Los estrechos lazos de Joseph Beuys con el nazismo

Publicado en Memoria Histórica

beuys-nazi.jpg
De todos es conocida la leyenda, que el propio Beuys se preocupó en construir, según la cual siendo este tripulante de un avión Stuka durante la Segunda Guerra Mundial, cayó derribado en Crimea y fue rescatado por unos nómadas tártaros que untándole en grasa y envolviendole en fieltros le salvaron de morir congelado. Leyenda que, por otra parte, fue ampliamente cuestionada después de su muerte. Para Beuys, la historia personal era algo que podía ser reinventado con carácter retroactivo, como una escultura social maleable.
Pero ahora lo que nos ocupa es que parece ser que más allá de haber combatido en la Luftwaffe de Goering de forma circunstancial, parece ser que Beuys simpatizaba con el nazismo


Una nueva biografía del artista, escrita por Hans Peter Riegel, nos presenta a un Beuys seguidor de las doctrinas ocultistas y racistas propagadas por el filósofo Rudolf Steiner (creador de la pedagogía Waldorf), y que salía con un buen número de antiguos nazis. “A los ojos de Riegel, Beuys no es ni un artista loco ni un genio inocente, sino más bien una figura bastante reaccionaria y peligrosa”, escribe Ulrike Knöfel en Der Spiegel.
Beuys se vió a sí mismo como el nuevo Steiner, como un elegido. Obsesionado con el ocultismo de Steiner y sus teorías raciales, compuestas por ideas abstrusas de un alma germánica, el espíritu alemán y una misión especial para el pueblo alemán. El escritor afirma que Beuys infiltró la cosmovisión de Steiner en su arte altamente simbólico y, que de hecho, esta filosofía impregna todas y cada una de sus obras. También afirma que Beuys se rodeó de antiguos nazis, que eran sus mecenas artísticos y sus camaradas de armas políticos. Beuys fue uno de los primeros miembros del Partido Verde ecologista de Alemania, y hablaba mucho sobre la democracia. Sin embargo, en última instancia el artista se esforzó en construir una sociedad totalitaria, según Riegel.
Un gran número de obras de Beuys fueron adquiridas por el empresario alemán Karl Ströher. Nacido en 1890, Ströher se convirtió en uno de los principales mecenas artísticos y coleccionistas de obras de Beuys en la década de 1960. La familia de Ströher propietaria de la famosa compañía de cosmética capilar Wella, que tiene su sede en la ciudad occidental alemana de Darmstadt.
No se sabe mucho acerca de las actividades de Ströher durante los años de Hitler. Si bien hay constancia de una decisión judicial de 1949 que declaró a Ströher como Belasteter (o “delincuente”, la segunda categoría más condenatoria como simpatizante nazi según el sistema de clasificación utilizado por los tribunales de desnazificación en el momento) y lo condenó a 10 meses de prisión. El empresario había donado grandes cantidades de dinero al Partido Nazi y se benefició de contratos de defensa adjudicados a sus empresas.
A finales de los sesenta y principios de los setenta, Beuys estuvo muy cercano a ex-nazis que colaboraron en la fundación del Partido Verde. Tiempos confusos en los que viejos nazis se codeaban con los ambientalistas del Partido Verde, mientras intransigentes extremistas de derecha abrazaban las nociones antroposóficas de Steiner.
En noviembre de 1985, apenas unas semanas antes de su muerte, Beuys dio un discurso sobre el tema de Alemania en el teatro Kammerspiele de Munich. Habló de la posibilidad de la resurrección de Alemania, gracias en parte a la lengua alemana, que dijo que podría servir como la fuente de un nuevo país, un lenguaje, añadió, que podría dar lugar a la recuperación física y permitir un sentimiento profundo “de lo que ocurre en el suelo sobre el que vivimos.” Beuys llegó a decir que “un proceso de curación en esta tierra”, en la que todos hemos nacido, es concebible, y agregó que hay que “esforzarse por lograr un noble objetivo que se podría llamar la misión de los alemanes en este mundo” – y mencionó el “genio alemán.” Locuras similares se habían expresado mucho antes por los lingüistas del Tercer Reich.
En un ensayo sobre Beuys, Benjamin Buchloh parece alinearse con los hallazgos de Riegel. Buchloh escribe:
El conservadurismo estético de Beuys se complementa lógicamente con sus actitudes políticamente retrógradas, por no decir reaccionarias. Ambas están inscritas en un programa humanitario aparentemente progresista y radical de evolución estética y social. La universalidad abstracta de Beuys tiene su equivalente en la naturaleza profundamente subjetiva y privida de su trabajo real. Cualquier intento de su parte para unir estos dos aspectos da lugar a un curioso sectarismo. Las raices del dilema de Beuys parten de la idea errónea de que la política puede convertirse en una cuestión de estética …

9 respuestas a “Los estrechos lazos de Joseph Beuys con el nazismo

  1. Un poco cogido con pinzas. Acusar de nazi a un artista que trató de autogestionar una universidad, que apoyaba la democracia directa, y que fue un miembro muy relevante de Fluxus, creo que requiere argumentos algo más sólidos.

  2. Sorprendete cuando menos la teoria del libro de Riegel. Esto es solamente un avance de sus contenidos a traves de una entrevista con el autor en Der Spiegel. Pero por lo que dices debes de haberte leido ya el libro y descubrir la endeblez de los argumentos, asi que sin más premura, por favor ponnos al tanto, que no podemos esperar a la traducción al castellano

  3. Todos estos datos fueron mostrados también por José Luis Castillejo, hablando de estos representantes de una estética, si no romántica, bien cercana al nazismo, de una manera irónica. El problema es que Beuys sí que tuvo esos contactos, sea o no limpiado con grasa. A ver si Manresa va a estar conectada con Montserrat, y todo ese lío místico mítico que tuvieron allí los nazis, esté también presente. Podemos seguir con su discípulo, Kiefer. Este también tiene su cosa del olvido del hombre y blablabla. Estos alemanes eran una tapadera.

  4. Pues sí, muy buena lectura el reportaje de Der Spiegel.
    No estoy de acuerdo con Mesmamente, a mi si me parece que la investigación de Hans Peter Riegel parece tener bases bien sólidas… por lo menos en dicho artículo no se cuestiona ninguna de sus tesis ni se señalan incongruencia en las mismas.
    Un error histórico considerable y recurrente consiste en analizar al partido nazi como si de una asociación politico-electoral se tratatase, cuando en realidad el nazismo era una cosmogonía.
    …Es facil romper el carnet de un partido, o un sindicato, pero resulta mucho más complicado abandonar de la noche a la mañana una visión mística del universo y del papel que uno, como nibelungo, está predestinado a desempeñar…
    Tras el 45, muy pocos de los verdaderos (y abundantes) creyentes en el nazismo modificaron en lo más mínimo sus disparatadas visiones respecto a la función histórica del pueblo alemán.
    Perdieron la guerra (?) y disimularon un poco (?), nada más.
    Esto lo pudieron comprobar los estadounidenses tras iniciar la célebre “operación Paperclip” mediante la cual reclutaron innumerables científicos nazis (el más popular de los mismos, el súper fallero Wernher von Braun ).
    Estos científicos, que no solo habían sido colaboracionistas con el régimen nazi, sino en muchos casos, verdaderos heraldos de dicho movimiento, sentaron las bases de lo que hoy día conocemos como NASA, así como de múltiples recovecos oscuros dentro del entramado industrial-militar que configura el Pentágono en la actualidad.
    Algunos investigadores señalan, con un cierto fundamento documental, que la superioridad soviética en las primeras fases de la carrera espacial se debió al sabotaje intencionado de esos científicos alemanes a sus nuevos jefes.
    No faltan tampoco argumentos históricos a aquellos que, desde hace décadas, vienen señalando la directa relación entre creyentes nazis exiliados tras el 45 en latinoamérica y los procesos de limpieza étnica efectuados en ese área geográfica durante la última mitad del pasado siglo.
    Por cierto, me ha llamado la atención una noticia que aparece como “relacionada” al final del artículo sobre la biografía de Beuys.
    Dicha noticia trata sobre otro artista aleman, Georg Baselitz (conocido por girar sus dibujitos y pinturas 180º) que parece estar involucrado hasta las trancas en un complejo y millonario caso de evasión de impuestos.
    Agentes del servicio fiscal alemán han accedido a su espectacular vivienda en Ammersee, cerca de Munich, buscando más pruebas de las que ya tienen, que parecen no ser pocas.
    El artículo señala que Baselitz ha recibido algún aviso respecto a esta visita y ha puesto pies en polvorosa, refugiándose en otra de sus casas, esta en la costa italiana.
    Ya veremos en qué queda la cosa.

  5. no estaría mal que analizarais las relaciones de los expresionista americanos con el poder USA, las del grupo El Paso con la dictadura de Franco o las relaciones de aristas políticos conteporáneos con sus gobernates. Las críticas radicales de Spilbeg y vuestras son mucho má rentables.
    Qué coño sabrás tu de nihilismo, Mocogordo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *