Fiesta cuando Thatcher muera

Publicado en ¿Qué pasa aquí?, Memoria Histórica

Viendo las halagos póstumos a Manuel Fraga, incluido el homenaje con el apoyo del PSOE (esos traidores), y las pocas voces críticas que en nuestro país le han señalado como el fascista represor y asesino que ha sido, nos llena de satisfacción la actitud de un amplio espectro de la clase obrera inglesa que ya están preparando una fiesta en las calles cuando se anuncie la muerte de la infausta Margaret Thatcher.
Una fiesta animada de manera muy patente por la gente de Class War, que ya en los 80 y los 90 la profesaban un profundo odio como atestigua esta portada de su revista:
fiestatatcher1.jpg
Hay muchos ejemplos de agit-prop generados por Class War con Thatcher como protagonista.


Como este otro caso en el que invitan a hacerte una máscara terrorífica aprovechando el retrato de la Dama de Hierro.
fiestathatcher2_400.jpg
Empeñada en el desmantelamiento industrial, la Thatcher era una declarada enemiga de la clase obrera. Entre los conflictos laborales generados bajo su mandato destaca el enfrentamiento con los mineros. En 1984 el Sindicato Nacional de Mineros (NUM por sus siglas en inglés) declaró la huelga como rechazo al cierre de gran número de explotaciones y el despido de miles de trabajadores. Thatcher rehusó reunirse a negociar con los sindicatos y en unas declaraciones célebres se refirió así a la huelga: “Tuvimos que luchar contra el enemigo exterior en las Malvinas. Siempre tenemos que ponernos a salvo del enemigo interior, mucho más peligroso, difícil de batir y nocivo para la libertad”.
A comienzos de los 90, Class War tuvo un papel importante en las revueltas contra la Poll Tax, unas impopulares tasas para la financiación del estado por la que los ciudadanos pagaban según los servicios públicos recibidos, lo que evidentemente conducía a una fiscalidad mayor para las rentas más bajas. Estas revueltas contribuyeron a la caída de Margaret Thatcher, que poco después fue sustituida al frente del gobierno por John Major. Aquí van unas imágenes:
fiestathatcher3.jpg
thatcher4_500.jpg
thatcher5_400.jpg
thatcher6_500.jpg

Despues de la desparición de la Thatcher de la escena política, Class War aún odiaban al personaje como atestigua la siguiente pegatina:
thatcher7_500.jpg
Con la llegada al poder del conservador David Cameron en 2010, se editaron otras pegatinas en las que Class War dejaba patente su postura ante los torys. Distintas caras, la misma mierda:
thatcher9_400.jpg
La vuelta al poder de los conservadores ha traido de vuelta también la imagen icónica de la Dama de Hierro a los actuales posters y panfletos de Class War:
thatcher10_400.png
Así que no es de extrañar que se estén preparando para hacer una fiesta en Trafalgar Square cuando muera la ex-Primer MInistro.
thatcher11_500.jpg
El lema “Nos vamos de fiesta cuando Thatcher se muera”, se extiende entre la sociedad británica, como pasó en este partido en el que los ultras del Celtic de Glasgow, los Green Brigade, cantan “We’re havin’ a party when Thatcher dies”

También se ha puesto en funcionamiento una web llamada ¿Ha muerto ya Thatcher? que espera informar del suceso en cuanto ocurra para convocar la pertinente celebración. Líderes del partido conservador declararon al Daily Mail que la web les parecía “vulgar”.
thatcher 12_500.jpg

12 respuestas a “Fiesta cuando Thatcher muera

  1. Se podría hacer una celebración conjunta de las dos muertes de semejantes fascistas represores in Spain. La pena es que se los coman los gusanos o el fuego sin pagar por sus crímenes. Thatcher era gran amiga de Pinochet.

  2. Di que si anónimo, tu a tu rollo… en ese universo paralelo que habitas seguro que Cesar Vidal ha follado “casi” tanto como Nacho Vidal.

  3. L@s partidari@s de los nacionales fascistas usan la cuestión de Carrillo en Paracuellos siempre de forma sesgada. Se podrá hablar de ello cuando los fascistas reconozcan los crímenes de sus correligionario, crímenes que pasaron como heroicidades para el régimen asesino franquista, el Vaticano y las potencias occidentales, que querían frenar el avance del asesino Stalin.

  4. ¿Sois gilipollas? Estoy de acuerdo con anónimo. Yo ni de lejos soy partidario del fascismo, pero es una cuestión complicada. Y es innegable, habla con Carrillo. Los fascistas tipo Fraga, no sólo reconocían sus atrocidades, sino que estaban orgullosos de ello. Esto es doblemente preocupante. Además, eso de Oi! sobra porque insultas la inteligencia de quien sí luchó contra los tories. ¿Dónde estabas tú en el 77? Por el olor de tus palabras, comiendo algún laxante

  5. De manual el anónimo ese que ha entrado a despistar el asunto sacando lo de Carrillo.
    Podría haber elegido cualquier otro de los clavos ardiendo a los que se agarra el facherío siempre que se les muestra claramente lo queridos que son sus ídolos, como si por el hecho de señalar lo obvio ( Thatcher era tremendamente impopular y muy coleguita de Pinochet) uno ya fuese estalinista de carnet. Pura evasión para no hablar del tema.
    A lo que voy:
    Cuando palmó Fraga bailamos, cuando palme Thatcher (dentro de ná) bailaremos, y cuando palme Carrillo (me da que tardará más que el travelo inglés) los demócratas orgánicos montarán la pantomima de siempre.
    Al doblemente preocupado que está de acuerdo con el anónimo le recomiendo que, si es honesto, eche números de cadáveres y atropellos antes de crear falsas equivalencias.

  6. lo curioso es que aquí nadie baila, bien por falta de coraje, bien por falta de ganas. ¿Hay algo al mismo nivel o parecido a Class War en España? Se nos olvidan otros cabrones vivos parecidos, tipo Videla. Pero el baile, además de celebración, no hará nada por los afectados. Este baile no quiere decir nada

  7. A “cuánto idiota”.
    Ya con el nombre y tu primera pregunta empiezas bien, insultando y poniéndote por encima de l@s que no piensan como tú.
    Supongo que serás de las pocas personas inmortales que pueden hablar de todo porque “han estado allí”. Podrás hablar de la guerra civil porque luchaste en ella (¿por cierto, en qué bando?).
    A “Garçon”: por lo menos, Videla está en la cárcel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *