Desde primera hora de este viernes siete dotaciones policiales cortaban la calle Bretón de los Herreros para ejecutar la orden de desalojo de Hogar Social Madrid. Durante varias horas, la actividad de este grupo que se define como ‘patriota’ ha seguido con normalidad, entregando cestas de la compra a las numerosas familias que se acercaban a por comida a la sede ocupada del HSM.

Aunque la situación en la zona parecía tranquila, los ánimos se han ido caldeando a lo largo de la mañana y, hacia las 11 horas, cuando hacía su aparición la Comisión Judicial que debía ejecutar el desalojo, los militantes de HSM han sacado enormes pancartas y han manifestado su intención de no abandonar la zona. Incluso una joven, subida a la azotea del edificio ocupado -un antiguo inmueble del Ministerio de Trabajo vendido ahora a una gestora privada- ha amenazado con lanzarse al vacío. “No salgo de aquí viva”, decía, mientras sus compañeros del HSM le pedían que volviera al interior del edificio.

gimnasia revolucionaria

Me había trazado una línea a seguir dentro de la Organización: considerar a la república recién instaurada como una entidad burguesa que debía ser superada por el comunismo libertario, y para cuyo logro se imponía hacer imposible su estabilización y consolidación, mediante una acción insurreccional pendular, a cargo de la clase obrera por la izquierda, que indefectiblemente sería contrarrestada por los embates derechistas de los burgueses, hasta que se produjera el desplome de la república burguesa.

Crear en la manera de ser de los militantes anarcosindicalistas el hábito de las acciones revolucionarias, rehuyendo la acción individual de atentados y sabotajes, cifrándolo todo en la acción colectiva contra las estructuras del sistema capitalista, hasta lograr superar el complejo de miedo a las fuerzas represivas, al ejército, a la Guardia civil, a la policía, lográndolo mediante la sistematización de las acciones insurreccionales, la puesta en práctica de una gimnasia revolucionaria.

(…)

“El eco de los pasos”. Juan García Oliver.

tumblr_nminpscl4l1twdas2o1_1280

La espiral es una representación gráfica de la secuencia numérica de Fibonacci, que tiene una gran variedad de aplicaciones en las matemáticas, sin embargo, grandes genios de la plástica como Durero, Da Vinci y Dalí, fascinados por la forma en la que elementos de la naturaleza se ajustan a éste patrón secuencial perfecto (como en el caso de la concha del nautilo), utilizaron la espiral como una herramienta compositiva.

Leer más