Lo mínimo que se le puede pedir a una escultura es que no se mueva (I)

Publicado en Pill Golding

tumblr_mnl99ub4Eq1rbfdz3o1_1280

Giuseppe Spagnulo, Falce e martello 1972

Una respuesta a “Lo mínimo que se le puede pedir a una escultura es que no se mueva (I)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *