Manifestazio Suprematista // Igor Rezola

Publicado en Pill Golding

MANIFESTAZIO SUPREMATISTA (Nagitasunak aske egingo gaitu). from IGOR REZOLA IZTUETA on Vimeo.

MANIFESTAZIO SUPREMATISTA

Mediante este escrito se da a conocer la convocatoria realizada para la “MANIFESTAZIO SUPREMATISTA” que se celebrará el próximo día 20 de Junio, sábado, en la plaza del Triangulo de Tolosa a las 20:00 de la tarde. Esta manifestación tiene un doble objetivo.

Por un lado se celebrará y reivindicará el valor del suprematismo como movimiento artístico, cuando este mismo año se cumplen 100 años desde que Kasimir Malevich y Vladímir Maiakovski escribieron el manifiesto suprematista (1915).

Por otro lado queremos rescatar y reivindicar el derecho a la pereza. Malevich, en su libro que lleva por título “La pereza como verdad inalienable del hombre”, señalaba la pereza como fin último del hombre para conseguir la felicidad. En él nos viene a decir

“(…) el trabajo debe ser maldito, como enseñan las leyendas sobre el paraíso, mientras que la pereza debe ser el fin esencial del hombre.”

Sin embargo hoy en día, la pereza se ve como una amenaza, mientras que el fin último del hombre parece ser el trabajo.

Al modelo de trabajo fordista (producción industrial y mecánica, fruto de la división del trabajo, y que suponía la negación y la alienación del hombre), se le han sumado estos últimos años nuevas formas de trabajo que se conocen como modos de producción postfordista.

A diferencia del trabajo industrial, los nuevos modelos de trabajo incluyen en su discurso conceptos como autonomía, creatividad y autorrealización, adquiriendo así una cara más amable y más humana. De esta manera, el trabajo se presenta como una actividad que promete la libertad y la felicidad del hombre, y que precisamente por ello, parece que hace posible aquel viejo lema de “EL TRABAJO OS HARÁ LIBRES”.

Incluso estas nuevas formas de trabajo, (aparentemente) “no-alienantes” y seductoras por sus características, vienen a coincidir con las formas de trabajo hasta ahora exclusivas de la práctica artística.

Sin embargo, según el análisis de numerosos autores, estos modelos productivos, incluyendo la producción artística, también son motivo de precariedad y autoexplotación para los/las trabajadores/as de esos ámbitos.

Vivimos en sociedades donde lo productivo se antepone al desarrollo de lo esencialmente humano. El trabajo forzado se ha vuelto sagrado incluso para la “izquierda”, y el tiempo de “no-trabajo” tiene que estar dirigido a desarrollar actividades de provecho, y evitar así “perder el tiempo”.

Tal y como ya sucedía con el trabajo mecánico y alienante de la fábrica, a pesar de ese nuevo rostro con el que pretende presentase la producción en el postfordismo, parece ser que el/la trabajador/a lejos de alcanzar la felicidad mediante esa actividad, prácticamente consigue lo contrario. El fin del hombre no puede ser por lo tanto el trabajo. El/la trabajador/a sigue deseando en su interior escaparse de esa actividad, y encontrar un espacio/tiempo, simplemente para no hacer nada. Por eso creemos que es más necesario que nunca celebrar y reivindicar el valor del suprematismo junto con el valor de la pereza, el no hacer nada y la holgazanería, tal y como también lo hiciera de una manera clara y rotunda Malevich.

La doble reivindicación de la “MANIFESTAZIO SUPREMATISTA” se organizará y materializará de la siguiente manera:

1- La manifestación estará encabezada por una cama que será portada por cuatro personas. Dicha cama llevará pintada en la sabana que la cubre un cuadrado negro. Seguidamente la acompañaran 26 cuadros suprematistas, los cuales serán portados por 26 personas que desfilarán formando una única columna. El resto de manifestantes se colocarán por detrás de la columna.

2- Estos cuadros suprematistas se pueden equiparar formalmente a las banderas marítimas. Dichas banderas, al corresponderse con diferentes letras del alfabeto, hacen posible organizar los cuadros de manera que puedan generar diferentes palabras. La frase que se conformará mediante la organización de los cuadros y que recoge la segunda reivindicación de la manifestación, no tan evidente a nivel formal pero no por ello menos importante, es la de “LA PEREZA NOS HARÁ LIBRES”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *