McCarthy

Publicado en Sin categoría

La exposición no podría estar mejor ubicada. La galería
Hauser
& Wirth
de Londres se alberga en el antiguo edificio de un vetusto banco,
con sus cámaras acorazadas y sus ventanillas/mostrador para hacer cola.
El artista expone un conjunto de piezas a caballo entre instalación,
vídeo y performance e introduce recursos documentales como gráficos,
bocetos y dibujos.

Una referenecia clara: el poder.

mccarthy_portada.jpg

En el vestíbulo de la galería vemos los restos de una acción
junto con proyecciones en las paredes de la misma. Personajes con grotescas
máscaras y enormes collares de perlas se comportan de forma absurda y
convulsa en el vestíbulo del antiguo banco. Un personaje, presente en
toda le exposición es fácilmente reconocible: Bush.

mccarthy_Ketchup.JPG

mccarthy_bush.jpg

mccarthy_vestibulo1.jpg

mccarthy_vestibulo2.jpg

Botellas de ketchup, en alusión a la sangre, a la cultura occidental
y, en última instancia, a la misma pintura que se utiliza en artes plásticas,
introduciendo así la propia actividad del artista en el circuito económico,
político y cultural que él mismo pone en evidencia. Esta lúcida
autorreferencia parece contradictoria con sus deslabazadas e inconsistentes
opiniones al ser preguntado directamente sobre el valor de cambio de su obra.

En esta entrevista
corta
publicada por El Mundo McCarthy se muestra incisivo y brillante al
describir los procesos mentales desencadenados en el espectador: “El
público no sabe si reírse o asustarse ante la brutalidad de los
golpes. Se ríen del chiste, de la enorme mano protésica, de la
sangre artificial. Pero, al mismo tiempo, hay un elemento brutal y les incomoda
que les haga gracia”
. Y, sin embargo, argumenta un disparate al tratar
de justificar el arte para ricos por ser su producción más barata
que la del cine.

En esta otra entrevista
hecha por José Álvaro Perdices y Juan Agustín Mancebo en
el 97 también se va por los cerros de Úbeda al ser preguntado
sobre la relación entre mercantilismo y trabajo grupal.

En esta
otra entrevista
publicada en Interferencias se trata de incidir más
en los aspectos relacionados con el inconsciente. En algún momento a
mitad de la entrevista McCarthy debe reconocer que no sabe de qué le
está hablando la entrevistadora.

Siguiendo con la exposición. En el piso de abajo puede verse la maqueta
de una casa de arquitectura disparatada. Lugares inaccesibles, laberínticos,
escaleras que conducen al vacío. La maqueta es una representación
de un escenario, construido en otro lugar, en el que se lleva a cabo una acción
que es filmada y proyectada a su vez en el interior de las dos cámaras
acorazadas.

mccarthy_puerta.jpg

mccarthy_acorazada1.jpg

mccarthy_acorazada2.jpg

mccarthy_mun

En esta acción el personaje con máscara de Bush lleva una cámara
en el interior de la máscara, es de suponer que en alusión a la
vigilancia y a los medios medios de comunicación. La idea de una identidad
forjada por los medios cobra así más fuerza que en otros casos
en los que la única alusión consiste en la propia máscara
como generadora de una realidad aparente.

Este personaje tiene además una larga nariz con forma de tubo que introduce
en agujeros abiertos de forma torpe y arbitraria, pero con poderosas herramientas,
en las paredes del escenario laberíntico.

En un momento apoteósico, tras efectuar laboriosamente una abertura del
tamaño adecuado, caga un río de ketchup desde el piso de arriba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *