La represión generalizada e indiscriminada que se ha desencadenado contra el movimiento anarquista en Barcelona y Madrid solo tiene una explicación: se trata de un intento desesperado del Gobierno del Partido Popular de generar un escenario de conflicto que permita proteger la estructura del Sistema. Lo hemos visto muchas veces en la historia: primero se genera el caos, luego llegan los salvadores a poner orden.

Inmersos en una crisis que no tiene ni tendrá fin, y que agrava sin cesar las condiciones de vida de millones de ciudadanos, hundidos en el descrédito que la corrupción ha generado, acorralados por movimientos sociales cada vez más amplios, los partidos del régimen del 78 ya ni siquiera puede confiar en que unas próximas elecciones les permitan mantenerse en el poder democráticamente. Por tanto, esta democracia –pese a su ínfima calidad– empieza a ser un problema para ellos.

La reciente aprobación de la Ley Mordaza de Fernández Díaz y los hechos que están ocurriendo en estas horas y que proseguirán posiblemente en los próximos días, no son hechos aislados. Era una ilusión pensar que este régimen, que siempre lo ha tenido todo atado y bien atado, iba a resignarse desaparecer sin más.

La respuesta de los ciudadanos debe ser rápida y contundente, pero una escalada de violencia en las calles es precisamente lo que el Sistema está intentando provocar y lo que necesitan para lograr sus objetivos.

Tostado de Polémica

10846069_422343621252539_5188024325665191486_n

Esta es la pancarta que ayer abría en Nueva York la manifestación “Millions March NYC”, en protesta por los recientes casos de brutalidad policial que quedan impunes, los ojos del asesinado por la policía Eric Garner, su crimen: vender cigarrillos sueltos en la calle. Sin duda el mejor trabajo del artista urbano JR.

Radio Raheem and The Gentle Giant from 40 Acres and a Mule Filmworks on Vimeo.

Radio Raheem and the Gentle Giant es un pequeño experimento audiovisual de Spike Lee en el cual monta una escena de Haz lo que debas, justo en la que la policía asesina al personaje Radio Raheem, junto a la grabación del homicidio de Eric Garner, también a manos de la polícia de Nueva York. Las tensiones racistas en el barrio de Brooklyn ficcionadas por Spike Lee en la película de 1989 se funden con la realidad de 2014.