a Studio Banana(*no participa me confundió un tuit y que RACT recientemente se reuniera allí, mantengo lo que sigue porque igualmente ilustra la actitud que pretendo criticar), un moderno espacio de coworking para emprendedores y “plataforma de creación multidisciplinar líder en el sector”. No hace muchos meses les vi en la tele del metro alternando con Ana Botella. Ese mismo día, casualidad que la alcaldesa estuviera por el barrio, se encontró en la Junta Municipal de Tetuán cara a cara con Ángeles y Luisa, de la familia de Ofelia Nieto. Y quedó claro que ¡vaya si sabía qué pasaba en ON29!

Pero volvamos a Studio Banana y a unos arquitectos del espacio que han situado en Plaza de Castilla lo que llaman “casa típica de Tetuán contemporanizada”. Es un bar (hasta se llama espacio gourmet), con forma de caseta moderna. Sin embargo, en la memoria del proyecto se habla de ¡sí! gentrificación, olvido de la memoria urbana, historia de las minorías…
 
Esta actitud podría ser la caricatura – pero bien real – del tono general que a veces se desprende del discurso academicista de ciertos seminarios a los que uno puede asistir en Medialab o el propio Intermediae. Aunque Studio Banana opera en el barrio fuera de éste proyecto lo traigo aquí como espejo deformante en el que todos podemos mirarnos: la gentrificación no es sólo materia de paper es una batalla abierta. También hay, por supuesto, urbanistas y arquitectos que van,(mucho) más allá de las palabras.
 
Luego nos están diciendo que podemos hablar de gentrificación, sí, pero como una abstracción de salón de actos, sin enfrentarla

¿Memoria o desmemoria en el ayuntamiento?

Existe un proyecto en marcha, aunque avanza a trompicones, también nacido a calor de Ofelia Nieto 29. Lo llamamos Museo de la Memoria y pretende rescatar la historia combativa de Tetuán. Explicar que el barrio creció como suburbio – a la contra -, su tradición obrera, el asociacionismo, la proliferación de Centros Sociales Okupados en tiempos de la Autonomía política en los 80 y 90… Incluye también la señalización de lugares de la memoria y debates vecinales.
 
Me gusta también el proyecto de Bea Burgos de Aquí Tetuán para Paisajes de Tetuán. La idea es colocar ventanas (construidas en madera, de verdad) con fotos antiguas del barrio y códigos QR que enlazan con textos y vídeos en la web. En su página dice que habrá encuentros vecinales y eso es lo que más me gusta de todo.
 
Pero cuando debatíamos en el grupo de Comunicación de la Asamblea nos entraba la duda ¿Cabría el conflicto decidido del Museo de la Memoria también en Paisajes de Tetuán?
 
Los blogs y libros sobre historia de Madrid proliferan como las amapolas. Por doquier hay webs con fotos antiguas y viejos relatos, pero las más de las veces inciden en el fresco costumbrista y el casticismo que ya cultivaran los escritores madrileñistas en el siglo XIX. Así, en no pocas ocasiones me he topado con fotos de golfillos o jornaleros desarrapados, pero pocas veces he leído en estos sitios un análisis de las causas de su exclusión. Tampoco faltan últimamente proyectos que nacen bajo el frontispicio memoria y se quedan en la mera descripción del Madrid popular.
 
Son sitios y proyectos interesantes, el problema no está en que se hagan estos…sino en que no se hagan los otros.
 
Luego nos están diciendo que recuperación de la memoria sí, pero que no vayamos a acordarnos de lo que no debemos. Conflictos los justos, mejor fiestas populares; análisis, uf, deja, mejor románticas descripciones de cuando éramos pobres pero honrados.

Coda a este asunto a propósito de las reuniones vecinales: en no pocas ocasiones la policía municipal ha impedido encuentros vecinales. Me vienen a la cabeza ahora los desayunos que hace unos años se hicieran en la Plaza de la Luna (en una ocasión se presentaron ocho policías para pedir que se “desalojase el desayuno”), o algún cine fórum de asamblea barrial frustrado por la llegada de coches patrulla.
 
Luego nos están diciendo que podemos reunirnos a conspirar en el espacio público, sí,  siempre y cuando a ellos no les toque las narices o no les gusten nuestras pintas.

Hubo un tiempo en que Orientalismo, de Edwar Said, fue uno de mis libros de cabecera. Estos días hacía un mashup en mi cabeza con las páginas en las que habla de actitudes de viajeros, en principio admiradores de oriente, pero también imbuidos de ese orientalismo del que habla en el libro: comprenden aquellas tierras sólo en la medida en la que éstas existen para ser pensadas o miradas por occidente.
 
Donde él habla de prejuicios eurocéntricos hacia oriente, a menudo tapizados de romanticismo, y que en el fondo sirven para llevar a cabo la dominación colonial…vosotros poned arquitectos, barrios populares y gentrificación. La misión histórica de la civilización reloaded.

 

2 respuestas a “El buen rollo puede ser totalitario (crítica a una iniciativa del Área de las Artes del Ayuntamiento de Madrid en el barrio de Tetuán)

  1. Da en el clavo, lo que está pasando en Tetuán por parte de la junta de distrito (cuya presidenta es de otro barrio, claro, uno de más categoría, además de ser esposa del exasesor de Tamayo…) es nauseabundo. Sólo falta que reabran CABO bajo el formato Tabacalera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *