Los Miserables / Arte y política

Publicado en ¿Qué pasa aquí?


Acampada de Badajoz
(gracias Rafa por el envío)

8 respuestas a “Los Miserables / Arte y política

  1. Las 15 mentiras del 15 M
    1.- Es mentira que se esfuercen en proteger las raíces de la democracia. Las arrancan de cuajo y sin contemplaciones siempre que violan las leyes y disposiciones de las autoridades, algo que han hecho a menudo y enfundándose en un cínico victimismo.
    2.- Es mentira que estén desligados de los movimientos antisistema. No propugnan la reforma del actual estado de cosas sino, por subversiva elevación, la destrucción del orden establecido para levantar otro: el clásico sueño utópico de no pocos totalitarismos.
    3.- Es mentira que presenten herramientas concretas para el cambio. Simplemente han trazado unas líneas-fuerza y objetivos a conquistar, muchos inaceptables en el mundo desarrollado y en la Europa civilizada, menos bien entrados ya en el siglo XXI.
    4.- Es mentira que defiendan a los políticos responsables. Los han criminalizado en su conjunto confundiendo deliberadamente a justos con pecadores, a ejemplares con incompetentes, a formidables gestores con ladrones y gorrones, negándose por añadidura a condenar casos flagrantes de corrupción protagonizados por cargos públicos y sindicalistas de «la izquierda».
    5.- Es mentira que defiendan a quienes están sufriendo la crisis. Sus salvajes estragos han generado pérdidas extraordinarias a honrados comerciantes que luchan cada día por sobrevivir y que han visto atacados sus derechos, sus libertades y sus propiedades con daños calculados en decenas de millones de euros.
    6.- Es mentira que quieran más democracia y que la soberanía resida en el pueblo. Propugnan, simplemente, la ruptura hacia un modelo mixto de perfiles socialistas, comunistas y anarquistas: en absoluto se sienten incómodos con experimentos como los bolivarianos, que tanto daño han hecho a las sociedades abiertas.
    7.- Es mentira que sean pacifistas. Han cruzado la línea de la desobediencia civil o la objeción de conciencia, ejerciendo la violencia a través de tácticas de guerrilla urbana que en casos concretos como en Cataluña han representado una verdadera vergüenza nacional.
    8.- Es mentira que crean implacablemente en el sufragio. Si no hubiese partidos de su gusto a los que poder votar, ya habrían fundado uno (superando su pereza y trascendiendo sus alborotos) para poder ejercer un derecho político y constitucional sagrado en la modernidad.
    9.- Es mentira que se rebelen contra toda forma de injusticia social. Carece de toda justicia que, en su obsesión por privatizar los espacios de todos por la vía de los tenderetes, hayan hurtado a compatriotas corrientes y molientes de su libertad de movimientos llegando a dañar la propia salud pública.
    10.- Es mentira que sean solidarios. Si así fuese, no estarían ocupando las plazas de España sino, de forma callada, ayudando a servir platos de sopa a los hambrientos y los pobres que se multiplican cada día en este país y encuentran el amparo en organizaciones vinculadas a la Iglesia.
    11.- Es mentira que sean apartidistas. Sencillamente se oponen a «algunos» partidos que no son de su agrado: los que propugnan, con mayor o menor acierto, programas de gobierno socialdemócratas, liberales o conservadores.
    12.- Es mentira que se organicen de forma horizontal. En la planificación, la ejecución y el control de sus acciones se rigen, en última instancia y en los momentos decisivos, por patrones verticales de corte soviético.
    13.- Es mentira que se rebelen contra toda forma de impunidad. Se han esforzado en cortocircuitar las penas y las multas para muchos de los que, más allá de las soflamas de turno, han perpetrado delitos tipificados en el Código Penal.
    14.- Es mentira que representen lo que la mayoría piensa. Sus acólitos no se miden por millones ni en las calles (como se comprueba ya estos días), ni en los registros de firmas de sus manifiestos (basta con acceder a sus páginas en internet).
    15.- Es mentira que sean inconformistas. Hay que ser mansos y oportunistas para generar estallidos de rebeldía sólo cuando el calendario y el buen tiempo lo ponen en bandeja.
    El origen de tanto truco y trampa, de tanta trola, es uno y claro. Como aquel infausto presidente del Gobierno del que se libró España no hace tanto tiempo, los mariachis del 15-M entienden que la libertad los hace verdaderos. Ignoran que es la verdad la que nos hace libres.
    http://www.larazon.es/noticia/7936-15-m-15-mentiras

  2. LA VERDAD SIEMPRE SE DIFUNDE GRATIS
    Es la mentira la que necesita grades inversiones como LA RAZÓN para poder contrarrestarla.
    Lo que está en juego tras el 15M es poder seguir como si nada hubiera pasado a las instituciones, ideologías y valores que se cuestionan, como el sistema electoral, el bipartidismo, la policía, la tortura, las cárceles, la iglesia católica, la monarquía, el capitalismo, los bancos, el trabajo, la autoridad, el patriarcado, el machismo…
    De ahora en adelante es la consideración social de todo esto lo que se irá minando, destruyendo primero el prestigio que pudiera conservar, dejar luego de ser motivo para presumir o compartir y acabar finalmente por desvalorizarse a pasos agigantados.
    Así fue por ejemplo la batalla contra los toros o el tabaco iniciada hace 30 años. Fue calando en la gente muy poco a poco de forma casi inadvertida, los últimos 15 años se empezó a generalizar y a debilitarse su defensa, hasta que es ahora cuando se empiezan a ver los resultados, muchos regulados ya por ley.
    O sea, que se vayan preparando el atontao de antes y compañía, porque ahora los valores sociales en alza son la libertad, la autogestión, la anarquía, la independencia, la lucha de clases, el feminismo, las ocupaciones, la ecología, el veganismo, los animales, la bici, las drogas ilegales, el ateismo, etc…

  3. con el fascismo no se dialoga, es degradante responder al comentario 3.
    Ellos son cortos de mira y defienden sus miserables privilegios y se arrimarán a cualquier amo que les garantice que habrá siempre alguien más pobre que ellos… No hay nada que hablar.

  4. El jesuítico Paco Maruhenda -negrero de La sinRazón- es uno de los más conspicuos y ubicuos propagandistas de la doctrina del shock y el capitalismo de desastre, con sus inherentes vetas de patrioterismo Perejil, restallante en la portada de la pistola que ha dedicado al vodevil bélico de Gibraltar; no en vano fue jefe de la campaña electoral de Aznar, al que sigue felándosela incluso en sus más risibles conmilitones, sean del PP español, del europeo (es encendido defensor hasta de Berlusconi)o del tea-party…Toda falacia, toda calumnia,toda injusticia encuentran madre o comadrona en este lacayo del verdadero “eje del mal”.¿A quién puede extrañarle que haya juntado a esa piara de demigueles, cesarvidales,jmpradas,fedeguicos, arcadispadas y demás coprófagos de la letrina Esperanza Aguirre para que vomiten todo el odio que sienten por la libertad, el deseo de justicia, la belleza y la valentía que animan a la mayoría de las gentes del 15-M? Pero alguien le metió un gol al eminente Maruhenda por el ángulo gilipollas de su portería: le sugirió que le pidiera un artículo a Tambascio, un director teatral que,tras conseguir la promesa de que se le respetaría el texto,envió un artículo que resultó intorerable para La sinRazón: se lo manipularon hasta conseguir que pareciera desfavorable o despectivo para el 15-M.
    Tambascio,definiéndose como trotskista,le explicó la peripecia a Gonzo en El Intermedio e informó de la denuncia judicial que estaba tramitando, puesto que se negaron a rectificar.
    Así que los del 15-M nos regimos por patrones soviéticos,según “paquitomamierda”… Sigue -con toda la basura humanoide que le acompaña- en la patraña franquista de “la conspiración judeomasónica-comunista internacional pagada con el oro de Moscú”.Pero,lamentablemente, lo que nos rige -y nos gobierna- es la corrupción y el crimen, el estado delincuente al servicio del capitalimo de desastre: ése sin el que los muchos “mamierdas” como paquito creen que no podrían vivir. Y a lo mejor -en esto y sin que sirva de precedente- tengan razón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *