Zapanteras Negras. Cuando el Black Panther Party se encontró con el Zapatismo

Publicado en Pill Golding

Llevando-la-Zapantera-a-las-calles-sancristobalenses-1024x681.jpg
El pasado mes de noviembre en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, tuvieron lugar unas jornadas que bajo el titulo de Zapantera Negra plantearon una exploración de las conexiones artísticas y políticas entre el Partido de las Panteras Negras y el movimiento zapatista.
En el marco de las jornadas el antiguo Ministro de Cultura del Black Panther Party, Emory Douglas (de quién ya hemos hablado aquí), fue invitado a mostrar su trabajo y a colaborar con artistas zapatistas.


zapanteras1.jpg
En el pico de su popularidad en 1970, 139.000 ejemplares del boletín The Black Panther eran distribuidos semanalmente por todo Estados Unidos. En sus páginas, Emory Douglas, Ministro de Cultura, publicó sus obras gráficas en un esfuerzo por “ilustrar las condiciones que hacen que la revolución parezca necesaria, y … construir una mitología visual del poder para personas que se sentían impotentes y víctimas”. Este boletín de noticias y sus ilustraciones correspondientes jugaron un papel central en la difusión del Programa de Los Diez Puntos que resumía la ideología de los Panteras Negras.
En 1994, el levantamiento zapatista difunde su lucha gracias al auge de Internet. Vídeos, información visual y comunicados del movimiento (como la Primera Declaración de La Selva Lacandona) se extendieron por todo el mundo en tiempo real, construyendo lazos de solidaridad global en lo que posteriormente sería denominado por el Pentágono como Social Netwar. Bajo esa denominación el zapatismo estrenaba una nueva forma de lucha que consistía en formar coaliciones transfronterizas altamente entrelazadas y coordinadas para hacer una guerra de redes social que limitaría la represión del gobierno mexicano y apoyaría la causa zapatista.
cartel_zapatista.jpg
El Black Panther Party y el zapatismo se dieron en ambientes culturales, políticos e históricos distintos, sin embargo los dos comparten una apreciación común del poder de la imagen y la palabra escrita para construir la narración de sus respectivos movimientos a través de los medios de comunicación de masas. Este punto común fue el punto de partida para estas jornadas organizadas por Caleb Duarte en colaboración con el espacio En Donde Era la ONU de San Cristobal de las Casas.
zapantera33.jpg
Según su organizador “este trabajo es un intento de poner de relieve el papel positivo y transformador que el arte ha jugado en los movimientos sociales, culturales y revolucionarios, abriendo posibilidades de imaginar otros mundos”. También es un proyecto que quiere mostrar prácticas artísticas que desde un principio se han aliado con movimientos sociales y que son marginales con repecto a las tradicionales formas del arte político promovido por las grandes instituciones culturales. “Se trata de un esfuerzo de base para reunir a dos poderosos movimientos visuales, sociales y políticos de nuestro tiempo. Y en estos tiempos de fiebre revolucionaria e inseguridad económica, creemos que es importante compartir lo que el arte puede y lo que ha hecho para favorecer un cambio y romper las nociones de normalidad socialmente impuestas”.
Para concluir, os remitimos a una entrevista realizada a Emory Douglas durante su estancia en Chiapas publicada en Zapateando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *