La artista que retrató a Donald Trump con micropene es atacada por fascistas

Publicado en ¿Qué pasa aquí?

DJT300dpi

Illma Gore, la autora de este retrato de Donald Trump titulado con el slogan de la campaña del magnate inmobiliario “Make America Great Again” ha sido atacada en Los Ángeles por seguidores del candidato republicano.

Bertram Gross escribió que el fascismo llegaría a los EEUU con una cara amigable: no con doctrinas de superioridad racial, sin prohibir formalmente partidos políticos, abolir la Constitución o eliminar las tres ramas del gobierno, pero con el mismo fervor nacionalista, leyes arbitrarias y dictatoriales y con violentas conquistas militares. Un fascismo sofisticado que silenciosamente y guardando las formas se iría instalando en el poder legitimado democráticamente. La progresión de Donald Trump como candidato republicano a la presidencia de los USA, nos indica que la predicción de Gross ya se ha cumplido, quizás con los mandatos de Bush y Obama, y que ese fascismo de cara amable ya no necesita de más máscara y a través de Trump se presenta tal cual, sin disimulos.

mass1

“Me da vergüenza publicar estas fotos (con su lesión), pero creo que tengo que hacerlo”, comentó Gore, que cree que ha sido víctima del “glamour” con el que asegura que Donald Trump habla de la violencia. “Se acercaron en un coche, tenían unos 20 años. Gritaban. Los ignoré. Se pararon a 20 pies de donde yo estaba. Seguí ignorándolos. Cuando pasé al lado, uno de ellos salió de la parte de atrás y me golpeó en la cara. Dijo ‘Trump 2016’ y se fueron riéndose”, comentó Gore.

Desde que desveló su versión de Donald Trump desnudo dice que ha vivido algunos momentos de tensión con los partidarios de que el millonario se convierta en el próximo presidente de Estados Unidos, aunque nunca habían llegado a ser tan violentos, ni al parecer tan cerca de su domicilio, comentó.

En su página web explica así su obra: “Hacer América grande otra vez” fue creado para provocar una reacción por parte de la audiencia, buena o mala, acerca de la importancia que le damos a nuestro ser físico. No hay que sentirse castrado por el tamaño del pene o de la vagina, ya que no define quién eres. Los genitales no definen el género, poder o status de nadie. En pocas palabras, puedes ser un gran capullo, sin importar lo que tengas bajo tus pantalones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *