FEAR FOR SALE

Publicado en ¿Qué pasa aquí?

Un ejercicio de “conspiranoia” inspirado por las leyendas urbanas que circulan en la red.
face.jpg


FEAR FOR SALE
Producto nº1. Las caras en el humo
El Perro
“La paranoia total es la consciencia total”
Charles Manson
Hay que pensar en los medios de comunicación masivos y su capacidad de generar “realidad” como la principal fuente de alimentación de las obsesiones del ciudadano de las sociedades avanzadas. La venta del deseo y la venta del miedo son las dos especialidades mediaticas. Una característica reciente de las sociedades hipermodernas es la explotación comercial de la violencia, es decir “la venta” de la violencia con planteamientos empresariales.
Aún así el miedo sigue manteniendo su fuerza catártica, si ya no nos asusta la visión en directo del ataque a las Torres Gemelas, por que lo vemos como un producto de la hiperrealidad, como la construcción de un escenario donde se ponen en juego fuerzas y poderes que no alcanzamos a comprender, tendremos que aferrarnos a lo que “percibimos” para que nos asuste. Y lo que únicamente podemos decir que vimos con claridad es el humo.
Y en el humo estaba, allí se podía ver: el rostro del diablo. Aunque otros veían el rostro del Todopoderoso.
smoke_face_small.jpg
¿Cómo concluir entonces si era el ataque de las fuerzas del Mal y no un justo castigo de Dios a nuestros pecados? De hecho algunos cristianos creían más en la segunda hipótesis, pero Rick Joiner en el artículo Fear Not But Be Prepared publicado en The Mornnig Star Ministries aclaraba que “yo no creo que sea verdad, pues este ataque tiene todas las marcas de Satán y ninguna que refleje la naturaleza de Dios. El Señor puede ser severo, y puede llevar a juicio, pero si el Señor manda ejÔøΩrcitos, o desastres naturales como castigo sobre una nación, estos siempre tendrán una cierta dignidad y la impronta con la que el Señor hace todo. Y yo no creo que quepa ninguna duda de que quién atacó el World Trade Center fuese diabólico en su naturaleza y en sus recursos. Necesitamos ser rectos si queremos saber como responder en estos días, porque esto representa uno de nuestros más grandes desafíos en la Historía así como una de nuestras más grandes oportunidades”.
La cara del diablo en el humo de las Torres Gemelas es entonces la evidencia irrefutable de que el Mal ha provocado la catástrofe, vía interpuesta por infieles musulmanes convencidos por la pagana promesa de incontables huríes con las que disfrutar por toda la Eternidad. Viendo claramente que el Mal era el responsable, sólo hacía falta poner en marcha la maquinaria del Bien para que empezara el exorcismo, rito contra rito. Porque las fuerzas del Mal, como hemos visto en repetidas ocasiones disfrazan sus actuaciones de meros acontecimientos políticos y sociales cuando en realidad son sus más arteras maniobras dotadas de la escenificación simbólica adecuada: torres heridas por el rayo, cajas de pandora químicas o biológicas… qué fue la muerte de Kennedy, no una conspiración del lobby militar-industrial con la ayuda de la mafia y los exiliados cubanos, sino un complejo ritual masónico como ahora ya sabemos.
godface.jpg
Cuando el diablo profetizó por boca de Osama Bin Laden que EE. UU. sería “aterrorizada de Norte a Sur, de Este a Oeste”. La respuesta de los justos, como el mencionado profeta cristiano Rick Joiner, fue que “si el diablo ha dicho que cada ciudadano de los Estados Unidos va a vivir en el miedo, entonces los cristianos tienen que tomar la determinación de crecer en la fe, e impartirla allá donde vayan. Tenemos que rezar para que el señor levante a nuestro pueblo en cada ciudad, en cada estado de nuestra nación con gran Fe y Coraje, impartiendo vigor a todos los americanos. El diablo ha profetizado el terror sobre toda América, pero el Señor tiene otro mundo para nosotros”.
Menos de una semana después del ataque a las Torres Gemelas, uno de las grandes predicadores cristianos de América, Paul Cain hablaba sobre que estos tiempos eran los de el principio del Fin, y transmitió en estado de trance lo que él describió como la palabra directa de Dios: “El Señor ha dicho que va a hacer un trabajo rápido”
Imaginemos ahora a la extrema derecha religiosa americana, esa misma que organiza viajes a Jerusalén, porque saben que el Armaggedon se desencadenará en esas tierras, viendo como los designios del Señor se van cumpliendo. ¿Qué les impide ayudar al estado de Israel, el elemento de mayor inestabilidad en Oriente Próximo, para así acelerar el Juicio Final que definitivamente les llevará a contemplar la infinita bondad del Señor por siempre? El triunfo del Bien es el Apocalipsis.
El colapso de la URSS, y la victoria militar de EEUU en la Guerra del Golfo, definieron un nuevo mapa político en Oriente Medio. Los principales intereses estadounidenses (proteger el suministro de petróleo y mantener la capacidad estratégica) permanecieron, mientras que los regímenes locales adquirieron una nueva importancia en tanto mantuvieran una disposición de mercado abierta y estable. Aunque la mayor de estas realidades es el nexo inamovible entre los políticos estadounidenses y los círculos de apoyo a Israel a la hora de financiar campañas y obtener votos. La creciente inquietud y división entre los judíos estadounidenses respecto a Israel ha comenzado, a pesar de todo, a generar apoyos a dicho Estado fuera de la mayoritariamente demócrata y a menudo liberal comunidad judía, para hacerlo en la derecha cristiana y sionista, mayoritariamente republicana.
La alianza entre la derecha israelí y el fundamentalismo cristiano ha tomado forma debido a la intervención de diversos factores ideológicos, internacionales e internos. Ideológicamente, los protestantes fundamentalistas siempre han considerado las aspiraciones bíblicas de la segunda venida de Cristo, un suceso anunciado por el retorno de los judíos a Tierra Santa y la existencia de una entidad judía preparada para recibir al Mesías.
La implicación ideológica del fundamentalismo cristiano en Tierra Santa se remonta al siglo XIX, cuando los protestantes americanos fueron testigos del resurgir del movimiento. Durante los últimos cien años, los evangélicos americanos han mirado hacia Palestina no sólo en calidad de misioneros y peregrinos, sino además como aliados de las políticas sionistas. A lo largo de este siglo han estado esperando y anticipando la segunda venida de Cristo. Muchos fundamentalistas de EEUU todavía siguen adhiriéndose a esta teología milenaria, que sostiene que el retorno de los judíos a Palestina es una condición previa necesaria para la aparición del Mesías. Con ello, los judíos e Israel afianzan la realización de esta visión escatológica de Oriente Medio.
Las presiones sobre el Congreso desde esta perspectiva bíblica han venido sucediéndose desde finales del pasado siglo. En 1891, William Blackstone, un metodista de Chicago y figura prominente en el joven movimiento cristiano pro sionista, logró reunir las firmas de 43 congresistas, gobernadores, alcaldes y empresarios en una petición dirigida al entonces Presidente Benjamin Harrison. Dicha petición solicitaba a Harrison que encabezara un movimiento internacional de apoyo a un Estado judío en Palestina.
Es difícil calibrar exactamente la influencia de la docena de grandes organizaciones conservadoras cristianas , las cuales apoyan de manera ciega y feroz todas las líneas políticas emprendidas por el Likud. Algunas estimaciones sitúan el número de seguidores y activistas miembros de estas organizaciones alrededor de los 61 millones de estadounidenses durante los años 80. El incondicional apoyo cristiano a Israel no representa coste político alguno a los líderes fundamentalistas: “A pesar de lo que Israel haga, los creyentes cristianos verán la mano de Dios en ello, ya se trate de la construcción de un nuevo edificio o una autopista, ya del bombardeo de una instalación nuclear árabe”. (Edward Tivnan: The lobby: Jewish Political Power and American Foreign Policy, New York, Simon y Schuster, 1987)
La redención es uno de los grandes temas actuales en los EE.UU. Es la extensión espiritual de toda la cirugía plástica, de las inyecciones, drogas, pociones para lograr la juventud, dietas, y cuentos de vidas cambiadas por loterías o por sistemas para enriquecerse rápidamente; pero tiene que ser la redención correcta. No sirve ninguno de nuestros consuelos con filosofía, la paz de Buda, la sabiduría del Gran Espíritu, o el culto del Profeta.
El modelo aprobado de historia de redención estadounidense incluye años infligiendo el infierno a otros, a menudo abusando del whisky o de las drogas, para ser finalmente abrumado por horrendas visiones y pasar luego el resto de la vida advirtiendo a toda persona que cruce tu camino con la opinión de que él o ella no conoce la verdad. Cerca de un 85 por ciento de los cantantes de country-and-western del país y cerca de un 95 por ciento de sus evangelistas pasan sus últimos años compartiendo semejantes historias en revistas, cintas, entrevistas, y sermones. Es una industria importante.
Centrémonos ahora en Franklin Graham, confidente religioso muy publicitado del presidente George W. Bush. El padre de Franklin, Billy Graham, sirvió al presidente Richard Nixon en la misma tarea. Los esfuerzos de su padre, Billy, fueron recompensados con algo como inmortalidad terrenal: está en esas cintas de la Casa Blanca en los Archivos Nacionales en las que comparte observaciones antisemitas con Nixon y nunca dudó y ni siquiera carraspeó ante la idea de utilizar bombas atómicas en Vietnam.
La confesión con la que la familia Graham ha sido asociada generalmente son los Bautistas del Sur. Fue fundada por segregacionistas extremistas para excluir a los negros de sus iglesias y, un siglo más tarde, durante la revolución de los Derechos Humanos de los años 50 y 60 del siglo XX, los Bautistas sureños fueron más conocidos por su oposición al trabajo del Dr. King que por el apoyo que le prestaron. El Consejo Misionario de los Bautistas del Sur tiene la intención de suministrar ayuda en Irak. Jerry Vines, ex presidente de los Bautistas del Sur, describió al Profeta Mahoma hace poco como un “pedófilo poseído por el demonio”. La organización de Franklin Graham Samaritan¬¥s Purse [la Bolsa del Samaritano], afirmó también que quiere llevar ayuda a Irak, estas son algunas de las palabras del asesor religioso del presidente Bush:
“No atacamos al Islam sino que el Islam nos ha atacado. El Dios del Islam no es el mismo Dios. No es el hijo del Dios de la fe Cristiana o Judeo-Cristiana. Es un Dios diferente, y creo que es una religión muy mala y perversa.”
“La persecución o eliminación de los no-musulmanes ha sido una piedra angular de las conquistas y del gobierno del Islam durante siglos.”
“Creo que es mi responsabilidad alzarme contra los terribles actos cometidos como resultado de las enseñanzas islámicas”.
“No hay forma de escapar a la desgraciada realidad de que los empleados gubernamentales musulmanes en el mantenimiento del orden, las fuerzas armadas y el cuerpo diplomático deben ser vigilados por sus conexiones con el terrorismo.”
Así pues hemos de llegar a la conclusión de que nuestra mera percepción, la del humo y las caras en él, nos muestran la verdad de nuestros días, la de la lucha del Bien contra el Mal.
hooey2_small.JPG
Claro que habrá quien diga que este es el mismo efecto que lleva a la gente a creer que está viendo una cara en el nudo de un árbol o un animal en la forma de las nubes. Ya que el cerebro humano está buscando constantemente modelos de significancia visual. Es una habilidad de supervivencia. Desgraciadamente esto nos induce a creer que estamos viendo “algo” en una situación meramente azarosa, como lo es la forma que adquiere el ondulante humo de estas fotografías.
No obstante y para reafirmar la tesis de la naturaleza maligna del ataque a las torres nos remitiremos a otra prueba “perceptiva”: si tienes MS Word en tu ordenador, escribe en mayúsculas Q33 NY (el número de vuelo de uno de los aviones que chocó con las Torres). Luego, cambia el tamaño de letra a 26 y cambia el tipo de letra a Wingdings.
En caso de que no lo hayas intentado, cuando tú tecleas “Q33 NY” y lo conviertes a Wingdings, obtienes
wingdings.jpg

24 respuestas a “FEAR FOR SALE

  1. Sólo unos apuntes al respecto:
    Semitismo, Judaísmo y Sionismo no son lo mismo, aunque están relacionados.
    Por lo que sabemos de Cristo, también podríamos calificarlo de pedófilo utilizando los mismos razonamientos.
    Me pregunto si El Mal tiene objetivos tan bajos como un simple sistema social, una coyuntura económica, etc. Menudos razonamientos medievalistas.
    Tras la WWII (y antes tampoco) nadie quería judíos en su tierra, no sólo el nacionalsocialismo. La creación del estado de Israel es una manera fácil de deshacerse del problema de una marea de refugiados que sus familiares ricos mantendrían y finanaciarían en gran medida, a la vez que muchos de los residentes en los paises liberadores se irian la la tierra prometida. Limpieza samaritana, y con todas las culpas recayendo en otros, ya vencidos. Redondo.
    Los judíos no esperan una segunda venida de cristo (entre otras cosas porque no lo reconocen), eso es más bien cosa de un fiebrazo (o juergazo) puesto en relación y supuestamente escrito por uno de los elegidos, y como tal, de escaso valor. Salvo que seas protestante (aún más si eres calvinista).
    Recordemos que para el judaísmo, dios es justiciero, guerrero y protector de su pueblo. La infinita misericordia, la igualdad de los hombres, etc, es cosa del nuevo testamento; y como tal, para ellos son como el relato de las peripecias de un hombre santo. Esto lo sabe y utiliza el sionismo .

  2. Matiz sobre matiz.
    Nunca se dice que los judios esperen una segunda venida de Cristo, eso se dice de los fundamentalistas cristianos (bautistas, evangélicos…).
    Por otro lado como se apunta al principio esto es un “ejercicio” de leyendas urbanas. En el que se mezcla realidad y ficción. Por ejemplo es una ficción lo de las caras en el humo, porque como se insinua en el texto, estos son efectos ópticos inducidos por nuestro cerebro en la busca de formas pregnantes dentro de lo aletorio. Tampoco es cierto que algún avión del ataque a las torres tuviera como identificación Q33 NY, aunque si escribes eso en Wingdings seguro que salen los dibujos que dicen, ya que esta es una tipografía de iconos, esto es que alguien lo habrá escrito y luego se ha inventado el bulo de que ese era uno de los aviones del 11-S.
    En cambio lo que es cierto, y por eso terrorífico, son las creencias de los fundamentalistas cristiamos que esperan la segunda venida de Cristo en Jerusalén y la consecuencia directa: El Apocalipsis, que es la destrucción del mundo y la venida del Reino Eterno… y que gente de este pelaje es asesora de Bush, el cual es un cristiano que abrazó la fe tras años de disipación y alcoholismo. Mientras a nosotros, europeos laicos, nos venden el fundamentalismo islámico como el gran terror (que sin duda lo es) resulta que los otros contendientes, los buenos y cristianos, son igual de fundamentalistas y se apoyan en similares disparates teológicos.

  3. Y como digo, son sólo apuntes, cada cual los interprete como le plazca. Mi aportacion sólo va encaminada a hacer un ejercicio de despiece de teorías conspiratorio-paranoicas, pero sin comprobar nombres ni cifras, y haciendo hincapie sobre estado Israelí.
    Aún así este ejercicio de leyendas urbanas es bastante más sólido que las propias leyendas.
    PS: tendré que buscarme un nick porque esto de intervenir anonimamente empieza a resultar confuso.

  4. Un artículo de Justo Serna sobre conjeturas y conspiraciones:
    CONJETURAS ISLÁMICAS
    Justo Serna
    Hace meses, en Valencia, alguien me obsequió con un volumen. Fue un gesto de amistad. La obra se titulaba ‘Los no musulmanes en la sociedad islámica’, firmado por Yusuf Al-Qaardawi y estaba editado por La Casa del Libro Árabe, de Barcelona. Agradecí el detalle, por supuesto, pero, conforme me fui internando en sus páginas, conforme fui leyendo, empecé a inquietarme: me alarmó su contenido al descubrir que se trataba de un volumen fundamentalista. En efecto, era una obra integrista, a pesar de que pareciera predicar lo contrario, una obra en donde cansinamente se exaltaba la tolerancia (y, por tanto, la superioridad) de que haría gala el Islam frente a otras religiones, el respeto paciente que mantendrían sus fieles por los creyentes de otras confesiones. ¿Sorpresa? No me asombró que esa obra tuviera dicho tenor cuando averig√ºé que su autor estaba vinculado a los Hermanos Musulmanes, de Egipto. Tampoco me maravilló su contenido cuando, en efecto, advertí que La Casa del Libro Árabe era también la editora del célebre volumen del Imam de Fuengirola, volumen que, ustedes recordarán, postulaba el uso de la violencia contra las mujeres para así hacerlas entrar en fe. Además, dicho sello había publicado otros títulos no menos inspiradores como, por ejemplo, ‘Batalla entre el Islam y el Capitalismo’.
    Un volumen no es sólo su contenido, sino también su envoltorio: un libro es, sobre todo, un artefacto material. Dejé de leer la prédica y comencé a husmear entre las páginas de la obra con que se me había obsequiado y algo empezó a asombrarme verdaderamente. La referencia que hallé en su pie de imprenta añadía como autor a Alcardawy Mohammad Ali (¿el mismo que figuraba en la cubierta?). Admito mi ignorancia sobre los usos y registros del nombre propio en el Islam, pero algo extraño había en lo que yo creía contradicción autorial. Inmediatamente comprobé que el libro decía haber sido revisado por Ahmad Alkuwaifi (al que creía profesor de la escuela de idiomas de Barcelona) y traducido por Ana Gil, persona a la que no pude identificar. Aparte de estos datos el volumen tenía otra rareza: estaba editado en 2000, pero en un extremo de la cubierta y de la contracubierta con un grafismo muy chiquitito aparecía lo siguiente: 11.9.01.
    Hemos de admitir que esos dígitos no son irrelevantes y que de ser cierta la fecha de la edición (insisto: 2000), entonces las tapas se habrían puesto después para incluir la referencia al 11.9.01. ¿A qué se debía esa alusión, esos números que, oh casualidad, coincidían con el 11-S? Si era para deplorar la escabechina, entonces el grafismo debería haberse puesto en grande, pensé, añadiéndose algo más que hiciera bien explícito el horror ante aquellos atentados. Si era para celebrar la matanza, en ese caso parecía obvio que debía ponerse con caracteres pequeños, admití: justamente para que pasara desapercibido el oprobio, para no ser fácilmente descubiertos los urdidores, como si se tratara de una celebración vergonzante. No sé, tal vez fueran fantasías mías. La verdad es que esa fecha figuraba y que todo lo anterior que he dicho lo había documentado, como es igualmente sensato pensar que coincidencias de esta índole no eran fruto de una mirada paranoica, sino atenta. La confirmación de mis sospechas, de que algo raro había, en efecto, en el volumen, me vino por otros datos que, de entrada, me pasaron desapercibidos y que, con gran olfato, mi hijo me hizo ver. En el pie editorial, debajo del depósito legal, el editor ponía lo siguiente: 04.01.2000-27.09.1420. En principio, por pereza, supuse que eran los dígitos de dicho depósito. Pero, no, esos números, con ese orden, significaban otra cosa distinta. Busqué en Internet ese dato, un dato que parecía esconder dos fechas, ¿y qué obtuve? Un enlace directo al Partido Islámico de Malaisia, próximo, según creo, a los Hermanos Musulmanes: Parti Islam SeMalaysia 04-01-2000 / 27-09-1420 (www.fsas.upm.edu.my/~azmi/homepage/islam.html). ¿Una casualidad? Lo dejé estar, derrotado por lo que creía estar descubriendo.
    En Italia llaman ¬ëdietrologia¬í a la sospecha algo enfermiza de que todo está regido por el secreto, a la creencia obsesiva de quienes sostienen que, ¬ëdetrás¬í de la banal apariencia de las cosas, hay una conspiración urdida con fines inconfesables. Leí hace tiempo ¬ëEl péndulo de Foucault¬í, como ahora ¬ëEl Código Da Vinci¬í. En la novela de Umberto Eco, sus protagonistas desnortados y obsesivos avanzaban de conjetura en conjetura, de manera perturbada, creyendo que había un arcano que revelar, sospechando que si se combinaban adecuadamente unas cosas con otras acabaría por descifrarse el misterio del mundo. “Qualsiasi dato diventa importante se √® conneso a un altro”, decía Belbo. “La connessione cambia la prospettiva. Induce a pensare che ogni parvenza del mondo, ogni voce, ogni parola scritta o detta non abbia il senso che appare, ma ci parli di un Segreto; il criterio √® semplice: sospettare, sospettare sempre”, apostillaba ese paranoico personaje inventado por Umberto Eco. ¿Estaría yo incurriendo en una patología semejante? ¿Estaría yo haciendo ¬ëdietrologia¬í? Cuando queremos hallar conexiones acabamos por encontrarlas siempre, en cualquier lado, y es entonces cuando el mundo se nos aparece como una red y como una cifra, con parentescos, reenvíos, un lugar de vínculos confusos en el que todas las cosas remiten a otras, explicándose entre sí… Otra vez lo dejé estar, derrotado por lo que creía estar descubriendo.

  5. Un artículo de Justo Serna sobre conjeturas y conspiraciones:
    CONJETURAS ISLÁMICAS
    Justo Serna
    Hace meses, en Valencia, alguien me obsequió con un volumen. Fue un gesto de amistad. La obra se titulaba ‘Los no musulmanes en la sociedad islámica’, firmado por Yusuf Al-Qaardawi y estaba editado por La Casa del Libro Árabe, de Barcelona. Agradecí el detalle, por supuesto, pero, conforme me fui internando en sus páginas, conforme fui leyendo, empecé a inquietarme: me alarmó su contenido al descubrir que se trataba de un volumen fundamentalista. En efecto, era una obra integrista, a pesar de que pareciera predicar lo contrario, una obra en donde cansinamente se exaltaba la tolerancia (y, por tanto, la superioridad) de que haría gala el Islam frente a otras religiones, el respeto paciente que mantendrían sus fieles por los creyentes de otras confesiones. ¿Sorpresa? No me asombró que esa obra tuviera dicho tenor cuando averig√ºé que su autor estaba vinculado a los Hermanos Musulmanes, de Egipto. Tampoco me maravilló su contenido cuando, en efecto, advertí que La Casa del Libro Árabe era también la editora del célebre volumen del Imam de Fuengirola, volumen que, ustedes recordarán, postulaba el uso de la violencia contra las mujeres para así hacerlas entrar en fe. Además, dicho sello había publicado otros títulos no menos inspiradores como, por ejemplo, ‘Batalla entre el Islam y el Capitalismo’.
    Un volumen no es sólo su contenido, sino también su envoltorio: un libro es, sobre todo, un artefacto material. Dejé de leer la prédica y comencé a husmear entre las páginas de la obra con que se me había obsequiado y algo empezó a asombrarme verdaderamente. La referencia que hallé en su pie de imprenta añadía como autor a Alcardawy Mohammad Ali (¿el mismo que figuraba en la cubierta?). Admito mi ignorancia sobre los usos y registros del nombre propio en el Islam, pero algo extraño había en lo que yo creía contradicción autorial. Inmediatamente comprobé que el libro decía haber sido revisado por Ahmad Alkuwaifi (al que creía profesor de la escuela de idiomas de Barcelona) y traducido por Ana Gil, persona a la que no pude identificar. Aparte de estos datos el volumen tenía otra rareza: estaba editado en 2000, pero en un extremo de la cubierta y de la contracubierta con un grafismo muy chiquitito aparecía lo siguiente: 11.9.01.
    Hemos de admitir que esos dígitos no son irrelevantes y que de ser cierta la fecha de la edición (insisto: 2000), entonces las tapas se habrían puesto después para incluir la referencia al 11.9.01. ¿A qué se debía esa alusión, esos números que, oh casualidad, coincidían con el 11-S? Si era para deplorar la escabechina, entonces el grafismo debería haberse puesto en grande, pensé, añadiéndose algo más que hiciera bien explícito el horror ante aquellos atentados. Si era para celebrar la matanza, en ese caso parecía obvio que debía ponerse con caracteres pequeños, admití: justamente para que pasara desapercibido el oprobio, para no ser fácilmente descubiertos los urdidores, como si se tratara de una celebración vergonzante. No sé, tal vez fueran fantasías mías. La verdad es que esa fecha figuraba y que todo lo anterior que he dicho lo había documentado, como es igualmente sensato pensar que coincidencias de esta índole no eran fruto de una mirada paranoica, sino atenta. La confirmación de mis sospechas, de que algo raro había, en efecto, en el volumen, me vino por otros datos que, de entrada, me pasaron desapercibidos y que, con gran olfato, mi hijo me hizo ver. En el pie editorial, debajo del depósito legal, el editor ponía lo siguiente: 04.01.2000-27.09.1420. En principio, por pereza, supuse que eran los dígitos de dicho depósito. Pero, no, esos números, con ese orden, significaban otra cosa distinta. Busqué en Internet ese dato, un dato que parecía esconder dos fechas, ¿y qué obtuve? Un enlace directo al Partido Islámico de Malaisia, próximo, según creo, a los Hermanos Musulmanes: Parti Islam SeMalaysia 04-01-2000 / 27-09-1420 (www.fsas.upm.edu.my/~azmi/homepage/islam.html). ¿Una casualidad? Lo dejé estar, derrotado por lo que creía estar descubriendo.
    En Italia llaman ¬ëdietrologia¬í a la sospecha algo enfermiza de que todo está regido por el secreto, a la creencia obsesiva de quienes sostienen que, ¬ëdetrás¬í de la banal apariencia de las cosas, hay una conspiración urdida con fines inconfesables. Leí hace tiempo ¬ëEl péndulo de Foucault¬í, como ahora ¬ëEl Código Da Vinci¬í. En la novela de Umberto Eco, sus protagonistas desnortados y obsesivos avanzaban de conjetura en conjetura, de manera perturbada, creyendo que había un arcano que revelar, sospechando que si se combinaban adecuadamente unas cosas con otras acabaría por descifrarse el misterio del mundo. “Qualsiasi dato diventa importante se √® conneso a un altro”, decía Belbo. “La connessione cambia la prospettiva. Induce a pensare che ogni parvenza del mondo, ogni voce, ogni parola scritta o detta non abbia il senso che appare, ma ci parli di un Segreto; il criterio √® semplice: sospettare, sospettare sempre”, apostillaba ese paranoico personaje inventado por Umberto Eco. ¿Estaría yo incurriendo en una patología semejante? ¿Estaría yo haciendo ¬ëdietrologia¬í? Cuando queremos hallar conexiones acabamos por encontrarlas siempre, en cualquier lado, y es entonces cuando el mundo se nos aparece como una red y como una cifra, con parentescos, reenvíos, un lugar de vínculos confusos en el que todas las cosas remiten a otras, explicándose entre sí… Otra vez lo dejé estar, derrotado por lo que creía estar descubriendo.

  6. HOLA: EH LEIDO CADA UNO DE LOS COMENTARIO, PERO ME GUSTARIA QUE ALGUIEN ME ACLARE UNA DUDA.
    ” y que gente de este pelaje es asesora de Bush, el cual es un cristiano que abrazó la fe tras años de disipación y alcoholismo. ”
    ¿CUAL ES LA FE DE BUSH? ¿CUALES SON SUS CREENCIAS? ¿SI ES QUE EL CREE EN EL AMOR, PORQUE TOMA DECICIONES DE GUERRA?
    CIRTO DIA VI UN LIBRO (NO RECUERDO EL TEMA)PERO SE REFERIA A BUSH Y DECIA QUE EL ORABA ANTES DE SALIR A SUS REUNIONES. ¡¡ESTO ME SORPRENDIO MUCHO!! YO QUE LO CREIA NECIO Y POCO HUMANO POR TANTAS DECISIONES DE GUERRAS
    ¿QUIEN ES EL VERDADERAMENTE? NO QUIERO JUZGARLO….. PERO…. ME GUSTARIA SAVER ¿CUAL ES SU FE???’
    AGRADECERIA UNA RESPUESTA PUGAMARCO85@HOTMAIL.COM
    BYE

  7. jhbhjbhbhjhjbbhjjbhbhbhbhbhhhbhbbhbhhbsbhhbesbhrfwhbbhqbedrfkeijwjkrjkedrfgjkedjiwjjkrwsjewjkjkjskjfdjsjkdjskjdksjdjksjkdjkshidshdhshdjksdsjkdjksjkdjsjkjkdjakjkjkgjktjkjkjkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkassefecxsrttkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkfffffffffffgtggewso

  8. no puede aver duda de que este suceso tiene algo de fuerzas que aun no conocemos a la perfeccion no doubt bye and have sex too much sex jajajajaja fuck.

  9. cada dia que pasa se trata este tema con mucha incredulidad…
    lo unico cierto es que a raiz de esto…
    se cumplieron viejos caprichos…
    se inicio una guerra contra un pais que escondia armas nucleares las cuales jamas fueron encontradas…
    habra sido eso o el petroleo? ? ?
    “el hijo hizo lo que el papa no pudo hacer… lo capturaron.. y ante un justo “juicio” murio en la orca…”
    se culpabilizo a un tal bin…. y jamas se le encontro..
    el capitamismo e imperialismo a su maxima expresion… mientras la humanidad no haga algo para acabar con gente asi..
    estas cosas seguiran pasando.. por simples INTERESES PERSONALES….
    SCAPE- TIO SAM
    OMAR CORTEZ – CANCUN,Q.ROO MEXICO

Responder a luis Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *