El trabajo os hará libres (II)

Publicado en ¿Qué pasa aquí?, Memoria Histórica

La industria cultural es la herramienta por excelencia que tiene el capital para la producción industrial de subjetividad, otras veces lo hemos comentado.

Gracias a Blanca por la recopilación.


Arrastrar la dura cadena
trabajar sin tregua y sin fin
es lo mismo que una condena
que ninguno puede eludir
El trabajo nace con la persona
va grabado sobre su piel
y ya siempre le acompaña
como el amigo mas fiel
Trabajar con nieve y con frío
con la fe del que ha de triunfar
porque el agua que lleva el río
no regresa nunca del mar
El trabajo nace con la persona
va grabado sobre su piel
y ya siempre le acompaña
como el amigo mas fiel
Vale mas tener esperanza
y luchar por algo mejor
trabajar con fe y esperanza
por lograr un mundo mejor
El trabajo nace con la persona
va grabado sobre su piel
y ya siempre le acompaña
como el amigo mas fiel.
Más allá del relato triunfalista del trabajador por “un mundo de amor” esta otra versión de Dolly Parton que nos sorprende con una visión sorprendentemente lúcida, crítica con la alienación que encontramos e incluyendo la propia producción de subjetividad en el discurso, a la que se refiere como “ellos usan tu mente”:
Trabajando de nueve a cinco,
qué manera de ganarse la vida
sobreviviendo justo justo,
te cogen todo y no dan nada.
Ellos usan tu mente,
y nunca consigues lo que te mereces,
suficiente para volverse loco, si les dejas


Dolly Parton – 9 to 5 – De nueve a cinco
Me caigo de la cama y tropiezo hasta la cocina,
me sirvo una taza de ambición,
y bostezo y me estiro, e intento despertar a la vida.
Salto en la ducha, y la sangre empieza a circular,
fuera en la calle, el tráfico empieza a saltar,
con gente como yo, en el trabajo, de nueve a cinco.
Trabajando de nueve a cinco,
qué manera de ganarse la vida
sobreviviendo justo justo,
te cogen todo y no dan nada.
Ellos usan tu mente,
y nunca te dan reconocimiento
suficiente para volverse loco, si les dejas.
De nueve a cinco, por servicio y lealtad,
Pensarías
que merezco una promoción justa,
queriendo seguir adelante,
pero el jefe no parece dispuesto a dejarme.
Algunas veces juraría, que ese hombre va a por mí.
Te permiten soñar
solo para verles hacer pedazos tus sueños.
Estás a un solo peldaño
en la carrera a ser jefe (énfasis en que el jefe es un hombre)
Pero tienes sueños que él nunca te va a quitar.
En el mismo barco con un montón de amigos,
esperando al día en que zarpe.
Y la marea se va a dar la vuelta,
y todo se va a poner de tu parte.
Trabajando de nueve a cinco,
qué manera de ganarse la vida
sobreviviendo justo justo,
te cogen todo y no dan nada.
Ellos usan tu mente,
y nunca consigues lo que te mereces,
suficiente para volverse loco, si les dejas
De nueve a cinco,
te tienen donde quieres.
Hay una vida mejor,
y tu sueñas con ella, ¿no?
Es un juego de hombres ricos,
no importa como lo llamen.
Y tú te pasas la vida metiendo el dinero en su cartera.
De nueve a cinco,
qué manera de ganarse la vida
sobreviviendo justo justo,
te cogen todo y no dan nada.
Ellos usan tu mente,
y nunca te dan reconocimiento
suficiente para volverse loco, si les dejas.
De nueve a cinco,
te tienen donde quieres.
Hay una vida mejor,
y tu sueñas con ella, ¿no?
Es un juego de hombres ricos,
no importa como lo llamen.
Y tú te pasas la vida metiendo el dinero en su cartera.

4 respuestas a “El trabajo os hará libres (II)

  1. Hombre Aitor…
    O sea que Dolly Parton (rodeada de los animalitos disney) si y Romain Gavras no
    eso merece una explicación más detallada
    saludos
    E d F

  2. A ver si me explico, don salchicha. He hablado de cuestiones concretas: la estetización de Gavras y el temario de Parton en esta canción (por ejemplo). Eso de que una cosa “sí” y otra “no” es de tu cosecha. Hay que joderse con eso de venir pidiendo explicaciones. Si no te gustan las que ya he dado lo menos que puedes hacer es rebatirlas, comentarlas o lo que te parezca y no venir haciéndome exámenes de bachillerato. Si quieres todo masticadito haz el favor de retratarte primero y luego ya veremos si te las doy. Pero con tu nombre verdadero, por favor, que me tenéis hasta los cojones los abusones del anonimato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *