Yo también exijo, performance de Tania Bruguera

Publicado en ¿Qué pasa aquí?, Difusión

10885142_1386433684990477_3503075520925428442_n

Mañana dia 30 de diciembre, Tania Bruguera va a reeditar su acción el Susurro de Tatlin#6 en la plaza de la Revolución de La Habana a las 15:00 horas (hora local). La performace consiste en un micrófono abierto que cualquier persona puede utilizar por un minuto para expresarse libremente a título únicamente personal. Partiendo del concepto de “momento político específico” la artista aprovecha la nueva coyuntura abierta en la isla por el descongelamiento de las relaciones diplomáticas entre EE. UU. y Cuba para proponer esta acción.

A continuación reproducimos el último comunicado oficial de Tania Bruguera sobre la acción:

COMUNICADO DE PRENSA # 3
Sin permiso oficial, Tania Bruguera confirma performance en la Plaza

29/12/2014.- La artista cubana Tania Bruguera, vocera de la plataforma #YoTambienExijo, ha confirmado que realizará la performance artística “El Susurro de Tatlin #6” en la Plaza de la Revolución de la ciudad de La Habana, Cuba, este martes 30 de diciembre a las 15 h (hora local), a pesar de no haber obtenido los permisos de entidades oficiales ni respuesta positiva a la solicitud formal de protección y garantía de orden que presentó hoy ante la Dirección General de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR).

Incluso con la falta de apoyo del Estado y Gobierno, varias personalidades del mundo artístico y cultural de Cuba y el exterior han confirmado su apoyo en logística y en presencia el día del evento, validando así su carácter esencialmente artístico.

“El artista tiene el derecho a disentir con el poder, con el status quo, y tiene el derecho a ser respetado por disentir y a ser protegido por disentir”, expresa Bruguera en el Manifiesto de los Derechos del Artista, el cual leyó públicamente en el “Expert Meeting on Artistic Freedom and Cultural Rights” en la sede de las Naciones Unidas, Ginebra, el 6 de diciembre de 2012.

La Plaza elegida es un espacio público suficientemente grande para que diversas opiniones sean expresadas de forma pacífica, aunque se prevé, según informaciones extraoficiales, que el gobierno organizará actividades culturales simultáneamente en el mismo lugar, para contrarrestar el impacto de la performance. “Los gobiernos de las naciones desde donde los artistas trabajan tienen la obligación de proteger el derecho del artista a disentir porque esa es su función social.”, sostiene Bruguera en el citado Manifiesto.

“Si el pueblo quiere estar ahí no podrán impedirlo. De nuestra parte, como artistas y ciudadanos, creemos que estos son momentos en los que cada cubano debe dar un paso histórico. Nuestra acción será pacífica y la respuesta ante cualquier inconveniente, si se presenta, será también pacífica.” afirma Bruguera.

“Desde el comienzo, hemos trabajado con disciplina, orden, respeto a las leyes, buscando información sobre regulaciones para realizar actividades públicas, hemos solicitado los permisos correspondiente y recibido apoyo y aceptación social para realizar una obra pacífica. Si ocurre algún tipo de desorden generado por grupos violentos en contra de la obra, las responsabilidades caerán sobre el Gobierno”, advierte Bruguera.

En una nueva reunión realizada hoy en el Consejo Nacional de las Artes Plásticas (CNAP), le propusieron a Bruguera tres puntos a negociar: 1) hacer la obra en el Patio del Museo Nacional 2) no permitir la entrada de “ningún disidente o mercenario”, según palabras empleadas por los funcionarios del gobierno y 3) limitar la duración del proyecto a una hora y media. La artista sólo accedió a limitar la duración de la obra; sobre el resto de los puntos, se negó enfáticamente. “Por mis principios artísticos y humanos, me niego a convertirme en una censora.”, concluye la artista.

Por su parte la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) ha emitido este comunicado:

La conocida artista Tania Bruguera ha convocado a un supuesto performance este 30 de diciembre en la emblemática Plaza de la Revolución en La Habana. Ello ha sucedido al margen de cualquier institución cubana y, como sucede en esos casos, la iniciativa ha sido ampliamente difundida por medios de la contrarrevolución, especialmente por el libelo Diario de Cuba, que tomó tempranamente partido contra las declaraciones de los presidentes Raúl Castro y Barack Obama del pasado 17 de diciembre. Llevamos años en esta batalla frente a los enemigos de la Revolución. No somos ingenuos, el significado de este performance no va a ser interpretado en modo alguno como una obra artística. Se trata de una provocación política, orientada en el mismo sentido de las tesis de los que la han difundido.

Esta acción no persigue otro propósito que el de situarse en contra de las negociaciones que dan esperanza a muchos seres humanos, en primer lugar a los once millones de cubanos. Será secundada, si acaso, por los pocos mercenarios locales de la política que el mismo Presidente Obama ha considerado fracasada, por los únicos que podrían esperar beneficios de cualquier intento por obstaculizar las negociaciones en curso.

Los escritores y artistas cubanos merecen conocer esta nueva maniobra y no se dejarán confundir por una operación que pretende presentar este performance como un proyecto de pura creación artística. Su evidente intención política se afirma en el propio mensaje de una artista que no busca otra cosa que un protagonismo circunstancial.

Todo nuestro pueblo festeja hoy el regreso a la Patria de nuestros Cinco Héroes, así como el anuncio del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos. Rechazamos cualquier acción oportunista que trate de opacar este momento histórico.

Y finalmente por lo que a mí respecta y aprovechando la ocasión, hacer patente:

Mi total apoyo al movimiento libertario cubano tanto en el exilio como en el interior

26 respuestas a “Yo también exijo, performance de Tania Bruguera

  1. LAS ENCRUCIJADAS DEL ARTE Y LA POLÍTICA

    Jorge Fernández Torres (director del centro Wilfredo Lam)

    Son muchos los debates que se establecen desde la contemporaneidad sobre la función social del arte en el momento actual, y dentro de ello la relación que puede existir entre arte y política. En esta encrucijada se mueve la propuesta de performance Yo Exijo de la artista cubana Tania Bruguera, continuidad de lo presentado durante la Décima Bienal de La Habana en el 2009 en el Centro Wifredo Lam y titulado El Susurro de Tatlin, en que el público, durante un minuto, opinaba tanto sobre cuestiones que se referían a aspectos internos de la propia Bienal, como de situaciones que involucraban a la macro sociedad en su conjunto.
    Un elemento a destacar en ese entonces, fue la intervención de la bloguera Yoani Sánchez, una de las más activas opositoras al Gobierno Cubano, quien ha recibido cuantiosas sumas de dinero por mantener su estatus de disidente y que llegó a justificar en entrevistas públicas la guerra de Georges W. Bush contra Iraq. Aun cuando la obra de Tania Bruguera suscitara una gran polémica, se desarrolló hasta el final y no fue interrumpida. La tolerancia distinguió el curso de esa acción.
    En esta ocasión Tania pretende realizar un performance que ya fue hecho en Cuba como hemos referido, y que en otros países donde ha ocurrido no ha tenido una segunda edición. En los procesos que suceden en la actualidad, donde las fronteras entre el arte y la vida son borrosas, no nos podemos desgastar en las bizantinas discusiones de que si esto o aquello es arte o no. Pienso que lo que está en juego es el sentido que tenemos de la ética.
    Entre otras cosas, Cuba ha podido negociar con los Estados Unidos por haber preservado un país sin cometer crímenes y haber respetado los derechos elementales del ciudadano de a pie. Para nadie es un secreto la cantidad de imágenes de violencia dura de personas agredidas y asesinadas en el mundo entero por manifestarse pacíficamente. Si eso hubiera sucedido en este país, estoy seguro que íbamos estar en la agenda del Consejo Seguridad de la ONU. Nuestra estabilidad, a pesar de haber atravesado por situaciones complejas, es lo que nos ha hecho llegar hasta aquí.
    Nosotros hemos tratado de no agotar el diálogo con Tania Bruguera y sigo pensando que es una gran artista y que tiene un lugar merecido en las colecciones del Museo de Bellas Artes de Cuba. En recientes conversaciones con ella, nos ha hecho saber su desvelo porque el modelo del capitalismo más brutal no se apodere de Cuba. Sin embargo, le hemos expresado también nuestras preocupaciones porque se puedan ver involucrados en sus proyectos personas de una llamada oposición que enuncian las tendencias más fundamentalistas en la relación con el futuro de la Isla.
    Considero que en nombre del arte y en la búsqueda de una concertación nacional no se puede generar una plataforma que pueda destruir el sustento ético y moral de una nación. Este es un país que ha tenido que sufrir muchas tensiones para defenderse y que entendió muy bien aquella máxima del escritor cubano José Lezama Lima cuando decía que son tiempos de salvación y que su signo era una fogosa resistencia.
    No es momento de estimular acciones que puedan derivar en la violencia, sino de encontrar la paz y el entendimiento. Esto no quiere decir que no se creen mecanismos para abrir un debate permanente con la participación de todos los cubanos y cubanas sobre cómo transformar nuestra realidad con nuevas ideas.
    En tiempos donde muchas personas celebran la normalización de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos y donde en los barrios se derramaron lágrimas por la liberación de los tres cubanos encarcelados, no corresponde incitar a un debate del que pueda emanar una confrontación dañina a los retos por venir. Pensar que con micrófonos abiertos en la Plaza de la Revolución –desde una aparente convocatoria a la diversidad– vamos a resolver nuestros conflictos y diferencias, es un error. Con ello lo único que se lograría es potenciar tensiones y odio. Abriríamos las puertas a acciones indeseables, expresión de las frustraciones de aquellos que sienten que el negocio del que han vivido llega a su fin con las alocuciones de los Presidentes Raúl Castro y Barack Obama; y podría ralentizar un proceso de acercamiento que solo comienza.
    Cuando uno revisita la Historia del Arte, la Historia de las Revoluciones y la Historia de la Política, los intentos del arte en el epicentro de la política solo han logrado intervenir pequeños espacios, no por ello menos trascendentes. Pero en estas confrontaciones siempre sobrevive el arte como gesto; aunque muchas veces se piense lo contrario.
    Trabajar el espacio público conlleva el reconocimiento de regulaciones y el ejercicio de negociaciones. En ningún lugar del mundo se entrega irresponsablemente. Tania no puede pedir que Cuba haga algo que no puede hacer en otro país.

  2. Es sabido que artistas como Tania Bruguera viven espléndidamente de las desgracias de sus coetáneos. No sorprende que les cause pánico económico el reencuentro de Estados Unidos –la madre patria de Bruguera– y Cuba –la chingada por el régimen capitalista. Estos artistas saben que a corto plazo se les terminará su negocio de “artistas sociales”, u opositores de ultraderecha, que es lo mismo. El “socialismo” de la señora Bruguera es un socialismo de Museo, para espectadores de caviar. Estos “artistas sociales” no conocen hombres o mujeres reales. Bruguera teme que se le acabe la cantaleta de la “función social del artista” al servicio del capitalismo neoliberal. Le angustia saber que éste pronto le dará la espalda sin ninguna contemplación.

    Para el campo del arte de verdad de América Latina, la llamada “función social del artista” que vocifera la señora Bruguera, consiste en defender la libertad especulativa de los mercados artísticos en sus espectaculares Ferias de Arte. América Latina sabe que a estos artistas “sociales” no les interesa la solidaridad real –no ideológica–, pues, nada hacen en mundo real, excepto lucrarse de su crueldad mediante formatos críticos multimillonarios.

    Los delirios ideológicos –neoliberales– de la señora Tania Bruguera, muestran con creces la gran confusión del espíritu mercantil que anima sus puestas en escena poshistóricas. Bruguera no comprende qué es ESO de la política. Comprenderla no se reduce a citar una frase de un teórico de moda, frase que por supuesto no se comprende. Si Bruguera comprendiera la política, seguiría las indicaciones de Washington al respecto: hay que respetar a los oponentes. A los oponentes no se les bloquea ni se les fulmina, como pretende Bruguera con su sabotaje a la esperanza de América Latina. Con los oponentes hay que hablar para buscar la creación de espacios de verdad e igualitarios.

    Ahora bien, que Bruguera se deje arrastrar por la furia del anticastrismo cubano de Miami, ese es su problema. El problema, a nuestro modo de ver y como amigos de los artistas de verdad, es que con cobardía Bruguera se esconda detrás de los reflectores del arte neoliberal de Feria, que hace de toda iniciativa creativa de verdad una mercancía. Hay que decirlo de una buena vez: caído el muro de Miami, caen sus “artistas sociales”, aquellos que pusieron el arte al servicio de la ultraderecha cubana. Debemos tener el coraje de afirmar que “artistas sociales” como Tania Bruguera no hacen arte. No lo pueden hacer porque muestran que no pueden pensar sin ampararse en las ideologías de la política y del arte.

      1. Estoy de acuerdo en todo! Esta artista de postín vive y hace lo que quiere, todo su discursito se formula desde una posición privilegiada que la aleja radicalmente de la realidad cubana, mal paga a la gente que trabaja para ella y roba sin permiso ideas de otros artistas (incluidos sus propios alumnos de cátedra). Cuba vive un momento histórico y ella trata de exprimir su último limón. A parte de todo esto los trabajos son FLOJETES y nadie se cree que haya sido detenida¡No me jodas! Con traje de presa dicen que la han visto, ajjajajajajaj No ha dado la cara y se saca de la manga una historia lamentable y victimista. Es una chapuzas y no es la primera vez que hace algo así. Es ridícula.

    1. Frente al supesto “sabotaje del futuro de América Latina” -hay que ser pedante-, está la cárcel que es hoy y ayer Cuba. A algunos les mola que les maten/detengan/torturen los que dicen ser de “izquierdas”, pues mi más sentido pésame a todos ellos, recomiendo que lean cualquier libro de Reinaldo Arenas, o de Solzhenitsyn, y reflexionen, no ya sobre esa entelequia llamada ideología sino sobre la puta condición humana, por decirlo finamente. Defender a Castro hoy es como hacerlo con Franco en los 70, ni más ni menos. De hecho, el futuro cubanno pinta chino, y a lo mejor alguno de los camaradas que pueblan este foro está ya haciendo una lista para reeducar artistas…

  3. Carta de Tania Bruguera al Ministerio de Cultura cubano:

    Cro. Fernando Rojas
    Viceministro de Cultura
    República de Cuba

    A mi regreso de Documenta11 el Ministerio de Cultura me entregó el 27 de Noviembre del 2002, junto a otros jóvenes artistas, la Distinción por la Cultura Nacional. Por años no le di importancia a ese evento porque no cambió nada en mi vida ni en mi modo de pensar. De hecho no recordaba si la había conservado o si la había perdido. Después de estos últimos acontecimientos esa Distinción ha tomado otro significado para mí.

    Hoy devuelvo la Distinción al Ministerio de Cultura, la pongo en manos del Viceministro con quien antes he tenido discusiones ideológicas y acerca de la censura. Hoy también renuncio a mi membresía de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). No puedo recibir un reconocimiento, ni ser parte de una institución que habla por todos pero donde solo firma la Presidencia de la Organización. Instituciones culturales que en vez de abrir un diálogo y un espacio para el análisis estético, criminalizan, juzgan, reducen la respuesta hacia una obra en la generación del miedo hacia la obra y que además se desentiende.

    He escuchado muchas veces en Cuba que no es el momento adecuado para hacer una crítica o para usar una metáfora o para hacer una obra. Muchas veces me autocensuré ante esas palabras que mágicamente culpabilizan una duda o una opinión. Hoy sé que el momento adecuado para un artista es SIEMPRE, pero sobre todo cuando se ponen en suspensión las maneras de evaluar lo social y lo humano, pero el momento adecuado no puede ser una directiva gubernamental porque eso sería hacer propaganda y no arte. El artista estaría a servicio de un gobierno y no de una sociedad. La opinión y el arte no pueden existir solo cuando son permitidos desde la institución. Yo creo que era el momento adecuado para hacer la obra porque todavía todas la decisiones sobre que va a ser Cuba, no están implementadas. Todavía hay ilusión, muchos creen que existen espacios sin definir en los que todos los cubanos pudiéramos ser parte.

    Los cambios en Cuba no pueden ser reales si la decisión viene desde arriba y se informa y se tiene que aceptar. Los cambios en Cuba no pueden ser reales si una opinión diferente se da cuando el gobierno lo invita. Los cambios en Cuba no pueden ser reales si lo cubanos tienen miedo a conocer a conocer ciertas palabras como por ejemplo Derecho Humanos. Lo cambios en Cuba no pueden ser reales si el cubano tiene miedo a que una opinión lo deje sin trabajo. Los cambios en Cuba no pueden ser reales si lo que le interesa al gobierno de los cubanos es su dinero y no sus ideas.

    ¡Qué triste un gobierno que vea como una amenaza de Estado que se le dé un minuto a decir lo que piensan sin que ellos lo controlen, al cubano de a pie! ¡Qué triste un gobierno que meta preso al público de una obra de arte!

    Yo hoy no renuncio a mi pasado, sino que apuesto por nuestro futuro, porque Cuba no puede abrirse al mundo sin abrirse a los cubanos.

    Un abrazo,
    Tania Bruguera.

    La Habana, 5 de enero de 2015.

    1. Con Tania toca preguntarse, arte político qué? es decir, son tan previsibles sus arrebatos artísticos, que donde no haya detención o escándalo ella no va…

      Se imaginan que cualquiera arme una banda de muchachos dispuestos a empelotarsen delante del Palacio de Nariño?

      Pues los arrestan, pero como es Cuba, la prensa lo llama: detención arbitraria de sujetos impedidos de ejercer la libertad.

      Si lo hiciera en Colombia o en Washington, le dirían: No joda!! estás libre de hacerlo, pero te mereces (por ley) 48 horas de arresto!!

      Tania, OPORTUNISTA CASTRISTA amiga de los cubanos de Miami!!!

  4. Entrevista a Tania Bruguera por Javier Diaz Guardiola (hay que leerla hasta el final, en concreto se puede lleer el ultimo parrafo y pasar de lo demás)

    «Lo que no acaban de entender aquí es que mi obra (la que no llegó a realizar y ha supuesto que la encarcelaran tres veces, le retiraran el pasaporte y le impida comunicarse a través de internet) era el resultado de haber creído en el sistema. Yo me creí todo lo que leí en la prensa, lo que vi en televisión. Me creí que había llegado otro momento, que podíamos estar juntos aún siendo diferentes, y que cualquier cubano de a pie podía escuchar la opinión del otro, siempre desde la tolerancia». La que así se expresa es Tania Bruguera, una de las creadoras cubanas más internacionales, que desde el pasado 30 de diciembre se encuentra confinada en su casa, prácticamente incomunicada, y sin posibilidad de salir de la isla y atender a sus compromisos profesionales, entre los que se encuentra ARCO, a finales de febrero.

    ¿Su delito? Haber intentado desarrollar el pasado 30 de diciembre y en plena plaza de la Revolución (la misma que ha sido protagonista de los más encendido discursos de Fidel Castro), una «performance» –Tatlin’s Whisper # 6–, con la que cedía la palabra a sus conciudadanos para que expresaran, en su opinión (termino peliagudo en ese país), y ante un micrófono, qué Cuba es la que esperaban tras el anuncio del inicio de las relaciones diplomáticas entre el país caribeño y Estados Unidos. El acto no se llevó a término y acabó con la detención de la artista y de un grupo de unas cincuenta personas que asistieron a presenciarla y que luego se movilizaron para criticar la acción policial.

    «Estoy contenta –explica Bruguera a ABC–. No es lo que esperaba, pero veo que la pieza ha funcionado perfectamente». La artista está ahora mismo a la espera de lo que decida el fiscal. Las autoridades de la isla consideraron su actuación de «provocación política», de «reality show»: «Están desarrollando una campaña mediática, que va cambiando, sólo para desprestigiarme y sembrar dudas. Pero, sin ser arrogante, mis más de 20 años de trayectoria me avalan. Intenté pedir permiso para esa acción, y jamás se me ocurrió llevarme a la prensa. Lo que pasa es que he despertado muchos fantasmas. Se ha dicho de mí que soy traficante de drogas, que quiero acabar con las nuevas relaciones entre Cuba y EE.UU., ¡como si una “performance” pudiera arruinar 18 meses de negociaciones!; que si trabajo para la CIA y la USAid (Agencia Internacional Norteamericana para el Desarrollo);que si soy disidente… Lo que yo soy es una artista, crítica, eso sí, pero no sólo en Cuba, sino allí donde me llaman».

    Para ella, lo más difícil en estos momentos es la inseguridad legal: «Estoy en mi país. Eso es maravilloso. Pero lo que no entiende el que no es cubano es que aquí los abogados trabajan para el Estado. He hablado con cinco o seis, que declinan apoyarme porque dicen que no vale la pena o porque tienen miedo de que esto tenga consecuencias para ellos». Contactamos con ella por teléfono y somos conscientes de que esta llamada la compromete. «Ha de saber que está siendo grabado», nos recuerda. Pero, ¿tiene miedo? No vacila: «En absoluto. Estoy convencida de que hice lo que debía hacer y lo que más me disgusta es cómo se están haciendo las cosas». Entre ese «cómo se están haciendo las cosas» se incluye la detención del medio centenar de personas que acudió a apoyarla y que acabó, como ella, en prisión: «¡Estaban haciendo preso al público de una performance! Eso es maravilloso!». Cincuenta individuos, «pocos para presenciar una actividad artística en Cuba (influía el miedo); muchos, para ser detenidos en un día», argumenta.

    Una de las citas internacionales a las que no podrá acudir Tania Bruguera en febrero es ARCO, donde la espera su galerista, Juana de Aizpuru. Esta se ha hecho eco de la campaña puesta en marcha por la asociación Voice Project, que vela por la libertad de expresión de los artistas, y que ha impulsado una carta abierta dirigida al mismísimo Raúl Castro y Esther Reus, su ministra de Justicia, para pedir la clarificación del caso de Bruguera y a la que cualquiera puede adherirse desde la web http://owl.li/HHqze.

    «Es una valiente»
    «Hemos mandado 3.000 mails tanto a España como al exterior. No hay decoro, ni sensibilidad en el trato que la artista está recibiendo –expone De Aizpuru–. Y estamos satisfechos de la respuesta que estamos recibiendo, como la del Instituto de Arte Contemporáneo, que nos está ayudando a que el mensaje llegue a más gente». Su presidenta, Isabel Durán, explica que lo han hecho porque es «nuestro deber moral, político y artístico»: «Se ha acusado a Tania Bruguera por parte de algunos de intentar ganar notoriedad con todo esto. Ella es una valiente que ha expresado lo que piensa en el momento oportuno. Acciones como la suya son siempre necesarias, pero, en un momento en el que Cuba quiere abrirse al mundo, son particularmente necesarias.La reacción da que pensar».

    Antes de colgar, Bruguera nos recuerda que lo básico no es que ella sea liberada, sino «que haya verdadero cambio en Cuba y triunfe la libertad de expresión»: «Ya que me llama de España, me encantaría que esto llegara a “Podemos”. Necesito que se entienda mi caso. Yo soy de izquierdas y necesito que la gente de izquierdas no se desentienda de esto y no repita lo que dicen otros sin leer lo que nosotros hemos publicado». El guante está lanzado.

    1. Alma de cántaro… en el ABC te va a leer embelesada toda la izquierda europea, especialmente su lider supremo Pabliglesias, que además acude semanalmente a la tienda de Juana de Aizpuru para rezar el rosario y comer unas cuantas yemas de Santa Teresa…

    2. El defenestrado instituto de arte contempopráneo aposha a Tania, para mi que le van a dar un premio en la próxima gala de los RAC.
      ¿Mejor empanada ideológica de 2014?

  5. Pero vamos a ver, la artista está en su casa de cuba (porque tiene varias casas en varios países) “practicamente incomunicada” pero va y se casca una entrevista con un medio europeo de extrema derecha… menuda incomunicación la tuya, hija mía, igualico que en Guantánamo.
    Ah, bueno, pero es que el gran hermano está grabando la llamada de la valiente freedom fighter… pues lo mismo que cuando yo llamo a telepizza para pedir una caprichosa con doble de queso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *